El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, a través del Instituto Municipal de Deportes ha anunciado este lunes que, ante la situación originada por el coronavirus y tras declararse el nivel 3 de alerta epidemiológica en la isla, ha acordado actualizar las medidas adoptadas para limitar los usos de los equipamientos deportivos municipales adscritos al IMD a un nivel de actividad física moderado e individual, evitando interacciones y el uso de materiales comunes.

Desde este lunes se suspenden temporalmente todas las actividades que se desarrollan en las instalaciones cerradas, con la única excepción del deporte profesional -Club Voleibol Sayre, CV San Roque, CV Olímpico, Canarias Cludeon y CH Molina Sport-, manteniéndose estas medidas hasta la finalización del nivel 3 de alerta.

También se procede a la suspensión de las actividades que se desarrollan en los centros deportivos de gestión indirecta municipal, en este caso el complejo de Las Rehoyas, la piscina León y Castillo, el centro deportivo de Tamaraceite y el de La Cícer.

Al mismo tiempo, se suspende la actividad en las pistas deportivas de uso libre de Alcaravaneras, además de las zonas de musculación y calistenia del parque Romano y Juan Pablo II, así como las actividades incluidas en el Programa de Actividades Deportivas Dirigidas (PADD) por el IMD en los cinco distritos.

Con el objetivo principal de preservar la salud física sin riesgo alguno de contagio, se limitará el uso de las instalaciones deportivas al aire libre a la actividad física individual, de intensidad moderada, evitando la interacción, manteniendo en todo momento la distancia de seguridad mínima de 2 metros y sin el uso compartido de materiales y elementos comunes, principalmente balones, siendo el horario de cierre de todas las instalaciones a las 21:00 horas.

Estas medidas se llevarán a cabo con el fin de garantizar la salud y el bienestar de los vecinos de la capital, asegurando su salud física al mismo tiempo que se reduce el número de contagios, han destacado en el comunicado. Desde el IMD han señalado que se realizará un seguimiento especial en las distintas instalaciones a través de la labor del personal del propio organismo municipal. Estas medidas se suman a las ya adoptadas por el Consistorio en otros ámbitos, como aumentar el aforo de las terrazas para ayudar al sector de la hostelería.