El comité de empresa de Limpieza Viaria ha expresado su rechazo al nuevo retraso en el pago del aumento de retribuciones establecidas en la nueva Relación de Puestos de Trabajo (RPT) aprobada en 2019, que entró en vigor el pasado mes de marzo.

El comité de Limpieza fue el único que rechazó -frente a lo que dijo por error este periódico- el acuerdo planteado el pasado jueves por la directora general de Administraciones Públicas, Mercedes Cejudo, y la concejala de Servicios Públicos, Inmaculada Medina, de retrasar tres meses más el pago de los aumentos salariales, tras los errores de confección de las nóminas, en las que no se incluyeron dichos conceptos, lo que provocó el rechazo de las mismas por la Intervención general. Según el acuerdo alcanzado en 2020, la inclusión en las nóminas de las nuevas retribuciones y complementos deberían haberse hecho efectivos al 50% en este mes de abril.

El comité de Residuos Sólidos fue el único que votó a favor del acuerdo y el comité de empresa del Ayuntamiento se abstuvo, ante la “presión” de Medina de retrasar el pago de las nóminas hasta mayo si no firmaban el acuerdo, que consistían en dejar las retribuciones tal y como estaban sin incluir los nuevos conceptos salariales.

El comité de Limpieza Viaria aclaró que votó en contra del acuerdo propuesto porque no quisieron "ser partícipes, ni cómplices de la falta de previsión del servicio, que tiene que asumir y garantizar el pago de los salarios de este mes a la plantilla y que sea la Administración la que asuma su responsabilidad y no nosotros”.

Por su parte el comité de empresa del Ayuntamiento pidió la dimisión de Inmaculada Medina por su "probada ineficacia como responsable pública" y por forzar el retraso durante tres meses más de los incrementos retributivos. Denunció su “actitud amenazante y humillante” de la edila, quien después de elaborar incorrectamente las nóminas, “presionó” a los representantes sindicales con retrasar el pago de las nóminas hasta mayo si no firmaban el acuerdo.

Según este comité, aunque el acuerdo del 2 de noviembre de 2020 acordó fraccionar en cuatro plazos la aplicación de la RPT, pese al malestar de los tres comités, “los dos primeros plazos ya han sido incumplidos por parte de la concejala titular del área. Consideramos un despróposito y una auténtica vergüenza, así como una falta de respeto a los trabajadores, que habiendo tenido cinco meses para elaborar corectamente dichas nóminas, haya llegado el día del ingreso de la misma y se apunte la posibilidad de no cobrar integramente los conceptos".

Justificó su abstención para "poder salvaguardar el ingreso de los salarios de los trabajadores, aunque se manifestó en total desacuerdo con el fondo y con las formas mostradas por la Administración, especialmente con su concejala de área"