Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Urbanismo consultará a los vecinos el uso que se dará al viejo cine Guanarteme

El edil Doreste quiere que el centro sea un elemento impulsor de la rehabilitación y dinamización del barrio | El edificio ya es municipal tras permutarlo por una parcela

Fachada del viejo cine Guanarteme, en el número 163 de la calle Fernando Guanarteme, situado junto al bar Hermanos García. | | JOSÉ CARLOS GUERRA

Fachada del viejo cine Guanarteme, en el número 163 de la calle Fernando Guanarteme, situado junto al bar Hermanos García. | | JOSÉ CARLOS GUERRA

Los vecinos de Guanarteme decidirán qué papel jugará en la dinamización económica y social del barrio el futuro centro sociocultural que se instalará en el antiguo cine Guanarteme, un edificio que desde finales del pasado año ha pasado a ser propiedad del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, tras la firma de un convenio de permuta con sus anteriores dueños, pertenecientes a la Iglesia Ministerios Apostólicos Buenas Nuevas. El cine Guanarteme, que propició muchas veladas felices entre los vecinos del barrio entre los años 60 y 80 del siglo pasado, volverá a recobrar nueva vida y el papel que tendrá forma parte del plan de rehabilitación del barrio, según explica el concejal de Urbanismo, Javier Doreste. El Ayuntamiento pretende iniciar la rehabilitación y acondicionamiento del viejo edificio antes de que termine el mandato.

El convenio con la entidad religiosa, que utilizó el viejo cine como estudio de televisión para grabar su programa Buenas Nuevas, se firmó a finales del pasado año. A cambio del histórico cine, el Ayuntamiento ha cedido a la entidad religiosa una parcela de 9.100 metros cuadrados en el bario de Siete Palmas, en la calle Virgen del Pilar, esquina Doctor Julio Barry Rodríguez, junto a la Avenida Juan Carlos I y en las inmediaciones del centro comercial Las Ramblas.

El Ayuntamiento cedió una parcela de 9.100 metros en Siete Palmas a los antiguos dueños

decoration

La Concejalía de Urbanismo, explicó Doreste, ha encargado un plan de usos del centro y, de forma, paralela se está haciendo un diagnóstico del barrio, cuya primera fase ha concluido. Este diagnóstico forma parte del proyecto de rehabilitación económica y social de la popular zona. “En función de lo que establezca ese plan de usos, se rehabilitará el edificio. No tiene sentido proyectar la rehabilitación sin saber antes qué actividades se van a desarrollar”, indica.

De momento, el departamento dispone de un diagnóstico de las potencialidades que tiene el barrio. “Ahora le hemos pedido al mismo equipo de investigación que plantee las alternativas: qué se puede hacer” para desarrollar y reactivar la zona, un proceso en el que el futuro centro sociocultural de Guanarteme será una pieza central. Tras aclarar que todavía no se ha decidido nada en cuanto al contenido del centro, Doreste indica que “puede ser un centro de negocios, o una infraestructura en la que cualquier productor que venga a la ciudad encuentre los medios para hacer una película, un documental o un anuncio en este pequeño plató”. También pueden tener cabida en este centro sociocultural, añade, “los grupos aficionados de teatro, grupos de música y murgas que pueden utilizar los locales y el escenario para ensayar y presentarse al público”.

El abanico de posibilidades es bastante amplio y en el mismo caben desde la creación de un “espacio enorme de coworking hasta actividades vinculadas a la alta tecnología o la I+D. Se trata de una infraestructura para gente dinámica y, dependiendo de las alternativas que nos den, así se diseñará el espacio”. Lo contrario, considera, traería consigo una pérdida de tiempo y de espacio. “Porque hacer una infraestructura, por ejemplo, para hacer teatro clásico y poco después cerrar la puerta porque no tenemos programación con que llenarla es absurdo”, considera. En definitiva, recalca, el objetivo principal del centro es que “ayude a dinamizar económica y socialmente al barrio”.

El diagnóstico del barrio se inició el año pasado y en estos momentos acaba de entrar en la fase de participación. “Les hemos dicho a la empresa que está haciendo el estudio que se pongan en contacto con los vecinos y las asociaciones del barrio para recoger sus ideas “, afirma.

El edificio, que fue diseñado por José Luis Jiménez en 1947, fue inaugurado como cinematógrafo en 1960. Fue proyectado con un aforo de 960 personas y figura en el catálogo de edificios protegidos de la ciudad. La protección afecta tanto al edificio como a la parcela, por lo que no se puede demoler. En concreto, lo que se protege es la volumetría de la sala de cine y sus elementos decorativos, así como la fachada y la primera crujía.

El consistorio encarga un plan de usos para remodelar el inmueble

decoration

El paso del tiempo y el abandono -en estos momentos lleva al menos cinco años cerrado- han hecho mella en el edificio. Los techos, parte de los cuales se han venido abajo, constituyen el elemento peor conservado. Los derrumbes de la cubierta han afectado a su vez al patio de butacas.

La fachada, aunque se conserva íntegra, sin caída de cascotes, está desconchada y su pésimo estado refleja el abandono que han sufrido. Las puertas y ventanas han sido tapiadas para evitar la entrada de okupas.

“Hay que hacer también”, añade el concejal, “una obra importante de accesibilidad porque el edificio tiene muchas escaleras”.

Inicialmente se ha calculado en dos millones de euros el coste de la rehabilitación y remodelación del inmueble, aunque en función de los usos que tenga finalmente podrá costar más o menos.

El viejo cine dejó de funcionar en el año 1986. Posteriormente, el local fue comprado por Ministerios Apostólicos Buenas Nuevas quienes, seguramente, eligieron el inmueble por las condiciones que tenía como plató para grabar sus programas. El derrumbe de una parte de la techumbre les llevó a abandonar el local y trasladarse al polígono industrial Miller Bajo e iniciaron conversaciones con el Ayuntamiento para permutar el viejo cine a cambio de una parcela de uso religioso. El cine Guanarteme se ha quedado como detenido en el tiempo en medio de una zona de enorme crecimiento y transformación. Multitud de nuevos edificios crecen a su alrededor, entre ellos el solar situado justo al lado, donde ha desaparecido una vieja casa terrera y en su lugar está surgiendo un edificio de varias plantas.

Nuevo acceso a Tamaraceite Sur

El área de Urbanismo y Vivienda del Ayuntamiento ha sacado a concurso la construcción de un nuevo vial de conexión entre la GC-300 y Tamaraceite Sur, mediante una inversión de 683.340 euros. Esta actuación, que servirá para configurar la planificación urbana de uno de los espacios con más posibilidades de crecimiento del municipio, se suma a la construcción de otros dos viales ya finalizados en la zona, uno entre la GC-300 y la avenida 8 de Marzo y un segundo en la calle Melchor, así como la creación de un aparcamiento de 60 plazas. Las obras de urbanización permitirán disponer de un nuevo vial con nuevas aceras que facilitará la circulación y el tráfico de los vehículos en la zona. Los trabajos también incluyen la instalación de todas las redes necesarias como el saneamiento, pluviales, abastecimiento, telecomunicaciones, alumbrado público, riego, así como la instalación de mobiliario urbano, la plantación de árboles y la creación de nuevas zonas verdes. El edil de Urbanismo, Javier Doreste, señaló: “seguimos impulsando el desarrollo urbanístico de uno de los espacios en los que se va a producir un mayor crecimiento de la ciudad en los próximos años, ordenando el tráfico, creando viales y los servicios urbanísticos necesarios que propiciarán el adecuado desarrollo del barrio”. | LP

Compartir el artículo

stats