Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fotografía | Exposición sobre la diversidad de género

La identidad sin estereotipos

El Cabildo expone las vidas de seis personas cuya realidad no encaja en una sociedad binaria

15

Exposición Disidentes de la norma José Carlos Guerra

Una muestra para la reflexión. ‘Disidentes de la norma’ pretende romper con el binarismo de género, que lo califica todo como masculino y femenino. Organizado por el Colectivo Gamá y la Consejería de Igualdad, seis personas relatan sus casos particulares en una exposición fotográfica en la sede del Cabildo.

La idea de que sólo existen dos tipos de identidades asociadas a los géneros de los individuos, afortunadamente, ya se está convirtiendo en algo del pasado. Existen individuos que, teniendo una orientación sexual determinada, sienten que no pueden definirse únicamente con los dos adjetivos que habitualmente utilizamos: masculino y femenino. Ejemplos de lo expuesto son las seis personas que aparecen fotografiadas en la exposición Disidentes de la norma: expresiones de género diversas en la galería que el Cabildo de Gran Canaria tiene en la entrada de su sede de la calle Bravo Murillo y que estará en este espacio hasta el 6 de febrero, para luego ser exhibidas en Telde, Arucas, Santa Lucía, San Mateo y Teror.

La muestra, que ha sido organizada por el colectivo Gamá junto a la consejería de Igualdad, dentro de T-Acompañamos, un proyecto variopinto, donde hay desde formación en diversidad de género hasta actividades como esta que tiene como objetivo la sensibilización de la población. Esta muestra ofrece doce imágenes realizadas por la fotógrafa Violeta Gil, de Lagarta Comunicación, y de las cuales seis de ella dan al interior y otras seis al exterior de la pecera que protege las obras. Sin embargo, por motivos relacionados con la seguridad por el Covid-19 no se puede acceder a las que están en el espacio interior aunque sean las mismas personas que están siendo exhibidas al exterior.

Hella afirma que ella “no salió del armario”, sino que se “peleó con el propio armario”

decoration

Sea como fuera, los espectadores pueden conocer la vida de cada uno de las protagonistas de las fotografías a través de un código QR que hay en la zona inferior de la imagen y que les lleva a unas biografías en la página dosmujeres.org. Se trata además de la segunda exposición de la serie titulada Historias de vida que el año pasado acogió Mujeres que desean a mujeres que versaba sobre la realidad sentimental de lesbianas, trans y bisexuales.

“Este trabajo habla sobre versiones de género diversas contra este mundo que está dividido entre masculino y femenino”, subraya la consejera de Igualdad del Cabildo grancanario, Sara Ramírez. “Aquí se expone que existe una diferencia entre lo que es orientación, referido a quién te gusta, e identidad sobre quién soy y cómo lo expreso”, asegura. Personas no binarias, en definitiva, que responden a los nombres de Hella, Eli, Óscar, Gabriel, Weeb y Chus. Con el código QR el visitante puede leer la vida de cada uno de ellos. Este aspecto resulta fundamental puesto que las historias están escritas con sencillez y agilidad y aseguran una lectura amena incluyendo a veces una ironía que desarma. Así, por ejemplo, Hella comienza afirmando que “es bollera. Y su expresión de género es la butch (machona), con pluma”. Y más adelante añade que “ella no salió del armario; se peleó con el armario”. La biografía de Gabriel, por su parte, afirma que es “una persona no binaria sorda”. Y ante las dudas de verse como una chica trans, durante la pandemia “fue cuando me sentí pleno y libre al saber que soy un gay con identidad de género no binaria”. Igual de clara es la biografía de la venezolana Eli que estudió “en un colegio de pago solo para señoritas en el que no se integraba” y “mientras sus compañeras hablaban de maquillajes, viajes y moda, ella solo tenía ganas de jugar al béisbol o al fútbol”. Uno de los momentos más emocionantes de su biografía ocurre cuando habla de su hijo. “Él mi orientación sexual la vive sin ningún problema. Es un tío que si ve discriminación se enciende de mala manera. No puede con las injusticias”.

También interesante es el caso de Chus, nacido en las Casas Encarnadas, entre el barrio de Las Rehoyas y El Polvorín, una zona que ya no existe y en una época bastante degradada. Al protagonista de esta historia no le genera conflicto que le hablen en masculino pero quien le conoce y trata lo hace en femenino. Le relaja pintarse las uñas, lleva moño y tiene algunos tatuajes ya que a veces se exhibe “ataviada con leggins y unos tacones”.

Los casos arrojan una luz sobre la complejidad y diversidad del ser humano

decoration

El siguiente protagonista es Óscar, al que deben conocer los carnavaleros porque ha actuado en la gala como Drag Venérea Golosina. Óscar ha sido cuestionado por su expresión de género. Pero es heterosexual y, precisamente, fue una de sus exnovias quien le animó a lanzarse a la piscina. “Iba a la Gala Drag de Arucas y como era heterosexual me sentía mal porque pensaba que no encajaría. Como no era gay no podría ser drag, sentía que iba a pisar un terreno que no me pertenecía. Hasta que me di cuenta de que no era así”. Sobre la expresión de género, Óscar asegura que “es todo tan cambiante. Hay días en que me siento más masculino y días que me siento más femenino. Puede que haya un nombre para eso pero no lo sé. No me gustan las etiquetas”, Y, finalmente, el sexto protagonista es Weeb, una mujer lesbiana que se expresa físicamente fuera de la normatividad impuesta por el binarismo. “Mi hermano siempre fue mi modelo a seguir, yo me quería parecer a él, un hombre de los pies a la cabeza. Siempre se enfrentó a mi padre. No soportaba el tipo de vida que llevaba”, cuenta en referencia al consumo de alcohol y a los malos tratos que ejercía sobre su madre. Y sobre el modo de encontrar su verdadera identidad, Weeb afirma que “a veces necesitas que vengan a ti, porque te ves sola, te sientes sola”. Seis casos que nos iluminan sobre la diversidad identitiva real, o sobre la complejidad, en definitiva, del ser humano.

Compartir el artículo

stats