Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Guillermina Quintana | Tendera

«Si pudiera ya habría cerrado, este es un trabajo muy sacrificado»

Guillermina Quintana en su bazar charcutería de El Batán. | | JOSÉ CARLOS GUERRA

Guillermina Quintana en su bazar charcutería de El Batán. | | JOSÉ CARLOS GUERRA

Lleva 27 años al frente de este comercio, ¿cómo ha visto cambiar el barrio en este tiempo?

Lo que más hemos notado en este tiempo ha sido el cambio de la gente; la juventud se está yendo a otras partes y aquí solo quedan los mayores. Ahora, además, ha llegado mucho inmigrante.

Tiene justo enfrente los únicos bloques de El Batán [en la acera contraria de la calle Ernest Hemingway] que no tienen ascensor.

Están fatal, necesitan un arreglo. Allí viven muchas personas mayores que ya casi no salen de casa o que directamente no lo hacen; algunos mandan a la tienda a las trabajadoras sociales que les cuidan para hacerles la compra y llevársela, no les queda otro remedio que hacerlo así.

Muchos negocios como este han tirado la toalla y han cerrado en los últimos años. Ustedes en cambio siguen aquí.

Si pudiera ya habría hecho lo mismo. A mí es que no me queda otra que tirar para adelante. Mi marido enfermó y puse a mi hijo en su lugar. Es un trabajo muy sacrificado por la cantidad de horas que estas aquí y todo lo que supone mantener todo esto. Encima la gente te compara con las grandes superficies, de una manera despectiva a veces, y ese es un punto al que no podemos llegar, tengo lo que puedo en este espacio.

Entonces, ¿cómo han aguantado tanto tiempo?

Nos hemos ido manteniendo con una clientela que ya es fija. Que le gusta el trato cercano. Pero esto ya no es lo que era antes, ni mucho menos. Además, no solo está la cantidad de gente mayor que ha muerto o ya no puede venir, también hay mucho parado en la zona que prefieren ir a comprar a otros sitios.

¿Ve futuro al negocio?

Cada vez está más peluda la cosa para seguir adelante. A los comercios pequeños nos tienen fritos a impuestos. Durante la cuarentena, por ejemplo, tuve la lotería cerrada tres meses, pero como el resto del negocio lo tenía abierto no podía pedir ayudas.

¿Qué es lo que más salida tiene en la tienda?

El embutido, sin duda.

¿Cuál es la clave?

La forma de cortar el embutido que tenemos, hay que saber hacerlo de una manera concreta, mantener una temperatura adecuada. Mi marido fue charcutero antes de montar esto, así que era un experto. Él fue quien me enseñó, tuve un buen maestro. Aparte de eso, soy la única que conserva el negocio la recarga del bono de guagua y del saldo del móvil, así que viene gente para eso.

Compartir el artículo

stats