Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MEDIO AMBIENTE

Más del 50% de los colegios soportan ruidos por encima de lo recomendable

La ciudad prepara medidas de corrección tras aprobar el mapa de la contaminación acústica

Imagen de archivo de la calle Néstor de la Torre, repleta de vehículos. | | ANDRÉS CRUZ

La población escolar de más de la mitad de los centros educativos de Las Palmas de Gran Canaria soporta una contaminación acústica que supera los niveles de ruido recomendados, según refleja el nuevo mapa estratégico del municipio aprobado de manera definitiva por el gobierno local el pasado 4 de enero y publicado en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) el pasado mes. El nuevo plan incluye el barrio de Hoya de la Plata entre los puntos negros de la ciudad con un ruido excesivo, tras aceptar una alegación del vecindario.

Tras la entrada en vigor del mapa, el Ayuntamiento tiene previsto iniciar ahora la elaboración de planes y la redacción de la nueva ordenanza, para reducir por un lado la contaminación acústica que origina el tráfico de forma mayoritaria durante el día y los trastornos que provoca a los vecinos el ocio nocturno durante la noche.

Una de las prioridades de la Concejalía de Sostenibilidad Ambiental, señala su responsable Belén Hidalgo, es establecer medidas que reduzcan la elevada contaminación acústica que afecta a centros educativos y hospitales.

Según los datos del Mapa Estratégico de Ruidos (MER), en el municipio hay un total de 217 centros docentes, de los cuales un total de 166 colegios se encuentran afectados por niveles excesivos de ruidos durante el día que, en algunos casos llegan a superar los 70 decibelios. Durante la tarde, son 162 los que superan los niveles recomendables y 179 durante la noche (según el método de cálculo END), lo que a juicio de los autores del mapa “representa un porcentaje muy elevado”. El exceso de ruido se vuelve especialmente preocupante ahora, que las aulas deben tener las ventanas abiertas para garantizar una buena ventilación frente al covid-19.

Bastante alta es también la afección del ruido a los hospitales y centros sanitarios, la práctica totalidad de los cuales soporta niveles excesivos de ruido. Según las mediciones del MER, en la capital hay un total de 34 centros sanitarios, de los cuales se encuentran afectados un total de 30 durante el día, 31 durante la tarde y 32 por la noche. El complejo hospitalario Materno-Insular y el hospital Juan Negrín, al borde de la autovía con mayor volumen de tráfico los primeros y de la circunvalación el segundo, son los casos más graves. En cinco hospitales, el impacto acústico llega a superar los 65 decibelios durante la noche, frente a los 45 recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que establece un límite de 55 decibelios durante el día.

El tráfico, responsable del 80% de los ruidos, es la principal fuente de contaminación acústica durante el día y por la noche es el Puerto de La Luz. Las calles más ruidosas son la circunvalación (GG-3) y conexiones, como la GC-23, así como la Avenida Marítima (GC-1 ), que tienen sus mayores puntos negros -o rojos como los define el mapa- en la rotonda del Negrín y el nudo deTorre Las Palmas. Inmediatamente detrás de las autovías, las calles más ruidosas son Bravo Murillo, Juan Carlos I y Rafael Cabrera.

Sincosur Ingeniería Sostenible, la empresa que ha realizado el mapa, ha utilizado dos métodos para calcular el porcentaje de población afectada por el ruido: VBEB y END. Según el primer método, el más fiable según los autores del estudio, el 11,48% de la población se encuentra afectada durante el día por un nivel acústico por encima de los objetivos de calidad. Por la tarde, el 7,89 % de los residentes soporta niveles mayores a los recomendables y el 27,86%, por la noche. Con el método END, el que obliga a hacer la directiva europea, el porcentaje de vecinos afectados por ruidos durante la noche se duplica y alcanza el 59,29%; por el día, un 35,83% soporta más contaminación de la debida y por la tarde, un 27,3% percibe ruido excesivo.

Según Belén Hidalgo, será ahora la Comisión Europea la que decida cual es el método de medición que se establezca finalmente. En cualquiera de los casos, “las Palmas de Gran Canaria tiene unos datos de ruido bastante poco adecuados y esperamos que con la nueva normalidad tengamos unas noches menos ruidosas”, subraya.

La prioridad, añade Hidalgo, es eliminar los focos de ruido excesivo en las inmediaciones de colegios y hospitales, mediante la colocación de materiales aislantes en los edificios, la instalación de asfaltos fonoabsorbentes y otra seria de medidas como la limitación de la velocidad del tráfico o la plantación de árboles. La introducción de coches eléctricos y las peatonalizaciones en marcha son otras de las medidas que contribuirán a tener una ciudad más sostenible y menos ruidosa.

Una novedad del mapa, resalta, es la inclusión durante el proceso de estudio de alegaciones del barrio de Hoya de la Plata como uno de los puntos negros por el doble impacto del tráfico de la autovía y el tránsito de camiones de la basura. La alegación fue presentada por la Asociación Vecinal y Cultural Hoya de la Plata y la zona fue medida y añadida al mapa, explica Hidalgo, quien también recuerda que el Cabildo está en vías de solucionar el problema de los camiones con la ejecución de un camino alternativo por la zona del Tívoli.

La edila añade que ya se ha puesto en marcha la mesa técnica encargada de establecer los planes para amortiguar los ruidos. La mesa está formada por técnicos de Movilidad, Urbanismo, Seguridad, Cultura y el Cabildo y el Gobierno de Canarias, que tendrán que intervenir en las carreteras que son de su competencia. “Habrá que poner un conjunto de sonómetros fijos y móviles. Y en relación con la red de sonómetros móviles, tenemos que contar con el área de Seguridad para formar a la policía en el uso de estos medidores”, señala. “Los puntos fijos van a estar cerca de hospitales, centros educativos y las vías principales, para ir corrigiendo y mejorando”, aclara. Otro paso que se tendrá que iniciar ahora, subraya, es la redacción de la ordenanza de ruidos, para actualizar la normativa y adaptarla a las leyes estatales y comunitarias. “Hay que buscar una ordenanza que dé respuesta a los requirimientos de los vecinos en las zonas de ocio, que provoca bastantes conflictos. Va a ser una ordenanza participada y el objetivo es que puedan convivir el ocio, la cultura la salud” y el descanso.

Las calles más ruidosas



Torre Las Palmas: 105.674 vehículos

Torre Las Palmas es uno de los puntos negros de la ciudad en cuanto a ruido y también en cuanto a tráfico. Por este nudo pasan a diario unos 105.674 vehículos, según el aforo del Cabildo de Gran Canaria elaborado el año 2015.

Hospital Negrín: 74.887 vehículos

Otro de los puntos con mayor tráfico y contaminación acústica en la ciudad es la GC-23 a la altura del Hospital Negrín, por el que circulan 74.887 vehículos diarios según el aforo de 2015.

Bravo Murillo: 36.698 vehículos

Por la calle Bravo Murillo circulan a diario unos 36.698 vehículos, según los aforos realizados por el Mapa Estratégico de Ruidos (MER). A la gran cantidad de vehículos que circulan por esta vía, uno de los puntos de acceso a la ciudad alta desde la GC-1, se añade la pendiente de su trazado.

Avenida Juan Carlos I: 34.068 vehículos

Por la avenida Juan Carlos I circulan a diario un total de

34.068 coches, según los datos del MER en la estación C-37 A. Mayor es el tráfico en una segunda estación de medición (A-14 A) en el otro sentido de la avenida, por el que el tráfico alcanza los 35.394 vehículos.

Hoya de la Gallina: 32.876 vehículos

La calle Hoya de la Gallina, en Siete Palmas, registra un tráfico de 32.876 vehículos diarios. En Guanarteme, la calle urbana de más tráfico es Mario César, con 28.545 coches

Compartir el artículo

stats