Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Adiós a un artista irrepetible

El Carnaval llora a uno de los suyos

Personas vinculados a las carnestolendas recuerdan a Xayo como alguien “alegre, divertida” y siempre dispuesta a participar | “Perdimos a un referente”, lamentan

Pedro Eugenio Moreno, Xayo, en una entrevista en 2010 Luis del Rosario

Todos quienes conocieron de alguna manera a Pedro Eugenio Moreno, alias Xayo, se mostraban ayer desolados por la noticia de su repentino fallecimiento. Para muchos, este transformista guiense fue un referente de lucha por la igualdad y por los derechos de todo el colectivo, que ahora le llora por haberse ido justo en un momento muy dulce de su trayectoria profesional. Personajes del Carnaval, exoncejales y amigos coincidieron en una misma sentencia: ha muerto “uno de los nuestros”, una persona alegre, jovial y que siempre ayudaba en lo que podía para lograr que las carnestolendas fueran un éxito.

Alegre, divertida, maravillosa, con un gran sentido del humor y una amabilidad sin parangón. Así describen como persona a Pedro Eugenio Moreno, más conocido como Xayo, quienes le han conocido y tratado durante sus décadas sobre los escenarios, en las que estuvo muy vinculado al Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria y todo lo que le rodea. El cádaver del artista y transformista fue hallado el miércoles por la tarde en su domicilio, cercano a Las Canteras, y la noticia corrió como la pólvora entre la familia carnavalera, que se mostró consternada por el fallecimiento de otro de los suyos, poco tiempo después de tener que despedir al diseñador Fernando Méndez en enero

Desde colegas de espectáculos a exconcejales vinculados a las fiestas, todos lloran la repentina muerte de Xayo, natural de Santa María de Guía. Unos y otros destacan de él su carácter amable y alegre en todo momento, siempre dispuesto a sacar una sonrisa a quien se le acercara, y cómo se convirtió en un auténtico referente, caminando para que muchos jóvenes puedan hoy correr. Entre tanto dolor, las palabras de reconocimiento y las bonitas anécdotas que protagonizó en vida ganaron protagonismo entre quienes le conocieron, como un tributo a su figura y un reconocimiento a toda su trayectoria profesional.

37

Pedro Eugenio Moreno, Xayo La Provincia

“Estoy muy triste, porque yo con él, no solo en el escenario sino también fuera, habíamos compartido muchas cosas bonitas”, comentó apesadumbrado Mami Chou, que junto a la propia Xayo, Pedro Daktari y Miss Claudia Suárez son nombres propios del transformismo de antes. Según la artista, Pedro Eugenio Moreno “era una persona maravillosa, siempre estaba de buen humor” y con él “siempre me reía y me lo pasaba bien”. Recuerda haber acudido a uno de sus últimos espectáculos, en febrero del año pasado y antes que la pandemia arrancara de cuajo gran parte de las actuaciones por las medidas restrictivas para frenar el avance del virus. Fue en Lanzarote, y ella también tomó parte, pero mientras observaba a su compañera sobre el escenario antes de salir ella misma a la palestra, reflexionó para terminar asegurando que ante ella tenía a una auténtica maga del humor. 

Quien le conoció asegura que salir en ‘Got Talent’ le hizo estar en su mejor momento laboral.

decoration

“Me acuerdo, cuando desayunábamos juntos en el hotel, iba a la habitación y me decía: “Despiértese, señora, venga arriba”, y así era todo el día”, rememora con un nudo en la garganta. No dejan de ser “muchos años compartidos” sobre los escenarios y fuera de las tablas. Y es que la figura de Xayo se hacía todavía más grande cuando no estaba frente al público.

Así, Miss Claudia Suárez explica cómo con la transformista guiense el previo al espectáculo en los camerinos era todavía mejor que salir a actuar. “Las veces que trabajamos juntos era la alegría del camerino, siempre con risas y fiestas. Era muy divertida, nunca la vi triste ni peleada con nadie, nunca la encontrabas con chismes ni críticas”, agrega con una sonrisa. También menciona que Xayo, cuando iba al local que regenta como espectadora, siempre terminaba subiéndose al escenario, tomando el micrófono y contando sus chistes para delirio de todo el público presente. Para ella, “fue un orgullo que se le reconociera a nivel nacional después de tantos años de trayectoria”.

Para Carlos Menéndez, la figura de Pedro Eugenio Moreno fue trascendental. Fue jurado en la primera gala Drag Queen del Carnaval capitalino, en la que fue elegido vencedor en 1998, y ayer evocó aquella noche y los consejos que le dio Xayo: “Él siempre me llamaba negro, y me dijo “Negro, que lo conseguiste, ahora tienes que trabajar mogollón”. Yo no quería dedicarme al mundo de la noche, pero él me dijo que aprovechara el tirón, que me iban a salir muchos contactos”. Y así lo hizo para, 33 años después de aquella velada, ser uno de los principales referentes en el mundo de la peluquería y el maquillaje de la Isla.

Según asevera, para él Xayo fue su primer referente en el mundo del transformismo, “como un padre”, desde el momento en que le vio por primera vez, cuando solo tenía 16 años, en un local de ambiente de Las Palmas de Gran Canaria. “Fue él el primer hombre disfrazado de mujer que veía en mi vida. El tenía siempre una broma con toda la gente joven que llegaba a ese local: “Mira qué cara de asustado tiene, como si fuera la primera vez que ve a un hombre disfrazado de mujer”, nos decía con sorna”, evoca entre risas.

Al periodista Kiko Barroso, un conocido amante del Carnaval, la noticia de la muerte del transformista guiense le dejó “helado”, e inmediatamente se acordó de que la propia Xayo actuó en su boda: “Fue una actuación de liberación, de orgullo”. Admitió que sentía ”mucha afinidad” con él y que fue el primer amigo transformista que conoció, para luego apuntar, emocionado: “Me gustaría poder hacer una quedada en Santa Catalina, el centro neurálgico del Carnaval pero también de la comunidad, de cuatro en cuatro por las medidas, y que brindáramos por él con cava mientras escuchamos Brindaremos por él, de Massiel y compuesta por José Luis Perales, que tanto le gustaba”. 

Siempre dispuesto a ayudar

También se mostraron visiblemente afectados ayer los concejales que más de cerca llegaron a conocer a Xayo, quien participaba activamente en todas las galas de las carnestolendas a las que le invitaban. “Siempre nos ha colaborado con todo, no solo en el Carnaval, también en los distritos”, ensalzaba la exedila de los años 90 y exalcaldesa Pepa Luzardo, impulsora de la primera gala Drag de 1998, en la que también les apoyó mucho en lo que fue “un poco disparate” porque todavía no se habían cerrado todos los flecos de cómo sería el espectáculo.

Pedro Eugenio Moreno fue jurado en la primera gala Drag Queen del Carnaval capitalino.

decoration

Sobre su participación en el programa de televisión Got Talent, Luzardo afirmó que lo que impactó al jurado “fue cómo contó su vida, después de toda una trayectoria tuvo ese último espaldarazo, y yo creo que eso lo consolidó para siempre, le hacía falta ese reconocimiento nacional”.

Por su parte, María Isabel García Bolta, que fuera edil de Carnaval con Luzardo y Juan José Cardona como regidores, evocó una broma que siempre tenía con Xayo cuando la encontraba por la calle: “En una ocasión, nos compramos la misma camisa y siempre nos reíamos de la coincidencia”. En su opinión, las carnestolendas “pierden mucho”, pero también todas aquellas personas que le conocieron porque fue una persona “maravillosa”. Pero siempre quedará en el recuerdo colectivo “su gran porte y su arte” al subir a las tablas.

Compartir el artículo

stats