Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Zamakona invierte 130 millones en una terminal para parques eólicos marinos

La planta, concebida para ensamblar aerogeneradores y construir en La Luz los soportes o las subestaciones, abre la puerta a la llegada de proyectos internacionales

Vista de la trasera del muelle Reina Sofía y la dársena de África, donde Zamakona prevé instalar una terminal de servicios a la industria eólica en alta mar.

Vista de la trasera del muelle Reina Sofía y la dársena de África, donde Zamakona prevé instalar una terminal de servicios a la industria eólica en alta mar.

El Puerto de Las Palmas contará con un parque empresarial industrial dedicado al sector de energía eólica marina que reunirá en una sola terminal la mayor parte de los procesos relacionados con el ensamblaje, la puesta en destino y el mantenimiento de parques eólicos en alta mar. Zamakona quiere invertir 130 millones de euros en este proyecto, con el que aspira a consolidar el papel adquirido por Canarias en los últimos años como centro de montaje y pruebas para los prototipos de esta industria atrayendo al Puerto de La Luz grandes proyectos internacionales de energías renovables.

La terminal ocupará 300.000 metros cuadrados de terrenos y lámina de agua en la trasera del muelle Reina Sofía y la dársena de África, al sur del muelle Juan Sebastián Elcano. Zamakona ya posee una concesión de casi 100.000 metros cuadrados en este lugar destinada a un proyecto de terminal de reparación de plataformas petrolíferas, cuya superficie se triplica ahora para dar cabida a las piezas de grandes dimensiones que conforman los parques eólicos. Con la ampliación se podrá aumentar la magnitud de los proyectos que se acometen en el Puerto, para así estar en condiciones de acudir a licitaciones internacionales de parques eólicos en alta mar a las que en la actualidad no es posible acceder.

El proyecto ocupa 300.000 metros cuadrados de terrenos y agua en la dársena de África

decoration

La clave de esta instalación, cuyo proyecto básico estará listo para entregar a la Autoridad Portuaria de Las Palmas antes de Semana Santa, radica en reunir en un solo espacio y bajo una única supervisión casi todas las fases que concluyen en la puesta en funcionamiento de un parque eólico offshore. La terminal del Puerto de La Luz estará preparada para el acopio y la logística de las gigantescas piezas que componen los aerogeneradores, la construcción de las estructuras que los sustentan, el ensamblaje de todos los componentes y su traslado al destino, además del posterior mantenimiento.

Aunque los aerogeneradores lleguen ya prácticamente construidos, hay otros elementos que se podrán fabricar en su integridad en la terminal, como los apoyos de acero sobre los que quedan colocados o las subestaciones, unidades muy específicas cuyas características, al igual que las de los soportes, difieren en cada parque eólico. También será posible dar forma en ella a otros elementos offshore, como soportes para plantas fotovoltaicas en alta mar o estructuras para acuicultura.

La dársena de África combina dos requisitos imprescindibles para este tipo de infraestructuras industriales. Por un lado, amplias explanadas diáfanas para trabajar de manera simultánea con diferentes tipos de piezas de grandes dimensiones. Por otro, un calado a pie de muelle lo suficientemente profundo como para lanzar al agua las estructuras una vez completadas. En la actualidad es de entre diez y 16 metros, aunque tras los dragados y la construcción de los muelles, de la que se hará cargo Zamakona, se podrán superar los 20 en algunas zonas de la primera línea de la concesión, de acuerdo con las fuentes consultadas por este periódico.

Los acuerdos más recientes del sector en Andalucía crean casi 1.000 empleos hasta 2025

decoration

Junto a esas explanadas está prevista la instalación de distintas naves, algunas de ellas dedicadas a un uso concreto y otras de carácter polivalente. En ellas operarán todo tipo de empresas de la industria auxiliar local e internacional en función del proyecto que se esté ejecutando en cada momento. Este modelo, que de cierto modo ya se aplica en el Puerto para las reparaciones navales a través de los astilleros y los talleres que les dan servicios especializados, incorporará en este caso una gestión centralizada y mediada por las tecnologías de la información, para así poder ofertar precios más competitivos de forma inmediata. A todo ello se suma también un centro tecnológico de investigación y formación para especializar a los trabajadores que ejecuten las operaciones.

Los proyectos que el parque empresarial aspira a captar para el Puerto suelen prolongarse durante varios años y se traducen en una gran carga de trabajo. Entre las principales concesiones logradas por empresas españolas el año pasado se encuentran el contrato firmado por Navantia e Iberdrola para fabricar 62 estructuras por 350 millones de euros entre Asturias y Galicia -el astillero público y la eléctrica suman ya más de 1.000 millones de euros en los últimos años en este tipo de acuerdos- y el alcanzado entre Dragados Offshore y la alemana Tennet para desarrollar en Puerto Real (Cádiz) una plataforma de conversión de energía eólica en eléctrica. Su valor está estimado en unos 400 millones de euros y generará empleos para cerca de 1.000 personas hasta 2025.

Compartir el artículo

stats