Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PUERTO

La Luz espera que el efecto de Suez en abril palíe la caída de los suministros

Las petroleras se pertrechan para afrontar el repunte puntual del tráfico internacional

Un buque recibe combustible en fondeo en el Puerto de Las Palmas, el pasado enero. Andrés Cruz

El suministro de combustible a buques en el Puerto de Las Palmas vivirá en abril un ascenso puntual gracias a las operaciones vinculadas al bloqueo del canal de Suez. A los buques que fueron desviados de sus rutas habituales durante el cierre se sumarán a lo largo de las próximas semanas las naves que solían pasar por el recinto capitalino sin repostar y que ahora tendrán que hacerlo para evitar el cuello de botella en sus puertos de destino, según señalan fuentes del sector. La Autoridad Portuaria espera que el alza permita compensar las caídas relativas de los últimos meses, aunque su presidente, Luis Ibarra, advierte que la recuperación de abril no será completa hasta que el proceso de vacunación contra el coronavirus avance y los viajes interinsulares vuelvan a sus frecuencias previas a la pandemia.

Algunas de las empresas que importan combustibles para el abastecimiento de los buques que pasan por el Puerto acababan de descargar importantes cantidades cuando ocurrió el accidente del Ever Given y otras comenzaron a pertrecharse en cuanto se divulgaron las primeras informaciones sobre el bloqueo del canal. La actividad por parte de los traders -intermediarios que comercian con el combustible que llega posteriormente a Las Palmas- no ha parado desde hace una semana. La toma de decisiones fue prácticamente inmediata y tres días después ya se habían realizado compras de un volumen sensiblemente mayor al habitual, según señalan las mismas fuentes.

El combustible que aún no está en el recinto capitalino llegará a tiempo para los barcos desviados por las grandes navieras que en estos momentos navegan desde Asia hacia Europa o América por el cabo de Buena Esperanza -los barcos que realizan el trayecto opuesto están siguiendo su ruta sin parar en el Archipiélago-, aunque no serán los únicos buques que realicen repostajes imprevistos en Canarias. De acuerdo con las fuentes consultadas, otras naves que habitualmente pasan por Las Palmas en escalas operativas sin recibir combustible optarán ahora por abastecerse aquí ante los cuellos de botella que se esperan en los principales puertos europeos durante las próximas semanas, una vez desatascado el canal de Suez.

Especialistas en fondeo

La Luz, con una capacidad de almacenamiento que supera los 300.000 metros cúbicos, presenta ventajas competitivas con respecto a otros recintos del entorno. El Puerto no solo dispone de una amplia oferta de suministradores, desde Oryx a Peninsula Petroleum pasando por Cepsa, Repsol o Minerva Bunkering; también cuenta con varios métodos de suministro adaptados a los distintos tipos de tráfico. Por un lado, el abastecimiento en atraque a través de ocho kilómetros de tuberías que llegan a muelles con una profundidad suficiente como para atender a los buques con mucho calado -gaseros, principalmente- que estas semanas bordean África por el sur. Por otro, los camiones cisterna y las seis gabarras que abastecen en fondeo, tanto entre diques como en las dos radas. Las Palmas se ha especializado en este último segmento, sobre todo en las denominadas bunker-only calls, escalas rápidas en las que el barco llega, reposta y se va.

Los nuevos tráficos de abastecimiento permitirán al Puerto compensar en la estadística de abril las caídas relativas que viene registrando en este apartado durante los últimos meses, aunque Ibarra acota esta recuperación al próximo mes y aboga por esperar hasta el final del primer semestre para analizar su efecto completo. En cualquier caso, el repunte no se podrá consolidar hasta que las operativas interinsulares de pasajeros ganen frecuencias a medida que la situación sanitaria mejore con la vacunación, de acuerdo con el presidente de los Puertos de Las Palmas.

Compartir el artículo

stats