Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ‘Stena Drillmax’ deja Las Palmas tras una puesta a punto de cinco millones

El buque perforador zarpa la próxima semana contratado por Exxon para operar en Guayana

El ‘Stena Drillmax’ recibe combustible de la gabarra ‘Petroport’ en el muelle Reina Sofía del Puerto de Las Palmas. | | JUAN CASTRO

El ‘Stena Drillmax’ recibe combustible de la gabarra ‘Petroport’ en el muelle Reina Sofía del Puerto de Las Palmas. | | JUAN CASTRO

La entrada del Stena Drillmax a puerto ayer por la mañana después de realizar pruebas de mar marca el comienzo del fin de su estancia en Las Palmas de Gran Canaria. El buque perforador se despedirá en pocos días del Puerto de La Luz, al que llegó el pasado otoño junto al Stena Icemax para prepararse de cara a sus nuevos contratos. La presencia en el recinto grancanario de estas dos unidades offshore generó más de cinco millones de euros de reparaciones en el Puerto en un año de incertidumbre mundial para una industria, la del petróleo en alta mar, que sumó a la crisis global de la pandemia otra causada por la caída de los precios del crudo en abril.

El Drillmax arribó a las instalaciones de aguas profundas de Astican en el muelle Reina Sofía a comienzos de noviembre procedente de Gibraltar, donde había fondeado en primavera a la espera de que descendiera la intensidad de la emergencia sanitaria por el coronavirus. Habitual del Puerto de La Luz, por donde ha pasado en varias ocasiones durante los últimos años para prepararse entre contrato y contrato, durante esta última visita a Las Palmas de Gran Canaria ha sido sometido a diferentes actualizaciones de sus equipamientos, entre las que destaca el cambio de la planta de cemento del buque, según señalan fuentes portuarias.

Los trabajos en esta planta, una unidad que resulta esencial para las operaciones de perforación que habitualmente lleva a cabo el Stena Drillmax, han incluido su instalación a bordo, así como la de todas las tuberías y del equipamiento eléctrico necesarios para su funcionamiento. El perforador, construido en 2007 en los astilleros coreanos de Samsung Heavy Industries, también ha requerido durante estos meses trabajos submarinos y de acero, además de los servicios logísticos y portuarios, de los que se encarga Hamilton y Compañía.

Tras la puesta a punto en el Reina Sofía, el Drillmax ha realizado pruebas de mar durante los últimos días en aguas al noreste de Gran Canaria y ayer, poco después de atracar asistido por dos remolcadores de Boluda, comenzó a llenar sus depósitos con el combustible que le suministraba el buque Petroport. Antes de emprender la travesía del Atlántico contratado por Exxon para operar en la cuenca de Guayana y Surinam, aún será sometido a unas completas tareas de desinfección como medida preventiva frente al coronavirus y está previsto que, una vez listo, zarpe a finales de la próxima semana.

El Puerto aguarda la llegada en febrero de un ‘drillship’ de Diamond Offshore

decoration

Los mantenimientos en Las Palmas de las dos unidades de Stena Drilling, uno de los operadores que más confía en el nivel de servicio de las empresas del recinto capitalino, fueron casi una excepción el año pasado para la industria petrolera offshore, que vivió un 2020 convulso por la volatilidad de los precios del crudo que en abril paralizó contratos de perforación por todo el mundo. Con el paso de los meses, el mercado comenzó a dar señales de estabilización y empezaron a surgir contratos como los que llevaron a Stena a activar sus unidades en La Luz. Aunque se trata de trabajos de carácter medio en comparación con otros llevados a cabo en los últimos años por las empresas canarias, las fuentes consultadas por este periódico destacan su carácter como símbolo de la capacidad de respuesta del sector naval del Archipiélago y de la confianza de los operadores internacionales en los servicios de las empresas del Puerto.

En el caso del Stena Icemax, que llegó a aguas de Gran Canaria unas semanas antes que el Drillmax, las labores en puerto incluyeron un equipo para la gestión de la presión durante la perforación y distintos elementos para los botes salvavidas, además de otras operaciones de tuberías y pruebas de presión. Dejó la Isla en diciembre para dirigirse a Bahamas, donde desde entonces trabaja para la Bahamas Petroleum Company en un pozo cuya perforación había quedado paralizada a comienzos de año por la pandemia. Su siguiente contrato ya está cerrado: será con Repsol en aguas mexicanas a mediados de este año.

La actividad portuaria relacionada con la industria petrolera offshore no parará en Las Palmas de Gran Canaria con la inminente marcha del Stena Drillmax. Además de las otras nueve unidades que permanecen atracadas en los muelles del Puerto de La Luz y que continúan requiriendo servicios, el recinto capitalino aguarda la próxima llegada en febrero de una unidad de Diamond Offshore que se preparará para trabajar en Senegal con el operador australiano Woodside.

El proyecto, de gran envergadura, incluirá algunas labores que nunca habían sido realizadas hasta ahora en Canarias. Entre ellas, la instalación de un dispositivo en el punto más alto de la torre de perforación del buque, para lo que será necesaria una grúa con más de 1.000 toneladas de capacidad.

Señales de recuperación


La incertidumbre de 2020 afectó a la estabilidad financiera de algunos de los operadores, que se vieron obligados a recurrir a una reestructuración de su deuda a través del denominado capítulo 11 que regula estas situaciones en Estados Unidos. La situación parece clarificarse en el arranque de 2021, con algunas empresas que ya han logrado cerrar el procedimiento y otras en camino. Pacific Drilling anunció hace tres semanas que ya ha completado la reestructuración financiera y que está implementando su plan de reorganización, lo que le permite dejar atrás la bancarrota. Por otra parte, Diamond Offshore avanzó esta misma semana que ha llegado a un acuerdo con sus acreedores para cerrar su reestructuración. | J. C. G.

Compartir el artículo

stats