Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los musulmanes de la Isla inician el segundo Ramadán en pandemia

Las mezquitas acortan el tiempo de rezo y celebración tras la ruptura del ayuno para que los fieles puedan respetar el toque de queda

28

Comienzo del Ramadán en Las Palmas de Gran Canaria en 2019 Juan Castro

La comunidad musulmana en las Islas inicia este martes su segundo Ramadán en pandemia. Una celebración que, al igual que cualquier otro acto multitudinario, se verá alterada por las restricciones sanitarias. Las mezquitas de Gran Canaria se han visto obligadas a acortar el tiempo de rezo tras la ruptura del ayuno para que los fieles puedan regresar a sus casas antes del toque de queda de las 10 de la noche. Por lo que, mayormente, tocará volver a vivir la fiesta en la intimidad de los hogares. El mes sagrado del Islam tendrá lugar hasta el próximo 12 de mayo.

“Será un Ramadán a medio gas”, señala Omar Kasse, secretario de La Liga Islámica Canaria, entidad que gestiona las dos mezquitas de Las Palmas de Gran Canaria. A diferencia del año pasado, en este ocasión los templos si podrán permanecer abiertos al culto, pero la celebración de este 2021 distará mucho de la normalidad. Al igual que ocurrió en Semana Santa para los católicos, todos los actos multitudinarios han quedado suprimidos. Por segundo año consecutivo la explanada del parque Santa Catalina no acogerá la celebración del Eíd al Fitr o Fiesta del Fin del Ayuno.

En Canarias unas 74.000 personas profesan el Islam, de las que más de 52.000 viven la provincia de Las Palmas, mayormente en Gran Canaria. Para esta amplia comunidad, el mes de Ramadán es un periodo sagrado, espiritual, que debe vivirse en familia y donde la solidaridad cobra un especial protagonismo. Tradicionalmente los fieles se reúnen en las mezquitas o en casas de allegados después del atardecer para rezar y compartir alimentos tras estar todo el día de ayuno.

La fiesta de este año será muy diferente, al estar limitadas las reuniones de no convivientes a cuatro personas y los actos multitudinarios suspendidos. En los lugares de culto el aforo permitido es del 33%, por lo que unos 150 fieles -entre las mezquitas de la calle Viriato y de Tomás Miller- podrán asistir al solemne momento de la ruptura del ayuno, a eso de las ocho y media de la tarde. “Todos deberán ir con mascarilla, gel, alfombras individuales y guardando distancias”, explica Kasse.

El horario de cierre de las mezquitas de la capital será a las 21.30, una hora después del atardecer y tan solo media hora antes del toque de queda. “Estamos pendientes de los cambios de nivel que decrete el Gobierno de Canarias”, indica Kasse. Actualmente, Gran Canaria se encuentra en nivel 3 de alerta epidemiológica pero, de regresar al nivel 2 el toque de queda se retrasaría a las 11 de la noche y aumentaría el aforo en los templos. “De ser así podríamos estar más tiempo y vivirlo mejor, si no, nos tendremos que conformar”.

La Liga Islámica repartirá bandejas individuales con dátiles y arroz, entre otros alimentos, para llevar a casa

decoration

Uno de los momentos que más se verá afectado por las restricciones sanitarias será el de la convivencia tras la ruptura del ayuno. Según Kasse, los fieles apenas podrán tomar un descanso para tomar té entre rezo y rezo, dado el poco tiempo del que disponen. Atrás quedaron los años en los que aprovechaban estos minutos de solemnidad para compartir la bebida y los alimentos entre iguales. En su lugar, la Liga Islámica repartirá bandejas individuales y desechables con dátiles y arroz, entre otros alimentos, “que los fieles deberán llevarse y consumir en sus casas”, explica el secretario de la organización. Una medida que tiene una especial atención en aquellos que están padeciendo una situación de calle.

Y es que, por encima de todo, el Ramadán es un mes de solidaridad, detalla Kasse. “Es un tiempo para arrepentirse de todo lo malo, ser respetuosos, volverse más tolerantes y humildes”, aclara. Valores que en tiempos de pandemia, puntualiza, cobran más sentido que nunca. “La mejor inversión es ser buena persona y ayudar al prójimo”, añade.

Kasse apunta que el Ramadán debe servir a los musulmanes para darse cuenta de que es necesario “valorar más las cosas que se tienen”. Un sentido que cobra especial importancia en el contexto actual, después de haberse producido miles de muertes por la Covid-19 tanto en España como en los países de origen de la comunidad islámica canaria. Situación de crisis sanitaria y económica -con decenas de familias musulmanas en paro o ERTE- a la que habría que sumar la migratoria.

Fuera de la capital grancanaria existe casi una decena de mezquitas. En la de Maspalomas, situada en el centro comercial Yumbo, Boutahar, colaborador del centro, señala que la celebración este año será “complicada”. “Cerraremos la mezquita después de romper el ayuno, apenas dará tiempo a unos rezos de cinco minutos”, apunta. En este caso, afirma que el grueso de la comunidad islámica del Sur reside en San Fernando y El Tablero y no en Playa Inglés, por lo que deben cerrar antes de tiempo para que los fieles puedan regresar a sus casas sin saltarse el toque de queda. “Así se lo hemos comunicado a quienes normalmente vienen, lo mejor es celebrarlo en casa, en la intimidad”, sostiene.

Mezquitas de Gran Canaria

Las Palmas de Gran Canaria.- Liga Islámica Canaria

Las Palmas de Gran Canaria cuenta con dos mezquitas donde celebrar el mes sagrado de Ramadán hasta las 21.30 horas mientras siga vigente el toque de queda a las 10 de la noche. Las gestiona la Liga Islámica Canaria y se encuentran en la calle Viriato -Guanarteme- y la del Imam Malik en la esquina de Tomás Miller con Nicolás Estévanez, en la zona de Santa Catalina.

Sureste.- Cinco mezquitas

La comarca del Sureste es la que aglutina una mayor cantidad de mezquitas en la Isla. Entre Ingenio, Agüimes y Santa Lucía hay cinco templos dedicados al culto musulmán. Están situadas concretamente en las localidades de Carrizal, Cruce de Arinaga, Balos y dos en Vecindario.

Sur.- En zona turística

En los dos municipios turísticos de Gran Canaria -Mogán y San Bartolomé de Tirajana- hay tres mezquitas. Una se encuentra en Puerto Rico, otra en San Fernando y la tercera estaría en el centro comercial Yumbo, en Playa del Inglés.

Compartir el artículo

stats