El servicio de bicicleta pública de Las Palmas de Gran Canaria, Sítycleta, cuenta con una nueva estación eléctrica, que será la de la cota más elevada de la ciudad, en la entrada principal del centro comercial La Ballena, en Miller. El concejal de Movilidad, José Eduardo Ramírez, presentó ayer la nueva parada, acompañado por el gerente de este centro comercial, Miguel Melián, informó el gabinete municipal.

Esta nueva estación formará parte de la segunda fase de la red de carriles bici que ya se está proyectando, que centra su actuación, precisamente, en la parte alta de la ciudad y que supondrá 50 kilómetros más durante los próximos dos años.

Ramírez subrayó que “desde el Ayuntamiento y Sagulpa continuamos con el reto de conquistar la zona más elevada de la capital para la movilidad sostenible. Las bicicletas eléctricas salvan el nivel de una ciudad con dos planos como la nuestra y para facilitar esta conexión en las próximas semanas se incorporarán otras treinta bicis adicionales con asistencia eléctrica”.

El gerente de La Ballena destacó que “están muy satisfechos de colaborar con esta forma de facilitar la movilidad dentro de la ciudad de una manera limpia y respetuosa con el medioambiente”.

Al igual que las anteriores, esta parada dispone de diez anclajes que a su vez permiten cargar de batería la bicicleta. La e-bike es el mismo modelo que la convencional con la diferencia de que cuenta con un motor antivibración marca Brose. Su autonomía es de entre 60 y 120 kilómetros, y al poderse recargar en la misma estación, es importante que el usuario deje la bici eléctrica en un anclaje también eléctrico pues de lo contrario, la e-bike no se podrá alimentar de nuevo. Hay un recargo a quien la deja en una estación convencional en lugar de devolverla en la estación eléctrica adecuada.

Esta nueva parada en la Carretera del Norte se suma a las que ya operativas en el Canódromo, Avenida Marítima junto a la comisaría, la Subida de Mata y la más reciente en la Plaza de España. Próximamente está previsto que se añadan las del Parque de Las Rehoyas y la de Infecar.