Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Lorenzo, ocho meses de espera

Seguimos en el mismo punto que hace un año, nada de nada salvo el apoyo de todos los grupos políticos a la recuperación de las charcas pero sin nada hecho

Imagen de una de las charcas de San Lorenzo, en una instantánea facilitada por la propia asociación. | E.S.

Imagen de una de las charcas de San Lorenzo, en una instantánea facilitada por la propia asociación. | E.S.

Hace ocho meses que se aprobó por unanimidad una moción en el pleno, movida por el grupo Coalición Canaria- Unidos por Gran Canaria en el Ayuntamiento, para solicitar al Consistorio capitalino la firma de un acuerdo con los propietarios de las Charcas de San Lorenzo, para que se pudiera empezar a desarrollar labores de rehabilitación, reforestación y recuperación del entorno situado dentro del Paisaje Protegido de Pino Santo.

Un acuerdo con los propietarios que pensábamos que permitiría actuar y parar la degradación que se está produciendo en este espacio natural, ya que, en caso contrario, los daños pueden ser irreversibles.

Un primer paso para la recuperación ambiental de la zona, hasta que el Ayuntamiento capitalino compre los terrenos de las Charcas. Nuestro gozo ha quedado en un pozo porque han pasado los meses y todavía seguimos en el mismo punto que hace un año, nada de nada salvo el apoyo de todos los grupos políticos pero sin nada hecho. Y mientras el paraje deteriorándose aunque este año las lluvias hayan dado un breve respiro y hemos podido disfrutar de imágenes que no se repetían hace años.

Muchos son los colectivos que han pedido a lo largo de los últimos veinte años recuperar este entorno, repoblar con especies autóctonas, rehabilitar los estanques de barro y la arquitectura acuífera que hay en la zona y facilitar un entorno en el que las aves puedan volver a nidificar en la zona y propiciar que los escolares, no sólo de nuestro municipio sino de toda la isla, así como las asociaciones, colectivos y grupos de personas en general, tengan un lugar donde, puedan conocer y disfrutar de un espacio agroambiental.

Un proyecto de Parque Agroambiental, aprobado en el Plan General tras una larga lucha ciudadana, y que se cuenta con la participación directa de muchos colectivos sociales y ecologistas como Ben Magec-Ecologistas en Acción, Adena, Seo Bird Life, Fundación César Manrique, Turcón, Rotary Club de Las Palmas, asociaciones vecinales del distito, etc. Una de ellas, Seo Bird Life está realizando un censo muy importante para trazar la estrategia de protección de las Charcas de San Lorenzo ya que sus resultados pueden avalar la reivindicación de colectivos sociales, culturales, y ecologistas por recuperar este entorno como parque agroambiental, con aulas de la naturaleza y puntos de observación de la avifauna. Se han llegado a datar más de cuarenta estanques, que fueron realizados por el hombre y se convirtieron en un ecosistema lacustre repleto de vida, pero la mayoría se han secado o han sido «devorados» por las urbanizaciones de la zona, llámese Tamaraceite Sur, donde había muchos estanques que además tenían su nombre popular como el ‘Tanque de Machado’, el ‘Tanque Piso’, el ‘Tanque Las Cañas’, Las pocas aves que quedan sobreviven en dos o tres estanques situados a menos de ochocientos metros del centro comercial Alisios. Más de cincuenta especies, algunas de gran importancia ecológica y en peligro de extinción, han usado estos humedales durante siglos, para vivir, nidificar o pasar el invierno. Aquí se pueden garzas y ánades, garzas reales, alpupús, mirlos, cernícalos, aguilillas, chorlitejos, pollas de agua, alcaravanes, entre otros ejemplares.

En otros países de Europa ya se hubieran puesto las pilas para poner en valor un espacio que actualmente está semiabandonado implementando proyectos basados en el desarrollo sostenible, acorde a la filosofía que la Plataforma siempre ha defendido, respetando al máximo las normas de conservación establecidas en las ordenanzas urbanísticas correspondientes, buscando el impacto ambiental cero, en la medida de lo posible, con actuaciones de reducido volumen e integradas en el paisaje, y que puedan complementar las rentas de los agricultores y ganaderos de la zona, al mismo tiempo que dotar a las fincas de nuevas posibilidades.

Por último sí que quiero apuntar que no solo pedimos obras de rehabilitación y acondicionamiento de las Charcas y su entorno sino que le debería seguir una segunda fase de reconversión en Aula de la Naturaleza aprovechando los ecosistemas de la Mayordomía, las Charcas, la Montaña de San Gregorio y el Barranco de San Lorenzo. Este proyecto podría propiciar el contacto de los niños y niñas, jóvenes y adultos de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria con la naturaleza en un entorno natural pero cercano a la ciudad, aprovechando la oportunidad que aporta la convivencia en un entorno diferente.

Considerando el interés educativo, su explotación se podría realizar a través de empresas que cuenten con los recursos materiales y humanos necesarios que organicen actividades relacionadas con el medio ambiente y financiado por entidades públicas. Continuamos esperando a que se pongan las partes de acuerdo, y por lo que intuimos, estas conversaciones van para largo, y si no a medir contaremos.

Compartir el artículo

stats