Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

OBITUARIO

Muere Raquel Montero, antigua dinamizadora de Pedro Infinito

Los comerciantes resaltan lo mucho que luchó para mejorar la situación de la zona comercial de Schamann

Raquel Montero

Raquel Montero

Raquel Montero Pérez, la que fuera dinamizadora de la Asociación de Empresarios de la Zona Comercial Abierta de Pedro Infinito (Schamann), durante casi 20 años, falleció el pasado lunes.

 La desaparición de Montero Pérez ha causado hondo dolor en el barrio de Schamann, tanto entre los comerciantes como en el vecindario, donde era muy conocida y querida por su carismática personalidad y por el enorme esfuerzo que llevó a cabo durante muchos años para sacar adelante la zona comercial de Pedro Infinito.

Licenciada en Derecho, Montero fue dinamizadora de la zona comercial durante 17 años, entre1997 y 2014, y se implicó muchísimo en la defensa de los intereses de los comerciantes, sobre todo en la época en que estuvo cerrada la calle Obispo Romo por la construcción del puente, después de que el muro se hundiera en 2007, una de las peores épocas que vivió la zona.

La eliminación durante más de dos años de la conexión entre Schamann y Escaleritas por Obispo Romo provocó una merma de clientes en la zona comercial y Montero reclamó más de una vez en los medios de comunicación una solución al problema. Raquel Montero dejó la dinamización de los comercios de Pedro Infinito hará unos diez años, pero los comerciantes aún recuerdan lo que batalló para conseguir que los comercios aumentaran las ventas y consiguieran más clientes.

Marianela Caballero, empresaria y antigua presidenta de la asociación de comerciantes de Pedro Infinito, la recordaba este martes con cariño y todavía impresionada por la noticia. “Ella trabajó mucho con nosotros en la asociación, antes de que el Cabildo reconociera el trabajo de los dinamizadores en las zonas comerciales abiertas. Estuvo desde la época en que Pedro Rivero era presidente de la asociación hasta que tuvimos que cerrar por la crisis”, recordó Caballero, quien resaltó el “talante trabajador” de Montero.

“Ella consiguió grandes cosas para Pedro Infinito como dinamizadora, entre ellas, que se pintaran las fachadas de las viviendas. Hicimos muchísimas cosas importantes en aquella época y ella fue un pilar fundamental porque fue la que convencía a los comerciantes para que se asociaran”, resaltó Caballero, propietaria de la libreria Romar, que ahora está en Siete Palmas, tras cerrar hace varios años el establecimiento de Pedro Infinito.

El papel de Montero en las fiestas de Schamann, añadió, fue también muy importante. “Se involucraba en las romerías, en la venta de boletos, en los sorteos. Era muy trabajadora y todos los logros que se consiguieron fue en su época de dinamizadora. Sólo tenía 51 años y todos los comerciantes la conocían porque era muy dicharachera y una chica muy agradable. Tenía mucho encanto y era apasionada con todo lo que hacía. Luchaba por el barrio muchísimo. Era de Escaleritas pero tenía adoración por Schamann y cuando la zona empezó a decaer por la crisis y los comercios empezaron a cerrar, tuvimos que clausurar la asociación”, sostuvo.

Compartir el artículo

stats