Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El prototipo que abarata la eólica en alta mar toma forma en el Puerto

El sistema Pivotbuoy completa su ensamblaje en Hidramar antes de su instalación en Plocan

El sistema Pivotbuoy, durante su montaje en el Puerto de Las Palmas.

El sistema Pivotbuoy, durante su montaje en el Puerto de Las Palmas.

El sector naval del Puerto de La Luz continúa demostrando músculo para acometer encargos de proyectos innovadores del sector eólico en alta mar. El ensamblaje de las piezas de un nuevo sistema de amarre por punto único para aerogeneradores offshore denominado Pivotbuoy, que será probado en aguas de la Plataforma Oceánica de Canarias (Plocan), llega a su fin estos días en Hidramar. El proyecto, con un presupuesto de casi cuatro millones de euros y financiación procedente del programa Horizonte 2020 de la Unión Europea, corre a cargo de un consorcio internacional que espera alcanzar con él una reducción de costes del 50% con respecto a los métodos tradicionales de montaje de estos ingenios, al recurrir a equipamiento habitual en los puertos en vez de buques especializados con tarifas muy superiores.

Los trabajos para ensamblar las piezas, que pese a sus grandes dimensiones son en realidad un prototipo a escala a un tercio del tamaño real que podrá alcanzar el sistema en su fase de desarrollo comercial, comenzaron a finales del año pasado en el Puerto. Los nueve elementos que lo componen fueron construidos en Cantabria por la metalúrgica Degima y transportados en noviembre por la división de proyectos y logística industrial de Noatum hasta las instalaciones de Hidramar en el muelle Reina Sofía.

El montaje de las piezas que conforman la base flotante que sostiene el sistema arrancó antes de navidades. Sobre esa plataforma de planta triangular se levantan tres mástiles que componen una estructura en tetraedro en la que va colocado el aerogenerador, un equipo V29 de la firma Vestas adaptado a las características de este proyecto. Una de sus particularidades es que el dispositivo se ubicará de espaldas al viento, en vez de estar colocado de frente. Con ese cambio, los promotores aseguran que se generan una serie de ventajas que hacen a Pivotbuoy compatible con las nuevas familias de aerogeneradores de mayor potencia que ya comienzan a verse en el mercado.

Reducción de costes

La instalación de la góndola del aerogenerador tuvo lugar en el propio muelle hace escasos días, un hecho que desde la empresa X1 Wind, creadora de la tecnología cuya eficiencia se está probando en este proyecto, destacan como un paso adelante en la reducción de los costes asociados a este tipo de trabajos.

Tras en ensamblaje de la plataforma, la estructura y la góndola, el prototipo está prácticamente listo para ser trasladado a su futuro emplazamiento en las aguas del campo de pruebas de Plocan, donde compartirá espacio con otros sistemas innovadores para la generación de energía en el mar a partir de fuentes renovables como el viento o las olas. Antes de que el sistema Pivotbuoy sea remolcado hasta Piedra Santa, aún resta su botadura y la colocación de las palas del aerogenerador, lo que tendrá lugar con la estructura atracada en las propias instalaciones portuarias.

Su uso de recursos portuarios reduce un 50% los costes de montaje de parques ‘offshore’

decoration

Esta es otra de las ventajas competitivas de esta iniciativa: en vez de utilizar barcos especializados en el montaje de estructuras offshore, que tienen un coste diario muy elevado, el sistema que ahora se probará en Canarias recurre a grúas autopropulsadas como las utilizadas habitualmente en La Luz. Estas semanas han sido “una excelente oportunidad de aprendizaje de cara a la producción a gran escala”, en palabras de Jorge Casanovas, de X1 Wind. 

Los últimos trabajos en el Reina Sofía consistirán en el montaje de todos los equipamientos eléctricos de cara a su puesta en marcha en el mar, en otra prueba más de la reducción de costes a la que aspiran los creadores del sistema. La utilización de recursos disponibles habitualmente en cualquier puerto es una de las claves para alcanzarla, algo en lo que también han incidido otros proyectos probados en Gran Canaria, como el aerogenerador del proyecto Elisa-Elican que fue construido en Arinaga y transportado por remolcadores portuarios hasta la zona de pruebas de Plocan.

Compartir el artículo

stats