Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Comercios claman contra Endesa por un largo corte de luz en la calle Barcelona

La previsión se excedió y provocó pérdidas de más de 500 euros por un corte de ocho horas

Uno de los establecimientos afectados ayer por el corte de luz. | | LP/DLP

Uno de los establecimientos afectados ayer por el corte de luz. | | LP/DLP

Sin luz. Así se quedaron ayer los vecinos y comerciantes de una parte de la calle Barcelona, en las inmediaciones del Mercado Central, por trabajos en la línea eléctrica llevados a cabo por Endesa, que se demoraron en el tiempo más de lo previsto en un primer momento, hasta casi las seis de la tarde. Según los empresarios de la zona, la situación les hizo tener pérdidas de más de 500 euros en algunos casos, ya que muchos ni siquiera pudieron abrir sus establecimientos en todo el día, puesto que no tenía sentido mantener su actividad si no disponían de electricidad para funcionar. En el caso de los restaurantes y cafeterías, tuvieron que tirar productos perecederos que se pusieron en mal estado al no funcionar los frigoríficos y congeladores.

El dueño del Bar Dos Amigos, Pepe, comentó que haber cerrado ayer le hizo perder, además de los 500 euros de facturación que podría haber sacado en la jornada, una cantidad todavía mayor por todos los alimentos y productos que ha tenido que tirar a la basura al haberse puesto en mal estado. “Encima, en estos días nos llegará la factura de la luz, que solemos pagar entre 600 y 700 euros cada dos meses, y seguro que ahí sí que no nos descuentan nada”, criticó el emprendedor. En su caso, su establecimiento es familiar, pero la cafetería que está a su izquierda tuvo que enviar a casa a sus cinco empleados.

Pepe también aseguró que varios empresarios de la calle decidieron hablar con un abogado que tiene su despacho en esta zona para presentar una reclamación a la compañía eléctrica por los daños causados durante la jornada, ya que entienden que no tuvieron la información necesaria y que actuó de mala fe.

Sin embargo, desde Endesa, si bien admitieron que se produjo un retraso en las tareas porque se encontraron “complicaciones”, también insistieron en que en ningún caso ello se debió a “alguna incidencia adicional” y que no se actuó con mala fe. Al mismo tiempo, lamentaron las molestias que se pudieron ocasionar por este retraso en los trabajos.

La gerente de la lavandería autoservicio de la calle Barcelona se mostraba ayer indignada por la ausencia de información. “Estaba justamente llamando a un asesor de Endesa a ver qué podemos hacer, porque encima que el momento que estamos viviendo es tan complicado, se nos corta el servicio sin que nos informen ni nada... ¿Quién se hace cargo de las pérdidas que hemos tenido?”, se cuestionó la mujer, que un martes podría haber facturado, en una jornada normal, hasta 200 euros.

La empresaria explicó que, al hablar con los operarios de Endesa encargados de los trabajos de mantenimiento de la red sobre las 15.00 horas, momento en el que estaba previsto que concluyeran, les avisaron que necesitarían “una horita más”, y así fue pasando el tiempo hasta que, por fin, a las seis de la tarde regresó el suministro. Ella sí fue una de las que decidió abrir su establecimiento al llegar de nuevo la luz, a ver si en las horas que quedaban hasta el toque de queda algún cliente se acercaba a la lavandería.

Según Arturo, dueño de una tienda de menaje, la compañía eléctrica actuó con una “total falta de consideración” hacia los empresarios y sus trabajadores, que tuvieron que ir a sus puestos al mediodía para quedarse “con los brazos cruzados” porque no se podía hacer nada. “Este es un día perdido, sin email, sin teléfono, sin pedidos”, lamentó el empresario, quien agregó que la situación económica por la que atraviesan ya es lo suficientemente mala como para que encima se vean obligados a cerrar sus negocios todo un día.

Compartir el artículo

stats