El Grupo Municipal Coalición Canaria-Unidos por Gran Canaria ha hecho balance de 2020 en lo referente a la gestión municipal que, según su portavoz, Francis Candil, se basa en “la nefasta gestión” del post confinamiento por parte del equipo de gobierno..

Las críticas de CC-UxGC se centran en tres aspectos. Por un lado, lo que entienden como una incapacidad del alcalde, Augusto Hidalgo, y de sus concejales, para crear empleo. Por otro, en los servicios sociales, que a su juicio han sufrido una “decapitación” con retrasos de más cuatro meses. El tercer pilar hace referencia los servicios municipales, sobre todo el de limpieza, cuya inversión asciende a 57 millones de euros “y no se ha visto reflejada en el día a día de la capital”, agregan.

Sobre la situación económica, Candil considera que el Ayuntamiento padece “una debilidad tremenda en materia de personal y en capacidad de contratación”, lo que se traduce en que sea “incapaz de convertir su presupuesto en oportunidades para la ciudad”.

Por otra parte, denuncia que los Servicios Sociales se han visto “gravemente afectados” por la gestión del Ayuntamiento y agravados tras la crisis social provocada por el coronavirus. Así, señala que desde el Consistorio tardan más de cuatro meses en valorar la prestación de ayudas para dar una respuesta a las personas con necesidades sociales, “lo que se traduce en agonía social, porque a veces las ayudas llegan demasiado tarde”.

Finalmente, desde CC-UxGC hacen balance de los servicios municipales que presta el Ayuntamiento. Describen como un “caos” la situación que vive el servicio de Limpieza, cuya recogida de residuos sólidos se ha otorgado a dedo durante el confinamiento. “Todo”, subraya Candil, “con la excusa de que era la única forma de cubrir de manera extraordinaria las necesidades de la ciudad en época de Estado de Alarma, pero lo cierto es que a día de hoy esos servicios se siguen sosteniendo y no se han sacado a concurso público para que todas las empresas que lo consideren oportuno puedan acceder”.