Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ACCESIBILIDAD

Sólo el 30% de la ciudad es accesible para las personas con discapacidad

Cermi plantea la necesidad de aprovechar la transformación del municipio para hacerlo más inclusivov Reclama una mejor señalización de las zonas peatonales

Imagen del paseo de la Avenida Marítima. | | ANDRÉS CRUZ

Imagen del paseo de la Avenida Marítima. | | ANDRÉS CRUZ

Sólo el 30% de la ciudad es realmente accesible para las personas con discapacidad, ya que a las barreras físicas que dificultan el tránsito por los espacios arquitectónicos y urbanísticos, se añaden la falta de ordenación de las zonas para el peatón y de una señalización que sea facilmente comprensible. Miguel Ángel Déniz Méndez, presidente de la Once, y Oscar Muñoz, trabajador social especializado en accesibilidad, consideran que la transformación urbanística que está experimentando la ciudad en estos momentos es una oportunidad ideal para hacerla más inclusiva. Ambos, miembros del Comité de Entidades de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi), participaron en las jornadas sobre los Objetivos aplicados al Urbanismo, organizadas por el Colegio de Arquitectos de Gran Canaria.

Según las cifras que maneja Oscar Muñoz, al menos un 10% de la población de la ciudad de Las Palmas tiene una discapacidad diagnosticada, un porcentaje al que hay que añadir otro 35% de personas mayores de 65 años y menores de 10 que sufren algún tipo de problema para desplazarse con seguridad por la ciudad, debido a la inexistencia de una planificación urbanística inclusiva.

Déniz advierte que la no ordenación de las terrazas dificulta caminar por el paseo de Las Canteras

decoration

«Ahora que la ciudad está en un proceso de transformación, como no lo ha hecho en 50 años, le hemos pedido al Ayuntamiento que le preste especial atención a la accesibilidad, porque de no ser así, todos los cambios que se puedan producir serán, en lugar de una oportunidad para mejorar, una brecha que se agranda en perjuicio de las personas con discapacidad», señala Déniz Méndez.

Aunque tanto Déniz como Muñoz reconocen que se ha avanzado en la eliminación de barreras y que el Ayuntamiento es «receptivo con estas propuestas», la inexistencia de «una estrategia de accesibilidad clara y de un compromiso de transversalidad impide que esa voluntad política» se traduzca en avances hacia una ciudad más inclusiva. «Tengo la sensación de que mientras arreglamos una cosa se estropean tres. Damos un paso adelante y dos para atrás porque de la teoría a la práctica se pierde gran parte de la accesibilidad y porque no hay una política clara, unas instrucciones claras de verificación de la accesibilidad. Incumplir en esta materia es muy barato porque no pasa nada; nadie se queja y nadie sanciona» sostiene Déniz Méndez, quien expresa su preocupación por la falta de señalización de las nuevas plataformas únicas de Mesa y López y la calle Galicia. «Están muy bien porque el peatón gana espacio, pero es necesario que se haga una señalización correcta, con señales táctiles en el suelo y contrastes cromáticos suficientes para que cualquier persona sea advertida de que va a estar en un espacio donde se convive con la metroguagua y otros vehículos», como la bicicleta y las patinetas.

Ordenación peatonal

Al respecto, plantea la necesidad de ordenar el paso de las bicicletas y patinetas para que «el peatón consiga disfrutar de la misma seguridad». A juicio de Muñoz, «hay una mala ordenación peatonal».

Déniz subraya que ni siquiera los paseos peatonales, como el de Las Canteras o la Avenida Marítima, son accesibles para las personas con discapacidad por la inseguridad que les genera el que no estén claros los espacios para el peatón. « Yo no puedo pasear por Las Canteras con accesibilidad porque las terrazas no están ordenadas, unas están pegadas a las fachadas y otras a a la barandilla. Y en la Avenida Marítima, al tener la misma textura el pavimento del carril bici y el de la acera, me puedo meter en el carril bici».

Muñoz subraya que el componente digital de muchos servicios está creando barreras

decoration

Por su parte, Óscar Muñoz, responsable de una organización de personas con discapacidades cognitivas, considera que «uno de los problemas que tiene la ciudad es que faltan apoyos a lo que tiene que ver con la comprensión y la predicción de la orientación, tanto espacial como temporal. La parte baja de la ciudad es, de alguna forma, bastante transitable o accesible, pero falta un sistema de señalización que sea comprensible, con simbología estándar que pemita orientarse».

En opinión de Muñoz, «la accesibilidad no la podemos mirar unicamente desde el punto de vista del diseño y la arquitectura. La tenemos que mirar también desde la prestación de servicios».

Considera que el componente digital que tienen muchos servicios que las administraciones prestan hoy en día, impide el acceso a muchos ciudadanos porque carecen de competencias informáticas.

«Es una barrera de accesibilidad, aunque sea tecnológica, que deja atrás a grupos de poblaciones amplios. Si eso ocurre, algo estamos haciendo mal», advierte el experto en accesibilidad, quien añade que , de la misma manera, la administración debe crear documentos de lectura fácil para que las personas con dificultades de comprensión puedan acceder a todos los servicios.

Guaguas que hablan


GUAGUAS

Mensajes sonoros

El presidente de la Once, Miguel Ángel Déniz, considera que una de las asignaturas pendiente para hacer una ciudad más inclusiva es dotar de mensajes sonoros a las guaguas, una medida de la que se pueden beneficiar también los turistas. Muchas ciudades grandes ya tienen este servicio y algunas como Arrecife de Lanzarote, también,


SEMÁFOROS

Aumentar el número

La Once plantea la necesidad de aumentar el número de semáforos sonoros, En la actualidad sólo hay 300, lo que representa el 5% del total. La Once ha pedido que se acelere el proceso de implantación de estos dispositivos.


PASEOS

Ordenar el espacio

En las plataformas únicas y paseos es necesario ordenar y señalizar el espacio peatonal.


Museos

Sin barreras

Los museos tienen que ser accesibles, no sólo desde el punto de vista arquitectónico, sino desde el punto de vista sensorial para personas con discapacidad visual o auditiva.

Compartir el artículo

stats