Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El rescate del ‘Ever Given’ limita el efecto del cierre del canal de Suez en el Puerto de Las Palmas

MSC desplaza dos portacontenedores al Puerto de Las Palmas para sortear el embotellamiento | Varios buques continúan hacia Asia sin parar en el Archipiélago

Los remolcadores logran desencallar el carguero que bloqueaba el Canal de Suez

Los primeros barcos gaseros y portacontenedores desviados del canal de Suez para evitar el atasco generado tras el accidente del Ever Given ya se dirigen hacia el cabo de Buena Esperanza, aunque el efecto de estos tráficos imprevistos en puertos como el de Las Palmas se verá limitado tras el éxito de la operación para desencallar el buque que culminó durante la mañana de ayer. Dos portacontenedores de MSC ya han confirmado su paso en fechas próximas por el recinto capitalino, aunque los barcos que realizan la ruta hacia el este ya han pasado por las cercanías del Archipiélago sin parar. Mientras tanto, las terminales de contenedores preparan planes para atender al incremento de tráfico sin descuidar las operaciones habituales al asumir que el repunte se limitará al tiempo necesario para deshacer el cuello de botella que se ha generado durante estos días en los dos extremos de la vía, según señalan fuentes portuarias.

Las principales navieras de mercancías del mundo comenzaron a realizar cambios de ruta en algunos de sus buques durante el fin de semana. La danesa Maersk mantiene ocho portacontenedores desviados al cabo de Buena Esperanza en viaje hacia el este y otros siete hacia el oeste. Algunas de estas naves realizan rutas compartidas a través de la alianza 2M con la naviera italo-suiza MSC, que el sábado confirmó la alteración de las travesías de once embarcaciones y el retorno de otras dos a sus puertos de origen.

MSC, que tiene en Gran Canaria uno de sus puertos hub para el transbordo internacional de mercancías, ya dirige dos de sus buques a la Isla. Entre ellos se encuentra el Conti Cortesía, un portacontenedores de 333 metros de eslora que dos días después del suceso del Ever Given zarpó del puerto de Mundra, al oeste de la India. Su llegada al recinto capitalino está prevista para el 14 de abril, de acuerdo con la información automática emitida desde el buque (AIS, por sus siglas en inglés), aunque su escala todavía no está registrada en el sistema de la Autoridad Portuaria de Las Palmas.

Sin parar en Canarias

Ninguno de los portacontenedores procedentes de América que tenían previsto cruzar Suez para dirigirse a Asia han recalado de momento en Las Palmas de Gran Canaria. El Bremen y el MSC Bilbao, ambos en ruta de Nueva York a Singapur dentro de una de las líneas conjuntas de 2M, navegaban al cierre de esta edición frente a las costas de Senegal tras cruzar el Atlántico desde el oeste. En sus proximidades y con rumbo similar se encuentran otros tres barcos de la alianza THE, el HMM Dublin, el One Munchen y el HMM Rotterdam, que también han alterado su ruta tras zarpar de los puertos de Rotterdam, Londres y Nueva York, respectivamente. CMA-CGM, por su parte, dirige dos de sus buques hacia el sur -el Leo y el Attila- sin parar en el Archipiélago.

Con el Ever Given trasladado hasta el Gran Lago Amargo del interior de Suez, aún es necesario comprobar el estado de los fondos del canal, cuyo calado puede haberse alterado como consecuencia del encallamiento. Maersk anunció durante la tarde de ayer su intención de revisar las trayectorias de sus quince barcos desviados para analizar si les resulta más conveniente darse la vuelta y retomar las operaciones tal y como estaban previstas antes del accidente. Hapag Lloyd, que forma parte de la alianza THE, avanzó que no prevé realizar más viajes por Buena Esperanza que los seis confirmados durante el fin de semana.

En el Puerto de Las Palmas, las terminales de contenedores continúan asegurando sus operativas cotidianas mientras se preparan para recibir a estos buques imprevistos sin perjudicar a sus clientes habituales. Fuentes del sector limitan el repunte del tráfico a un periodo máximo de entre tres y cuatro semanas, el tiempo necesario para que los barcos que durante estos días han zarpado de Asia con destino a Europa o América lleguen hasta el Archipiélago, y descartan que los portacontenedores de mayor capacidad puedan operar en las terminales del Archipiélago debido a las limitaciones de sus grúas, con una pluma que no alcanza a cubrir toda la manga de estos megabuques.

A la hora de captar estos tráficos excepcionales, los puertos de las Islas cuentan en cualquier caso con ventajas competitivas frente a otros recintos del entorno, según señalan las mismas fuentes. La posibilidad de recibir combustible a mejores precios que en Europa o con más calidad que en África, así como las conexiones internacionales de los aeropuertos de las Islas para realizar los cambios de tripulaciones, permiten que el Archipiélago pueda volver a hacer gala de su posicionamiento en la ruta marítima norte-sur aunque sea por pocas semanas, según apunta un consignatario. El presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, Luis Ibarra, subrayó ayer que el Puerto está preparado para la llegada de estos buques.

Compartir el artículo

stats