Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ‘baby boom’ del acuario

El Poema del Mar, que volvió a abrir sus puertas el sábado, ha logrado la reproducción de varias especies en peligro de extinción

Así fue la reapertura del Poema del Mar

Ha estado cerrado algo más de un año y durante este tiempo ha vivido una explosión de vida. El acuario Poema del Mar reabrió sus puertas este sábado con casi 40.000 ejemplares de medio millar de especies y varios recién nacidos, como los diablos de mar o los tiburones bambú.

Adrián y Lucía tuvieron este sábado una de las mayores responsabilidades de su aún corta vida. Estos dos pequeños se convirtieron a las 9.30 horas en los primeros visitantes del Poema del Mar, que volvía a abrir sus puertas tras más de un año cerrado al gran público por la pandemia, y les tocó cortar la cinta inaugural. Fue un acto rápido y sencillo, porque lo importante les esperaba dentro. El acuario, que comenzó su andadura hace más de tres años con unos 15.000 ejemplares de 450 especies, arranca esta nueva etapa tras ser testigo de una explosión de vida. Casi 40.000 animales viven ya detrás de las paredes de hormigón blanco del edificio del muelle Sanapú, convertido en todo un jardín subacuático de infancia gracias los nacimientos ocurridos en el último año.

En los últimos meses ha nacido más de una veintena de dragones de mar que ya nadan en sus tanques

decoration

«Están libres de caza, hambre, sed, enfermedad y contaminación», indica el vicepresidente de Loro Parque, Christoph Kiessling, como explicación para el baby boom que ha experimentado el acuario. El trabajo de los biólogos marinos del centro durante todo este tiempo ha dado como fruto varias generaciones de distintas especies de tiburones, peces de agua dulce o dragones de mar, uno de sus últimos hitos por la dificultad que conlleva la reproducción de esta especie fuera de su ambiente natural en aguas australianas. En los últimos meses ha nacido más de una veintena de estos primos de los caballitos de mar -a los que sin embargo vencen en tamaño y belleza- siguiendo un protocolo que hasta ahora no había sido probado, según desvela Kiessling.

Reabre el Poema del Mar La Provincia

Los nuevos dragones de mar ya se desplazan con su característica gracilidad por sus grandes tanques de agua, pero otras especies requieren un periodo de adaptación mayor y espacios diferenciados que les garanticen que sus crías no acabarán sirviendo como alimento de otros animales. Así ocurre con varios de los tiburones del acuario, que incluso cuentan con su propia guardería separados del resto.

Huevos de tiburón

En el Poema del Mar es posible observar con detenimiento todas las fases del nacimiento y el crecimiento del tiburón bambú, una de las 20 especies de peces cartilaginosos alojadas en estas instalaciones. Aislados del resto de animales en su propio tanque se encuentran los huevos ya fecundados, de unos cinco centímetros e intensos tonos que varían del naranja al violeta. Los diminutos tiburones tienen en su interior todo lo que necesitan para desarrollarse durante dos o tres meses, momento en el que finalmente eclosionan y son trasladados a su ‘jardín de infancia’ para continuar creciendo sin depredadores a su alrededor.

Todavía pasarán un tiempo en esa guardería antes de mudarse a su hogar definitivo, en la zona de aguas tropicales donde también se encuentran otras especies como el suño cornudo, tiburón dormilón o de Port Jackson, aunque verlos no resulta tan sencillo. Sonia Fariña, responsable de la zona tropical del Poema del Mar, los conoce hasta por su nombre: el macho se llama John («Snow», especifica) y la hembra, Marta. La bióloga a su cargo explica que se trata de especies nocturnas, que suelen buscar la oscuridad y aparecen con mayor asiduidad cuando llega el momento de recibir alimentos.

Los huevos de tiburón bambú se encuentran separados del resto de animales para asegurar su desarrollo

decoration

Además de los animales nacidos este año, Kiessling también pone en valor la evolución de los que están aquí desde los primeros días del acuario. En el tanque que hay tras el inmenso cristal de la exposición Deep Sea se entrecruzan meros, jureles, lubinas, samas, tiburones nodriza o chuchos negros que con el paso de los años han ganado prestancia. Entre todos, el vicepresidente de Loro Parque destaca el caso de los tiburones grises, que llevan la mayor parte de su vida en el Poema del Mar tras nacer en las instalaciones de Tenerife.

Todas estas novedades, así como el precio reducido de las entradas para residentes, atrajeron a casi un millar de personas hasta el acuario el día de la reapertura. En algún momento de la mañana llegaron a formarse algunas colas en su exterior -el número de visitantes simultáneos está limitado en el interior para garantizar la distancia interpersonal- aunque el tiempo de espera era corto. Hasta que concluya la temporada de cruceros, el Poema del Mar continuará abriendo de sábado a miércoles con horario especial.

35

Reapertura del acuario Poema del Mar Andrés Cruz

Compartir el artículo

stats