Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arranca el plan de rehabilitación de los Riscos con mejoras en muros y calles

Urbanismo reparará taludes de contención en San Roque, San José y San Nicolás, además de tres callejones en San Juan, con fondos del Plan de Cooperación

Muro de contención de la calle Florinda, en San Roque, uno de los que será reparado con los fondos del Plan de Cooperación del Cabildo. | | ANDRÉS CRUZ

Muro de contención de la calle Florinda, en San Roque, uno de los que será reparado con los fondos del Plan de Cooperación del Cabildo. | | ANDRÉS CRUZ

Urbanismo arranca el plan de rehabilitación de los Riscos con la mejora de varios muros de contención en San Roque, San José y San Nicolás y de tres callejones en San Juan. El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha aprobado en Junta de Gobierno iniciar en las próximas semanas los trabajos de estas y otra veintena de actuaciones enmarcadas dentro del Plan de Cooperación del Cabildo. En total, los 25 proyectos financiados por la institución insular contarán con una inversión que ronda los 10,4 millones de euros, de los cuales 1,8 irán destinados a los cuatro Riscos.

Fuentes de Urbanismo indican que con estos trabajos solventarán una serie de viejas reivindicaciones vecinales. El plan de rehabilitación de los Riscos está pendiente de su aprobación definitiva tras su paso por el órgano medioambiental, del que ya ha obtenido el visto bueno, según informan desde la concejalía que dirige Javier Doreste. El Ayuntamiento pretende así adelantar estas y otras actuaciones que no interfieran con el planeamiento vigente y, al mismo tiempo, dar una respuesta más inmediata a quienes viven en estos barrios.

Los trabajos se centrarán en la reparación de los muros de la calle Florinda, en San Roque; la calle Teide, en San Nicolás; y la calle Cantabria, entre San José y San Juan. En total, las tres actuaciones supondrán un coste de 1,06 millones de euros. Además, fuera del ámbito de los Riscos, el Ayuntamiento también realizará mejoras en un talud de la urbanización Cinco Continentes, en Ciudad Alta, dentro de las partidas a cargo del Plan de Cooperación.

Los vecinos de San Roque llevan años reclamando la reparación del muro de la calle Florinda. El talud que sostiene la calzada de dicha vía presenta múltiples deficiencias provocadas por el paso del tiempo -cuenta con tramos construidos en diferentes épocas y con materiales diversos-, con el consiguiente peligro que podría conllevar al estar situado sobre la GC-110 o autovía del Guiniguada.

En el caso del muro de la calle Teide, en San Nicolás, la concejalía de Vías y Obras ya realizó una primera actuación en la segunda mitad de 2019 tras derrumbarse un tramo de tierra y piedras unos 10 metros de longitud, de tal manera que parte de la calzada quedó en el aire. El suceso obligó a desalojar a dos familias y reubicarlas en un hotel. Los trabajos ahora vendrán a reparar y reforzar el resto de la infraestructura.

Por último, el de la calle Cantabria sostiene un callejón peatonal que une los riscos de San Juan y San José. En este caso, los vecinos llevan años alertando, con carteles puestos por ellos mismos, el peligro de desprendimiento que había en los solares situados por debajo del precario talud.

El Plan de Cooperación también incluye una partida presupuestaria de 736.533 euros para reparar los callejones de los Manzanos, Maestro Socorro y Mederos, todos en el risco de San Juan. El proyecto consiste en una serie de trabajos de adecuación del pavimento, saneamiento y mejoras en la accesibilidad. Ya en 2018 el Consistorio ejecutó una serie de trabajos en la calle Antonio Collado, también en el risco de San Juan y muy cercana a varios de estos pasajes mencionados.

Desde Urbanismo señalan que este primer proyecto dentro del plan de rehabilitación de los Riscos viene a responder una de las principales reivindicaciones presentadas por los vecinos de San Juan dentro del proceso participativo ‘Barrios Pendientes’.

Los vecinos de los riscos de San Juan, San Roque, San José y San Nicolás hicieron una serie de demandas a través de dicho proceso participativo entre 2018 y 2019. Peticiones que, en buena medida, han sido consensuadas e incluidas en el plan de rehabilitación que el Ayuntamiento se encuentra tramitando actualmente; no obstante Urbanismo quiere ir adelantando aquellos trabajos que puedan ya ejecutarse.

Una vez aprobado, el plan trazará una hoja de ruta a seguir en los próximos años en los cuatro riscos tradicionales de la capital grancanaria. El proyecto contempla la inclusión de elementos de movilidad vertical -tales como ascensores o escaleras mecánicas-, acondicionar parcelas como espacios libres, crear bolsas de aparcamientos, mejorar la accesibilidad y la red de saneamiento de los distintos callejones y restaurar y preservar el rico Patrimonio histórico de estos barrios. De hecho, Urbanismo destinará este año dos millones de euros para la compra de solares en ruinas con el fin de avanzar en estos proyectos.

Compartir el artículo

stats