Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carnaval 2021 | El coronavirus suspende la fiesta

El Teatro Pérez Galdós abre el telón para ‘El Carnaval vive en tu corazón’

El edificio, en el que se celebraron las primeras galas de elección de la reina, sirve de escenario para la grabación del programa sobre la fiesta

El Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria viaja en el tiempo y repasa sus 45 años de historia La Provincia

En los 45 años de historia del Carnaval varios escenarios de la ciudad han servido de decorado para celebrar algunos de los concursos más representativos del Carnaval, como es el caso de elección de la Reina, antes de concentrar todos los eventos en el parque Santa Catalina en 1995. Uno de esos espacios fue el histórico Teatro Pérez Galdós, que de nuevo se ha vestido de gala para servir de plató para El Carnaval vive en tu corazón, que se emitirá esta noche por Televisión Canaria (22.00 horas). El programa, concebido por la Sociedad de Promoción de la Ciudad para seguir promocionando la fiesta dada la cancelación de los festejos hasta el próximo 2022, recorrerá las cuatro décadas de las carnestolendas.

El telón del Teatro Pérez Galdós se bajó para el Carnaval en 1993. La joven Olivia Pinedo Vaquero fue la última reina que se eligió en este emblemático espacio, diseñado en 1868 por Francisco Jareño y Alarcón. Curiosamente, aquella gala también fue retransmitida por televisión (Antena-3) de la mano de la presentadora Irma Soriano y el actor Carlos Larrañaga.

Entonces las candidatas no llevaban ruedas en los trajes, y Olivia pudo arrastrar sin problemas la cola de su fantasía, que emulaba a un pavo real bajo el título de Trópico de Cáncer. El traje había sido diseñado por Isabel Robles, en representación de los desaparecidos almacenes Galerías Preciados que, casualmente, también esponsorizaron a la primera reina que fue elegida en el Teatro (1977): Clara González Borges.

El histórico edificio, remodelado en 2004-2007, acogió en varias ocasiones la gala de elección de la reina durante aquellos primeros años de la fiesta, en el que el Carnaval no tenía sede fija en la ciudad. En él también se celebraron varios concursos de rondallas.

Por los concursos que se celebraron en los años 80 pasaron artistas de renombre

decoration

El locutor Santiago García Ramos vivió alguna de aquellas noches como corresponsal de Radio Las Palmas. “Era entonces la única emisora de FM en la provincia; luego vendrían todas las demás”, dice García Ramos para justificar su presencia en las galas de la reina que tuvieron lugar en el Pérez Galdós. La silla era más que merecida porque Santiago fue, desde el primer momento, un impulsor del Carnaval, con un programa que hacía en directo desde que llegaba febrero. “Soy pionero del Carnaval desde que nací”, dice sobre su compromiso con la fiesta, en la que participó durante años como presentador del concurso de murgas y otros eventos en los que se requería su presencia..

“La elección de la reina era el único concurso que entonces tenía prestancia y categoría en el Carnaval, entre otras cosas por los artistas y miembros del jurado que se traían”, sostiene el locutor para justificar que se optara por el Teatro Pérez Galdós para la celebración del evento al no existir en la ciudad otro edificio que reuniera las características necesarias para ello -aforo y belleza- dado que la gala se emitía en directo por Televisión Española en Canarias, quien también retransmitirá El Carnaval en tu corazón, aunque aun no tiene fecha en la parrilla.

Por el escenario del Galdós pasaron destacadas figuras artísticas del momento como los cantantes José Vélez, Sergio y Estíbaliz, el presentador José Luis Moreno y sus muñecos, el director de orquesta Luis Cobos; los humoristas Manolo Vieira y Josele; y los presentadores Paco Montesdeoca, Marisa Naranjo y Jorge Alemán; entre otros, durante las galas de los años 80 y primeros de los 90 del siglo pasado, salvo algunas excepciones en las que se optó por la plaza Santa Ana y por el estadio López Socas como escenario.

El locutor Santiago García recuerda que al concurso asistían también como espectadores la flor y nata de la sociedad canaria, que también se incluían entre los miembros del jurado.

Las galas no estuvieron exentas de polémicas, bien por la falta de ritmo, la escasa maestría de los presentadores en resolver situaciones atípicas, los problemas técnicos o los enrales entre los diseñadores por no estar de acuerdo con la elección del jurado.

El diseñador Alberto Trujillo, durante 21 años encargado de los escenarios del Carnaval en Santa Catalina, se dio a conocer como escenógrafo en el Pérez Galdós hasta que en 2017 la Sociedad de Promoción decidió convocar un concurso para ello. “Me quitaron de un plumazo de un proyecto en el que ya estaba hecho el 80% del diseño”, declara el artista, dolido por cómo se le trató en aquel momento tras dos décadas de trabajo en el Carnaval y con el diseño a punto de finalizar.

Su primera escenografía para la gala de elección de la reina en el Pérez Galdós fue en 1982 cuando la Caja Insular de Ahorros, para la que hacía algunos trabajos, le propuso hacer el decorado al patrocinar la entidad bancaria el evento. “Fue impactante, la gente empezó a aplaudir desde que se levantó el telón; tanto es así que la Caja me dio una propina por el trabajo, aparte de lo estipulado”.

Trujillo señala que el éxito estuvo en incluir el logotipo de la Caja, una palmera con un diseño moderno, en el pavimento del escenario, de tal forma, que, con el juego de luces, parecía formar parte de la escenografía, que se trataba de una caja de muñecas. “Yo no era conocido aquí, y cuando fui al baile del Náutico no se hablaba de otra cosa, de lo bueno que había sido el decorado”, rememora.

El diseñador Alberto Trujillo se dio a conocer allí antes de llegar a Santa Catalina

decoration

Luego vendrían los escenarios de 1987, en homenaje al centenario del nacimiento del pintor Néstor; cuyo telón causó tanta sensación que hasta se lo quiso comprar la Ópera de Berlín que esas semanas actuaba en la ciudad con motivo de la temporada de Ópera, y el de 1992, en el que se atrevió a quitar cuatro filas de butacas y abrir el Teatro por detrás y a los laterales para dar mayor amplitud al escenario y que las candidatas tuvieran facilidad para salir y entrar y moverse con sus fantasías.

El diseñador explica que el montaje no estuvo exento de dificultades por un “corte de luz” que más bien pareció “un sabotaje” por lo que los participantes en la gala no pudieron ensayar. Además de tener que desmontar y volver a montar en tres días las butacas para la temporada de Ópera.

Aquel año, la alegoría del Carnaval estaba dedicada a Pegaso, primer caballo en la mitología griega que se sentó con los dioses, y los alados se convirtieron en el emblema de un decorado, construido con la ayuda de los talleres municipales. No serían su única aparición, los equinos aparecieron en otras escenografías posteriores y estarán también en El Carnaval vive en tu corazón.

Compartir el artículo

stats