Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Puerto recibe 13.200 toneladas de millo para alimentar a la cabaña isleña

Silos Canarios acoge la descarga del equivalente a cuatro meses de pienso para varios productores ante el encarecimiento mundial de los fletes y las materias primas

Descarga de 13.200 toneladas de millo en el Puerto de La Luz La Provincia

Los productores de pienso de las Islas se aprovisionan de cereales para garantizarse el alimento del ganado ante el aumento de precio de las materias primas y los fletes que está experimentando el comercio internacional. Las instalaciones de Silos Canarios en el Puerto de Las Palmas acogen estos días la descarga de 13.200 toneladas de millo que equivalen al consumo de la cabaña de la provincia durante tres o cuatro meses, operación que continuará la próxima semana en Santa Cruz de Tenerife con otras 7.000 toneladas del grano.

La materia prima procede del puerto rumano de Constanza, en el mar Negro, y llegó a las Islas el sábado a bordo del buque granelero Redhead tras un viaje que comenzó el 18 de febrero. Su descarga permite a los importadores -el millo pertenece a varios fabricantes de pienso- afrontar “un momento delicado para las compras”, según reconoce el director de Silos Canarios, Javier Cruz. “Se avecinan tiempos duros con la subida de precios”, advierte.

Operación de descarga del millo del ‘Redhead’ a través de una tubería neumática que transporta el grano hasta Silos Canarios, ayer, en el Puerto de Las Palmas. | | JUAN CASTRO

La descarga del millo del Redhead, apto también para el consumo humano, llenará buena parte del espacio que utiliza Silos Canarios en el Muelle Grande hasta que los compradores finales lo retiren para comenzar la fabricación del pienso. La operación, que Cruz ubica entre las cinco más importantes del año por su volumen, pone en marcha toda la maquinaria de estas instalaciones, que tienen una capacidad total de entre 30.000 y 35.000 toneladas.

El cereal ocupa cinco de las seis bodegas del buque, consignado en Las Palmas por La Luz Market y J. A. Arocha. De ellas, tres están siendo vaciadas en el Puerto a través de un pórtico de descarga que succiona a toda velocidad el millo y lo transporta directamente hasta el interior del silo. El mecanismo es neumático y “no tiene polución”, según asegura el responsable de Silos Canarios. “Prácticamente no se ve el cereal por ningún lado, solo por unas ventanitas que nos sirven para ver cómo va el caudal”, detalla.

Distribución automática

Durante la operación, la gran tubería del pórtico se introduce hasta el fondo de la bodega y aspira el producto a un ritmo de entre 250 y 280 toneladas cada hora. Desde allí, el millo comienza su viaje por el interior del silo, una instalación con una altura equivalente a unas once plantas dotada de 100 almacenes en su interior. El primer paso es pesar el grano, como ocurre con cualquier otra mercancía que pasa por estas instalaciones.

Una vez comprobado el peso exacto, el material continúa hasta cada uno de los silos. Su distribución exacta en el entramado de la nave depende del encargado general de las instalaciones, Alexis Ortega, que supervisa cada paso desde la sala de control. En ella recibe información inmediata de las básculas y programa la ubicación de los cereales.

La sala de control, que al igual que el resto de las instalaciones desprende el inconfundible aroma del cereal, está presidida por unos grandes paneles que representan de forma esquemática los 100 silos y su estado en cada momento del proceso. En ellos queda indicado de forma automática el nivel de ocupación de cada almacén. Cruz explica que pese a que el proceso está automatizado, la supervisión humana continúa resultando fundamental para prevenir cualquier fallo.

35

El buque Redhead trae 13.200 toneladas de millo de Rumanía Juan Carlos Castro

La descarga del Redhead se está extendiendo entre doce y catorce horas diarias para poder cumplir con la programación del buque, aunque las condiciones meteorológicas de estos días están poniendo a prueba la capacidad de reacción del equipo al cargo de la operación. Los chubascos que caen intermitentemente en la capital han obligado a paralizar las máquinas en algún momento para evitar que el millo pueda fermentar -“El agua es el mayor enemigo del cereal”, indica Cruz-, pero la actividad se reanuda con rapidez en cuanto se despeja el cielo.

Pese a la lluvia, el tránsito del millo del buque a los almacenes se mantiene a buen ritmo. La empresa estima que, siempre que el tiempo lo permita, el Redhead podrá ser vaciado el miércoles. Una vez retirado el contenido de las tres bodegas destinadas a Las Palmas, continuará hasta Santa Cruz de Tenerife, donde el grano de sus otros dos compartimentos finalizará su viaje.

El Redhead también refrenda la capacidad del Puerto de Las Palmas para gestionar grandes operativas graneleras. La atracción de inversores internacionales que utilicen el recinto capitalino como nodo de reexportación de este tipo de materias primas es un anhelo de la administración portuaria desde hace tiempo. En los últimos años se ha tanteado esta posibilidad con productores brasileños que buscan nuevas vías para distribuir su mercancía y esta misma semana está prevista una reunión por videoconferencia. En ella se tratará de avanzar en las negociaciones para realizar una prueba en las propias instalaciones de Silos Canarios con unas 10.000 toneladas que posteriormente serían distribuidas en otros barcos a distintos países africanos, según avanza su director.

Compartir el artículo

stats