Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Trece monarcas en la corte del rey Méndez

El diseñador fallecido el jueves hiló fino durante más de 30 años para convertir a sus candidatas en ‘reinas totales’

Carmen Murias Rosales, reina en 2009 con la fantasía ‘I love you baby’

El fallecimiento de Fernando Méndez este jueves por coronavirus deja al Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria sin la figura totémica de un creador que casi llegó a mimetizarse con la gran fiesta de la ciudad. Forjó su leyenda vencedora con trece reinas hilando fino durante tres décadas en las que aprendió a manejarse entre los vericuetos del certamen y avanzó tendencias que después otros seguían. Poseedor de un estilo singular que fue evolucionando a medida que lo hacían las propias galas, creó una marca personal que sabía vender tan bien como a sus candidatas.

La primera reina moldeada por este demiurgo del Olimpo carnavalero accedió al trono en 1987. Pino Montesdeoca Melián, Mensajera del Sol, alumbró el comienzo de una ‘casa real’ a la que se fueron incorporando nuevas monarcas hasta el año 2015. El vestido que creó para ella es un arquetipo de las reinas que triunfaban en aquella época, desprovistos de las ruedas habituales desde hace unos años y con grandes estructuras circulares -sus famosos galletones- que vencían a la gravedad casi de un modo mágico.

Méndez era capaz de transmitir a sus fantasías sus propios gustos y referencias culturales, que podían ir del glamour del Hollywood clásico a la grandiosidad de la ópera. Entre sus creaciones premiadas hubo, por ejemplo, una Reina de África y una Aída. Todas ellas compartían algo: eran ‘reinas totales’ moldeadas por la visión del diseñador, que concebía el certamen como un todo que arrancaba mucho antes de que se encendieran los focos. Hizo de los actos de presentación de las candidatas grandes eventos para los que siempre optaba por localizaciones emblemáticas de la ciudad, y en ellos se rodeaba de celebridades nacionales y personajes de la vida social de Las Palmas de Gran Canaria. Con ese olfato para el marketing y la comunicación de su lado, lograba generar un runrún que se convertía en votos del jurado al llegar la noche de la gala.

23

Entierro del diseñador Fernando Méndez J. C. Castro

54

La trayectoria del diseñador Fernando Méndez, en imágenes La Provincia

Esa concepción total también se veía cuando por fin tocaba subir al escenario. En cuanto llegaron las ruedas, el diseño de los trajes cambió y las candidatas empezaron a tener más libertad para moverse. Las reinas de Méndez comenzaron a realizar sencillas coreografías que aportaban ritmo al desfile, de modo que no se convirtieran en un simple pase de carrozas. A ello ayudaba la música, a la que, en otra prueba de su capacidad para manejarse con una habilidad inusitada entre los vericuetos de la normativa del certamen, llegaba a incorporarle aplausos en off que calentaban el ambiente en el parque.

El dominio de la escenografía era otra de las maestrías del diseñador. Detallista y perfeccionista con sus creaciones, se interesaba por conocer al dedillo las características del decorado y las condiciones que iba a tener la iluminación, para así adaptar sus diseños y realzarlos más. Por eso, su paleta de colores también se fue refinando con el tiempo y en los últimos años acabó abrazando esos tonos blancos y plateados, casi minimalistas, que tanto contrastaban con el barroquismo colorista de sus primeras creaciones. Así lograba que las candidatas a las que vestía destacaran sobre el abigarrado fondo de los escenarios y el baile de focos.

Méndez dio en el clavo con este cambio de estilo, que le granjeó siete reinas en diez galas, varias de ellas consecutivas. Su nombre se hizo tan ubicuo en el palmarés que a veces llegaba a confundirse con el mismo Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria, lo que también fue un arma de doble filo para las propias fiestas. Pese a ello -o precisamente por ello- las firmas comerciales continuaron confiando en su marca hasta el final, y eso aunque él amagó en alguna que otra ocasión con retirarse. El dandy que siempre vestía chaqueta y corbata en el backstage del edificio Miller ya no podrá volver a coronar reinas, pero su nombre ya no solo es marca: ahora, también leyenda.

1987
Pino Montesdeoca: ‘Mensajera del Sol’.

1987 Pino Montesdeoca: ‘Mensajera del Sol’.

1988 Belén López Noda: ‘Reina de África’.

1988 Belén López Noda: ‘Reina de África’.

1990 Carmen Campo: ‘Reina de las Aves’.

1990 Carmen Campo: ‘Reina de las Aves’.

1992 Sandra Ramos: ‘Homenaje al V Centenario’.

1992 Sandra Ramos: ‘Homenaje al V Centenario’.

1999 Ana Noelia Martín: ‘Aída’.

1999 Ana Noelia Martín: ‘Aída’.

2001 Carmen Castellano: ‘El mayor espectáculo...’

2001 Carmen Castellano: ‘El mayor espectáculo...’

2006 Romina Llarena: ‘El beso de la mujer araña’.

2006 Romina Llarena: ‘El beso de la mujer araña’.

2008 Iraya Viera Ángel: ‘Las Palmas, Mon Amour’.

2008 Iraya Viera Ángel: ‘Las Palmas, Mon Amour’.

2011 Laura Ojeda: ‘Soy Gran Canaria’.

2011 Laura Ojeda: ‘Soy Gran Canaria’.

2012 Laura Medina: ‘Acompáñame una noche más’.

2012 Laura Medina: ‘Acompáñame una noche más’.

2014 Cindy Klein: ‘El cielo es el límite’.

2014 Cindy Klein: ‘El cielo es el límite’.

2015 Aránzazu Estévez: ‘La princesa de las mil rosas’.

2015 Aránzazu Estévez: ‘La princesa de las mil rosas’.

Compartir el artículo

stats