Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Puerto mejora la seguridad con una nueva ordenanza de reparación naval

El documento especifica las labores que pueden ser ejecutadas por las propias tripulaciones

Vistas del Puerto de Las Palmas.

Vistas del Puerto de Las Palmas.

La Autoridad Portuaria de Las Palmas ha dado el visto bueno a una nueva ordenanza que regula los trabajos de reparación naval a bordo de buques, plataformas o artefactos flotantes atracados en cualquiera de sus recintos. El documento, aprobado en la reunión del Consejo de Administración de la entidad celebrada en abril, fue publicado este jueves en el Boletín Oficial del Estado y entra en vigor este viernes.

La nueva ordenanza complementa el pliego de condiciones particulares para el servicio comercial de reparación de buques de 2015 y establece una norma de obligado cumplimiento para todos los actores del proceso, desde la notificación de los servicios a las autoridades pertinentes hasta la propia ejecución de los trabajos. El documento, que clasifica las reparaciones navales, también especifica qué tipos de trabajos pueden ser realizados directamente por los tripulantes de los buques.

Excepciones

La norma será de aplicación general en todos los puertos y todos los trabajos, aunque cuenta con excepciones. Las reparaciones que se realicen a bordo de buques en seco o atracados en los muelles de armamento de los varaderos, talleres y astilleros del Puerto estarán exentas de cumplirla, al igual que los trabajos de desguace en instalaciones habilitadas para este servicio. Tampoco afectará a las embarcaciones náuticas, o a las pesqueras o de servicios portuarios con bandera española cuando tengan menos de 24 metros de eslora.

Con esta ordenanza, la Autoridad Portuaria busca reforzar la seguridad de los trabajos de reparación, “de tal forma que los mismos no puedan suponer en ningún caso un riesgo inaceptable para la seguridad de los trabajadores y personas a bordo, para la seguridad de los habitantes de la ciudad, para la seguridad del propio buque que se repara o para otros bienes, buques e instalaciones colindantes, ni por último para el medio ambiente, en general”, según se recoge en su articulado.

Compartir el artículo

stats