El grupo de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria expresó ayer su preocupación por “el grave problema en la gestión del servicio de limpieza”, cuyos trabajadores han tenido que recurrir a los tribunales ante la “incapacidad” que atribuyen a la edil responsable, Inmaculada Medina (PSOE), para llegar a acuerdos. Su portavoz, Lidia Cáceres, señaló que no dudan de su “buena voluntad”, pero este tipo de decisiones judiciales “ponen en duda su capacidad para resolver los problemas” de su área.

Misma preocupación mostró el grupo municipal de CC-UxGC, que criticó la gestión del área de Limpieza que lleva Medina y se unió a la representación sindical de los funcionarios municipales del departamento para solicitar su dimisión. La formación nacionalista acusó al Gobierno tripartito de inacción y carencia de un proyecto claro de gestión y tratamiento de los residuos sólidos que se producen en la ciudad, al tiempo que denunció en una rueda de prensa la falta de políticas activas, de decisiones en firme y de un mayor compromiso en este área.