La empresa municipal Sagulpa iniciará en medio año la construcción de un aparcamiento con 234 plazas en la calle Juan de Quesada, en la zona de Vegueta, en un espacio cercano al Rectorado de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria en el que invertirá 2,5 millones de euros.

Según ha informado este jueves Sagulpa en un comunicado, se trata de una infraestructura modular y sostenible, anexa a la parroquia de San Roque, que constará de tres alturas, una planta baja y dos sobre rasante, y su plazo de ejecución se estima en cuatro meses.

La obra incluye la demolición de la edificación existente donde se construirá el aparcamiento y la instalación de placas fotovoltaicas en su cubierta para que sea 100 % autosuficiente y pueda abastecer a los centros públicos cercanos.

Además, contará con al menos ocho puntos de recarga para vehículos eléctricos.

La instalación fotovoltaica estará compuesta por 560 módulos y podrá generar 351.000 KWh al año, lo que supondrá un ahorro anual de 42.000 euros y evitará la emisión de 271,14 toneladas de CO2, tras una inversión de unos 270.000 euros.

Conectado con el carril bici

La ubicación del nuevo aparcamiento, en el barranco Guiniguada de la capital grancanaria y alejado del centro urbano, tiene un claro objetivo disuasorio.

En la elección de esta ubicación se han tenido en cuenta los flujos de tráfico, los niveles de congestión, así como la demanda de plazas de estacionamiento, con el fin de disminuir las aglomeraciones en las entradas a la ciudad.

A este aparcamiento hay que sumar los que se tiene previsto construir en el cono sur, que están vinculados a la Metroguagua y que pretenden fomentar el uso de este nuevo modo de transporte entre los ciudadanos que vienen a la capital desde el sur", según ha señalado el edil de Movilidad del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, José Eduardo Ramírez.

Para facilitar la conexión con la ciudad, y tras la municipalización de ese tramo de la conocida como carretera del centro, este nuevo aparcamiento se conectará con el carril bici y se instalará una estación de sistema público de bicicleta compartida con Sítycleta.

Según la nota, para minimizar el impacto visual hacia la calle Juan de Quesada, en la fachada más larga y visible del nuevo aparcamiento está prevista la ejecución de un jardín vertical.

Otro aspecto destacable en cuanto a la sostenibilidad de esta nueva estructura será la instalación de un depósito enterrado que permita la recogida de agua para el riego del jardín vertical, así como de los parterres que se dispongan en la planta baja.

En cuanto a los materiales, se utilizarán estructuras metálicas y losas de hormigón con entramado de pilares y vigas y el pavimento se realizará con árido de color claro para mitigar el impacto visual.