Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Gobierno incrementará la ayuda a Cáritas ante la crisis social

Román Rodríguez se compromete a abrir más comedores sociales de manera inmediata

Román Rodríguez y Gonzalo Marrero, ayer en su reunión en Cáritas.

Román Rodríguez y Gonzalo Marrero, ayer en su reunión en Cáritas.

El Gobierno de Canarias se compromete a incrementar sus ayudas a Cáritas Diocesana ante la grave situación en la que se encuentra la entidad solidario debido a la fuerte demanda. El vicepresidente del Gobierno, Román Rodríguez, visitó ayer las instalaciones de la ONG en Las Palmas de Gran Canaria, y aseguró que la mayor demanda social obliga también a todas las administraciones públicas a intensificar el apoyo a una organización “a la que no podemos dejar sola”.

Rodríguez se ha comprometido con Cáritas a abrir más comedores sociales de manera inmediata, de los que actualmente hay cuatro en Gran Canaria, para poder atender a más personas. “La crisis ha hecho daño a los sectores más vulnerables” y hace falta continuar impulsando prestaciones como la renta canaria de ciudadanía y el ingreso mínimo vital y seguir ampliando su cobertura, ha dich. A su juicio, “las instituciones no podemos dejar solas a organizaciones como Cáritas” y hay que buscar recursos para ayudarlas.

Rodríguez ha destacado que a los canarios que viven en situación de necesidad se unen los inmigrantes irregulares que llegan a las costas de las islas y en lo que va de año, Cáritas ya ha atendido a 1.300 inmigrantes que no están en los centros, sino “en las calles o en los barrancos”, y acuden a buscar comida para comer.

“Un nuevo perfil de personas muy vulnerables que no están en los programas de acogida humanitaria ni en los macrocentros y están en las calles y en los barrancos”, ha dicho el vicepresidente.

“Hace falta buscar nuevas alternativas para afrontar la situación”, pide el director de Cáritas

decoration

En la misma cita Cáritas ha denunciado que existe “una crisis social de magnitud sin precedente en Canarias” en la que numerosas personas se encuentran sin los recursos más elementales. Por ello, hace falta buscar nuevas alternativas para afrontar la situación, dijo su director de Cáritas en Las Palmas, Gonzalo Marrero.

Antes de la pandemia ya había un 33 por ciento de la población en situación de pobreza, pero tras el coronavirus, “la situación es cada vez más dura”, indicó Marrero, que denunció que muchos servicios públicos no atienden de manera presencial, la telefónica es “muy deficitaria” y se exige a las personas que solicitan ayuda que tengan un teléfono móvil para comunicarse con ellos y ser capaces de acceder a internet, por ejemplo, algo que algunas personas y colectivos no pueden hacer. “Hay descontrol y descoordinación y cada vez más personas acuden a Cáritas a pedir ayuda”, sentenció.

Compartir el artículo

stats