Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los comercios alaban la conexión de la pasarela Onda Atlántica

La pasarela, en su primer día, nutre de más visitantes al Mercado del Puerto

Así se ve la pasarela 'Onda Atlántica' desde el aire La Provincia

Los encargados y propietarios de los restaurantes del Mercado del Puerto ven con entusiasmo los beneficios que les reportará la nueva pasarela Onda Atlántica, que conecta el puerto con la ciudad y que fue inaugurada el pasado sábado. Los ciudadanos de la capital grancanaria destacan su diseño y belleza.

La pasarela Onda Atlántica ya es todo un nuevo símbolo arquitectónico de Las Palmas de Gran Canaria. La obra, que se inauguró el pasado sábado con la presencia, entre otros, del presidente del Gobierno, Ángel Víctor Torres, fue bien recibida por la mayoría de quienes la visitaban ayer por primera vez y de los comercios de la zona del Mercado del Puerto.

Muchas familias aprovecharon la buena temperatura para realizar ese recorrido que conecta el muelle de Sanapú con el Mercado del Puerto, Las Canteras y La Isleta. Uno de los que acudieron por la curiosidad de visitar la pasarela nada más estrenarse era Pedro Marrero, que señalaba que “se nota que es una cosa sencilla, pero muy bonita, ya que vas caminando distraído y mirando cosas”. Tras recorrerla, alababa el trayecto como “muy entretenido, ya que es como otro ambiente: empiezas a caminar y cuando te das cuenta ya estás en la otra esquina”. Junto a su esposa, describía el enlace como “una obra muy lograda”. Acudieron a visitarla ayer porque por la mañana habían leído en el periódico que la inauguración había sido el sábado. “Le dije a mi mujer que, en vez de pasear por Las Canteras, íbamos mejor a visitar la pasarela”. A su sorpresa se añadía la variedad de visitantes: “Hay mucha juventud, muchas familias con niños y se ven numerosos deportistas con su bicicleta”.

Álvaro Rodríguez, asiduo a esta zona en bicicleta, aún no se creía que la pasarela sea una realidad: “Antes tenías que dar muchas vueltas para llegar hasta aquí, pero con este puente ahorras un montón de tiempo”. Por otra parte, la arquitecta jubilada María Álvarez, señalaba que la obra es muy brillante desde el punto de vista del diseño y servirá para dar una nueva vida al Mercado del Puerto: “Es una trazo sencillo, tiene una apariencia de ligereza y una curva que invita a pasar al otro lado”.

Los comercios alaban la conexión

En su opinión, tiene dos aspectos a su favor: “Es un puente más de los que hay a lo largo de la avenida, pero aparte de cumplir la función de pasar de un lado al otro ha conseguido tener un impacto estético positivo”. La pasarela tiene como uno de sus principales objetivos que los cruceristas pasen rápidamente al mercado del Puerto y luego a la playa, y en este punto la arquitecta añade que “en Las Palmas de Gran Canaria hay una especie de muralla entre el puerto y la ciudad y esta pasarela es una forma de romperla”.

De acuerdo con Álvarez, hay que asumir como cierta la idea de que esa muralla debe existir, “porque el puerto es otro mundo”, pero esta conexión resulta beneficiosa: “Los cruceristas tenían que darse un paseo enorme para llegar al centro de la ciudad”. Y recuerda que la actuación ha contado con una inversión total de 3,9 millones de euros “que ha permitido transformar el entorno creando nuevos espacios verdes y para el disfrute de la ciudadanía”.

Los comercios alaban la conexión

Aparte de familias, amigos o parejas de todas las edades, también un grupo de niños con patines utilizaron este espacio con escenario de su competición en un momento en el que no había muchos transeúntes recorriéndolo de un lado al otro. Alicia, Rubén y Fabio, de ocho años de edad cada uno, apostaron a ver quién llegaba antes al otro lado, aunque anteponiendo siempre la prudencia de unos chicos bien educados que no desean incomodar a nadie.

La pasarela también atrajo gente ayer a los establecimientos de hostelería del entorno del Mercado del Puerto. Sandra Neuma, propietaria de la terraza Entre Copas y Tapas, reconocía que “llevaba cuatro años esperando a que se inaugurara”. Ahora que es una realidad, tiene fe en que los cruceristas vayan a visitar la zona con más frecuencia. “Aunque para eso”, añadía entre risas, “tenemos que esperar a que acabe la pandemia”.

Para la responsable de este establecimiento, el nuevo icono arquitectónico “puede traer buena clientela a la zona”. Su apertura era muy ansiada para reanimar la actividad en el istmo: “Todos los comerciantes esperamos que esta pasarela suponga otro estímulo”. Por ser el primer día, además, había un factor extra: “Hay muchas personas mirando de forma curiosa, atravesando la pasarela de un lado para otro, y cuando llegan a este lado se toman algo en el local”. Y a los que la visiten al caer la tarde les aguardan otras sorpresas: “De noche se encienden unas luces que lo hacen más atractivo”.

Carmelo Concepción, propietario del japonés Izakaya, no tenía tan claros los beneficios que puede generar. Sobre el tránsito de cruceristas, su opinión no coincidía con la de los hosteleros que esperan una mayor afluencia a partir de ahora: “Si te bajas de un barco y ves una pasarela de más de 200 metros con dos curvitas, te lo piensas”. El motivo, a su juicio, es que “todos somos cómodos: tú te tomas la copa lo más cercano y confortablemente posible”.

30

Restaurantes, bares y vecinos valoran la inauguración de la Pasarela Onda Atlántica

Mohamed Aderdour, propietario de otro de los restaurantes del Mercado del Puerto llamado La Tapatica, confiaba en que tras la inauguración del sábado la Onda Atlántica “levante un poco la hostelería”, y consideraba que es una buena noticia que “el Gobierno apueste más por este sector”. Aderdour también espera que se acaben pronto las restricciones por el coronavirus. “Cuando lleguen los cruceros todo se va a disparar más positivamente”, vaticinaba ayer, “porque hay un parquin al otro lado”. Con la zona de estacionamiento, “la gente llega, aparca, cruza la zona del puerto y ya están aquí, sin tener que dar la vuelta enorme de antes”.

Este joven empresario admitía que, sólo en el primer día, ya había comprobado cómo “mucha gente viene al Mercado a echarse unas copas después de aparcar sin problemas”. Esto es toda una novedad para él, porque a veces “venían aquí y como no tenían donde aparcar se volvían para sus casas”.

Por su parte, Yerci Bofill, del Asador del Marcado, también veía un influjo positivo: “Nos ha venido muy bien, porque así tenemos más clientes de todas las edades”. Al igual que en otros establecimientos, en este también se notaba más afluencia “hasta por la noche, ya que también viene mucha gente a verla”. La joven agregaba que “está muy bonita”, pero ahora hay que ver “si nos ayuda a estar mejor cada día” y a “esperar a que vengan los barcos con los extranjeros” que van a suponer un incentivo muy importante porque van a cambiar muchas economías de esta zona.

La pasarela, en definitiva, atrajo a todo tipo de visitantes durante el día de ayer. Ahora solo falta, como decían algunos comerciantes, que se acabe la pandemia y vuelvan los cruceristas para ver la verdadera dimensión de la obra.

Así se construyó la pasarela 'Onda atlántica' La Provincia

Compartir el artículo

stats