Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Club Náutico convoca a sus socios para analizar el rechazo del Puerto

La junta abordará este mes la respuesta de la entidad ante la negativa de la Autoridad Portuaria a renovar la concesión de suelo público

Piscina y muelles del Club Náutico de Gran Canaria

Piscina y muelles del Club Náutico de Gran Canaria

El Real Club Náutico de Gran Canaria informará este mes a sus socios sobre la decisión de la Autoridad Portuaria de Las Palmas de rechazar la ampliación de la concesión de suelo público que ostenta desde la década de 1960 junto a la playa de Alcaravaneras. La entidad presidida por Maica López Galán celebrará el día 29 una junta económica y otra de actividades durante la que la directiva tiene previsto analizar la situación generada tras la resolución del consejo de administración portuario y la propuesta para adquirir parte del terreno que ocupa en la actualidad.

Las dos juntas de socios estaban convocadas antes de que se conociera la decisión de la Autoridad Portuaria de Las Palmas. Su celebración tendrá lugar en una larga jornada durante la que se tratarán asuntos como la repercusión de las tasas portuarias en los armadores o la designación de una auditoría externa para las cuentas del pasado ejercicio, aunque el mayor punto de interés se encuentra en las explicaciones que ofrecerá la directiva sobre la decisión del Puerto y las acciones que llevará a cabo la entidad a partir de ahora.

El consejo de administración de la Autoridad Portuaria rechazó el pasado lunes la solicitud presentada por el Club Náutico para renovar la concesión, que caduca en 2028. En cualquier caso, su presidente, Luis Ibarra, dejó abierta la puerta a otras fórmulas que garanticen la permanencia de la entidad en su ubicación actual.

Compra del suelo

El club es propietario del suelo más cercano a la Avenida Marítima, sobre el que se levanta su sede, y tiene dos concesiones, una contigua al inmueble en la zona de la piscina y el solarium y otra en la marina. La propuesta avanzada por Ibarra este lunes incluye la venta del suelo portuario que con el paso de los años ha quedado alejado del agua y el mantenimiento de los pantalanes en concesión. De acuerdo con el presidente de los Puertos de Las Palmas, esta fórmula resultará más económica para el club, que de otro modo tendría que asumir los elevados costes de la renovación de toda la concesión actual.

La decisión sobre el futuro del Club Náutico también interesa al Ayuntamiento, cuyo concejal de Urbanismo, Javier Doreste, indicó que el consistorio aspira a hacerse con ese suelo en el caso de que la entidad deportiva finalmente renuncie a él. En cualquier caso, negó que hayan existido presiones municipales a la Autoridad portuaria para que denegara la concesión al Náutico.

Compartir el artículo

stats