La calle León y Castillo tendrá un parque para perros en el pequeño espacio verde que está situado en la intersección entre esa vía y el final de Luis Doreste Silva, muy cerca del parque Romano, a la altura del número 248. Las obras del pipican ya se han iniciado y forman parte del tramo 5.2 de la Metroguagua, el que conecta Luis Doreste Silva con la calle Pío XII, a través del Paseo de Madrid y la calle Juan XXIII.

Aunque no forman parte del recorrido de la Metroguagua, el proyecto contempla también obras de reurbanización en el tramo de León y Castillo, el que va entre Juan XXIII y la calle Bethoven, a la altura del colegio de Los Salesianos, donde además del pipican se están ensanchando las aceras para que cumplan con la normativa de accesibilidad. Todo ello se pagará con el dinero de la Metroguagua.

La calle se quedará con dos carriles y se quedará igual que el siguiente tramo, el que llega hasta el parque San Telmo. Para agrandar las aceras se ha tenido que inutilizar de manera provisional el carril de bicicleta, porque se ha tenido que levantar el asfalto. El carril bici se ha trasladado de momento a la zona más cercana al mar y volverá a la parte de poniente cuando concluyan las obras.

Además de estos trabajos de León y Castillo, que no forman parte del trazado de la Metroguagua, los operarios avanzan también en estos momentos en el ensanche de aceras del paseo de Madrid y la plaza de Emilio Ley. El tramo que se está construyendo es el único en el que los carriles del nuevo sistema de transporte no van en paralelo.

En concreto, la Metroguagua tendrá un carril en sentido ida que partirá de Luis Doreste Silva, subirá por el Paseo de Madrid y conectará con Pío XII, a través de la plaza de Emilio Ley.

Para ir hacia el sur, en sentido de vuelta, el carril conectará desde Pío XII con Luis Doreste Silva a través de la Plaza de Emilio Ley, Pérez del Toro y Juan XXIII. Este tramo no tendrá ninguna andén, porque hay muy poco espacio. La parada más cercana a esta fase estará a la altura de piscina Julio Navarro.

Para dejarle hueco al Bus Rapid Transit (BRT), se eliminará el tráfico en el tramo de Pérez del Toro que va entre el Paseo de Madrid y Juan XXIII y sólo quedará un acceso para los residentes en el lado de tierra.

El sentido de la calle Paseo de Madrid cambiará en el tramo que va entre Luis Doreste Silva y León y Castillo y pasará a ser exclusivo para el paso de la Metroguagua. En el resto de la calle se eliminan los aparcamientos y se quedarán dos carriles, uno para el BRT y otro para los coches particulares. Según explica la memoria del proyecto de este tramo, “en la intersección entre Emilio Ley y Pérez del Toro se retocará la pendiente invertida de la calle con el fin de conseguir un paso cómodo de los vehículos. Para ello, se bajará la cota interior de la calle en su encuentro con el muro delimitador de la parcela, creándole un forro a este. Además, se creará una escalera en la parte interior de la acera para salvar la alta pendiente”.

Juan XXIII

El cruce de Pérez del Toro con Juan XXIII también será modificado, con el objetivo de crear pasos de peatones en todos los itinerarios existentes. En lo que se refiere al tramo de Juan XXIII, la actuación prevista es “más bien blanda” y se limitará a crear el carril para la MetroGuagua.

Para compensar la eliminación del último tramo del Paseo de Madrid, que será solo para el BRT, se retocará toda la intersección de León y Castillo con Luis Doreste Silva, creando un carril directo de salida hacia la Avenida Alcalde José Ramírez Bethencourt, sustitutorio a la alternativa eliminada. La acera de la intersección se eliminará para alinearla según lo establecido en el Plan General de Ordenación (PGO)llevándola así a la alineación, justo al lado de donde se hará el parque para perros.

En las zonas verdes previstas , se prevé plantar lavanda, romero y alternanthera, así como nuevos árboles. Por otro lado, se acometerá la obra civil para alumbrado público y telecomunicaciones El alumbrado será renovado en su totalidad, con nueva instalación de luminarias LED. La obra se adjudicó por 2,49 millones de euros a la empresa Compañía General de Construcción Abaldo.

Reclaman once áreas caninas


El nuevo parque para perros servirá para dar respuesta a la gran demanda de espacios de este tipo por parte de los vecinos. En la zona existe un parque para perros desde hace años en el Parque Romano, justo detrás del Ayuntamiento -el primero que se creó en la ciudad en el año 2012- y este será el segundo. Entre los proyectos presentados por la ciudadanía a los presupuestos participativos de 2020 había once áreas caninas, entre ellos, uno en las inmediaciones de la zona donde se va a instalar este de León y Castillo. A lo largo de los últimos nueve años se han ido creando en la ciudad un total de 23 espacios para perros, entre ellos los del parque Hermanos Millares, en la Vega de San José, parque Alonso Quesada, plaza de Canarias, parque de Las Rehoyas, parque Juan Pablo II, parque San Telmo, La Minilla, Schamann y La Paterna, donde se abrió uno de los últimos parques canino.