Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Desaparecido

Un año sin saber de Yurian

El joven de 35 años, con 66% de discapacidad salió de su casa en La Isleta el día de su cumpleaños y aún no hay rastro de su paradero

Yurian Cabrera Tacoronte junto a su madre Toñi

Yurian Cabrera Tacoronte junto a su madre Toñi

Yurian Cabrera Tacoronte cumple 36 años el próximo 12 de mayo, el mismo día en que se suma un año desde que salió de su casa en La Isleta sin concretar adonde se dirigía. Su madre no ha cesado la búsqueda del joven que presenta un 66% de discapacidad mental y que, además, tiene problemas de adicción a las drogas. A Toñi Tacoronte le han dado varias versiones pero la Policía aún no encuentra rastro alguno de qué pasó con Yurian.

El 12 de mayo se cumple un año ya sin que los familiares de Yurian Cabrera Tacoronte tengan noticias sobre su paradero. Lo que ha convertido los días de su madre, Toñi Taocoronte, en una tortura. Yurian de 35 años, 1,78 metros de estatura, ojos verdes y cabello castaño oscuro; salió de su casa en La Isleta el 12 de mayo de 2020 al caer la tarde, no llevaba dinero y era su cumpleaños. Su madre le preguntó a dónde iba y él respondió que regresaba pronto, a día de hoy Toñi sigue asomada en su ventana esperando a que regrese. El último día en que le vio, estaba extraño, le preguntó qué le pasaba pero el joven no le respondió.

Cuatro días tenía en libertad y es que había estado en prisión hasta el 8 de mayo de 2020 porque le consiguieron sustancias estupefacientes que no eran para la venta pero sí para su consumo y es que Yurian tenía tiempo siendo dependiente de las drogas. Pero, además, presenta una discapacidad mental del 66% y requiere medicación sumada a la que estaba tomando para desintoxicarse al momento de su extraña desaparición. La Policía Nacional aún no tiene rastros de su paradero aunque su madre explica que lo último que se supo fue que una supuesta testigo comentó y dio nombres de personas involucradas en el caso y que asegura le hicieron daño a Yurian alegando que éste “les quito droga”. Por lo que se ha investigado tanto a la mujer que añade esas afirmaciones como a los supuestos implicados en la desaparición del canario.

Su madre pide que lo busquen a nivel nacional pues cree que fue sacado de la Isla

decoration

Y es que lo que contó a los agentes ha tenido en vela a la madre ya que sostiene que esos sujetos “cogieron a mi hijo, le dieron una paliza, lo descuartizaron y lo lanzaron al puente de Silva, situado en Moya”. Sin embargo, se han efectuado diversas batidas por parte de la Policía y nada que aparece rastro alguno de él. La desesperada madre también narra que ha tenido conocimiento de que el mismo día en el que su hijo desapareció “vinieron a buscarlo tres personas” una en una moto y otros dos chicos en un coche que preguntaron por él en la calle Faro a la gente que estaba ahí. A pesar de su adicción, el hijo mayor de Toñi “nunca” había estado fuera de casa por mucho tiempo y esa fue la razón que llevó a su progenitora a denunciar cuando se cumplieron 48 horas desde que desapareció.

Yurian Cabrera Tacoronte LP / DLP

Hay una investigación abierta, manifiesta la madre de Yurian, “lo siguen buscando pero siento que se necesita un dispositivo más amplio”. Asimismo, insiste en que las autoridades competentes deberían comunicar la desaparición de su hijo a través de los informativos nacionales porque no destaca que lo hayan sacado de la Isla “pese a que me han dicho que por barco y avión no ha salido”. Otra de las versiones que le han llegado es que el joven tuvo una pelea con un chico del barrio que, al parecer, vende estupefacientes “quizás porque le pidió drogas” pero lo cierto es que ella ahora sospecha de todo el mundo.

Toñi Tacoronte ruega a toda la población que si tiene cualquier tipo de dato respecto a su hijo lo comuniquen mediante la Policía Nacional (091), Guardia Civil (062) o Emergencias (112) “lo pido desesperadamente, todo aquel que sepa algo que me haga una llamada anónima, que se ponga en mi lugar que me tienen muerta en vida por no saber de mi hijo”. Y es que la madre de Yurian está bajo tratamiento psiquiátrico desde que dejó de tener noticias de él. No come, no duerme, pasa las noches en vela y cierra los ojos solo una hora al día porque siente que en cualquier momento va a aparecer llamándole desde la calle. “Me la paso asomada en la ventana esperando a que él regrese a casa”, lamenta entre lágrimas. “Es muy difícil que a mi hijo no lo haya visto nadie, ya vamos para un año”, insiste la mujer que no ha dejado de buscarle y subir la foto de su hijo a las redes sociales con la esperanza de encontrarlo. “Esto es muy extraño, ya no sé qué hacer”, solloza y finaliza reiterando su petición de que las autoridades amplíen la búsqueda a nivel nacional.

Compartir el artículo

stats