Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Barrios que buscan fondos europeos (I) | La Isleta

El alquiler vacacional llega a las viviendas del grupo Fermín Sanz Orrio

Los vecinos señalan que están comprando pisos a precios bajos para hacer negocios

El alquiler vacacional llega a las viviendas del grupo Sanz Orrio Andrés Cruz

Los vecinos de las 168 viviendas del grupo Fermín Sanz Orrio han visto cómo las viviendas vacacionales han llegado a la zona en los últimos años. En su mayor parte son propiedades adquiridas por personas de distintas nacionalidades a bajo precio para poder así sacarles un mayor rendimiento. Esta actividad contrasta con el aspecto que presentan los edificios de esta pequeña urbanización de promoción pública: bloques de cuatro plantas sin ascensor y con las fachadas con un aspecto degradado en su mayor parte.

Según el registro de Viviendas Vacacionales que elabora el Cabildo Insular cada ciertos meses, en los tres pasajes que conforman el grupo Fermín Sanz Orrio -Sol, Gijón y Jerez- hay dos inmuebles con licencia de alquiler turístico, ambos en la calle Sol. En cambio, los vecinos indican que en este mismo pasaje hay al menos cinco pisos destinados a esta actividad.

“Los ves entrando y saliendo, con maletas, cada semana gente distinta, usando nuestra misma escalera; en algunas hasta alquilan por habitaciones”, indica la hija de Ángela Viñoly Toledo. “Son italianos, rusos, franceses, que han comprado a un precio bajo y se han montado el negocio”, recalca.

Según los principales portales inmobiliarios de internet, las casas en este grupo encajado entre las calles Faro y Luján Pérez tienen unos precios por debajo de la media de la capital grancanaria. Estos rondan entre los 60.000 y los 90.000 euros, y los alquileres están en los 450 euros mensuales.

En cambio, un piso en la misma calle Faro, prácticamente enfrente de la trasera de unos de los bloques rojos de Sanz Orrio, los precios ascienden hasta los 140.000 euros. Una de las diferencias radica en las dimensiones de estos inmuebles. Las casas de promoción pública apenas tienen entre 35 y 45 metros cuadrados, frente a los 70 u 80 que hay en los alrededores, más modernos y, en general, mejor conservados.

Pero, si algo llama la atención es el hecho de que estas casas baratas de 1955, construidas por la extinta Delegación Nacional de Sindicatos del franquismo, estén albergando una actividad turística al alza, según los vecinos. Los edificios presentan numerosos desconchones, caída de cascotes y no tienen ascensor -tienen hasta cuatro plantas-. Los patios comunes que conforman las calles Sol, Jerez y Gijón tienen un aspecto desangelado, sin embellecimiento salvo algún banco y unos macetones en uno de los tres pasajes.

Compartir el artículo

stats