Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Cabildo entra en la gestión del Museo Canario y garantiza su futuro

La institución firma un convenio con la sociedad científica, que se convierte en un museo concertado y ve consolidada su actividad tras años de dificultades

Diego López, Antonio Morales y Teodoro Sosa, durante el acto en el Museo Canario

Diego López, Antonio Morales y Teodoro Sosa, durante el acto en el Museo Canario

Ciento cuarenta y un años después de su inauguración el Museo Canario se convierte en un museo concertado de arqueología. La sociedad científica creada en 1879 por la burguesía de la época liderada por el doctor Gregorio Chil y Naranjo y el historiador Agustín Millares pasó a estar desde ayer bajo la tutela del Cabildo de Gran Canaria, que con la firma de un convenio garantiza la continuidad de su actividad. Este jueves fue «un día histórico», según acordaron Diego López, presidente del Museo Canario; Antonio Morales, presidente del Cabildo de Gran Canaria, y Teodoro Sosa, consejero de Presidencia.

Y es que el convenio, que tiene una vigencia de cuatro años, prorrogables por otros cuatro más, llega después de unos años en los que el Museo Canario ha pasado dificultades económicas. Pero, aunque esa contribución es elevada, en concreto de 600.000 euros -un 58% más que en el 2015- y supone una estabilidad presupuestaria, esta firma va mucho más allá, pues la gestión será compartida y permitirá a la institución la tutela de las más de 120.000 piezas del fondo arqueológico. Así, el Cabildo pasa a aportar el porcentaje mayoritario de los fondos destinados a cubrir los gastos y las necesidades económicas del Museo Canario.

Para traducir la gestión compartida se creará un órgano en el que las dos partes tendrán la misma representación. Por un lado, el presidente del Cabildo y el consejero responsable del área de patrimonio histórico -en la actualidad el de Presidencia- junto a dos expertos en arqueología de la institución. Y por el otro, el presidente del Museo Canario y su director, así como otros dos expertos en arqueología de la sociedad científica. El Museo deberá modificar sus estatutos para posibilitar la creación de este órgano, que tendrá carácter de auxiliar de su Junta de Gobierno y plantea entre sus objetivos supervisar el cumplimiento del convenio y contribuir a la eficiente gestión del fondo arqueológico. La sociedad científica mantiene su personalidad jurídica y su capacidad de obrar, pero en su fondo de arqueología canaria irá «de la mano» del Cabildo.

«La ayuda de este grupo de gobierno es maravillosa, no ha sido siempre así y hay que ser agradecido»

Diego López

decoration

Diego López resume el acuerdo en tres claves. Por un lado, la tutela que hará la institución insular de los fondos arqueológicos: «Eso implica que el Cabildo de Gran Canaria a partir de este momento supervisa, controla y comprueba que el Museo Canario cumpla fielmente las obligaciones que tiene que asumir de acuerdo con las disposiciones de la Ley de Patrimonio Cultural de Canarias que están en su artículo 110 y 113», explicó. 

El siguiente punto es el de su financiación, si bien subrayó que ya la subvención en los últimos años era cuantiosa y apenas cambia con este convenio, pues ya rozaba los 600.000 euros. «Ya nos ayuda desde hace muchísimos años y desde que Antonio Morales entró a la presidencia nos ayuda de forma maravillosa, siempre me ha contestado que para el Museo Canario lo que haga falta. Pero eso no ha sido siempre así. El Museo Canario es una entidad políticamente neutral. En alguna ocasión he tenido que salir públicamente a quejarme o a destacar incumplimientos, pero cuando llega el momento también hay que ser agradecidos», continuó.

«La ayuda de este grupo de gobierno es maravillosa, no ha sido siempre así y hay que ser agradecido»

Diego López

decoration

El último aspecto del convenio es la participación, con ese órgano que «será el encargado de establecer esa relación estrecha que se va a producir», definió.  

Antonio Morales, presidente del Cabildo, destacó que este compromiso «liga de manera permanente a dos instituciones que forman parte del alma de Gran Canaria» y que «con este convenio el Cabildo va a aportar recursos necesarios pero sobre todo refuerza una colaboración permanente con la institución».

El presidente insular puso en valor la importancia del momento al considerarse «convencido de que el doctor Chil y Naranjo, Viera y Clavijo y el resto de directores estarían satisfechos por la consolidación de un proyecto que expresa claramente la aportación ilustrada, científica e innovadora del Museo a la sociedad grancanaria desde el siglo XIX». 

«Chil y Naranjo y el resto de directores estarían satisfechos por la consolidación del proyecto»

Antonio Morales

decoration

«Estamos obligados, ahora más que nunca, a dar buenas noticias a nuestra gente. El Museo Canario nos representa y contribuye de manera decisiva a la protección y divulgación del patrimonio histórico. Este es uno de esos momentos que hacen que un responsable público se sienta enormemente satisfecho por constatar que nuestra tarea sirve para algo», añadió. 

Ocho propuestas

No ha sido fácil para el Museo Canario alcanzar este convenio, pues desde el año 2000 ha trasladado ocho propuestas al Cabildo de Gran Canaria para afianzar su colaboración. «Desde el Museo han salido propuestas de convenios de concertación o de colaboración con el Cabildo en ocho ocasiones desde febrero del año 2000, hasta la última que se hizo hace unos pocos meses. Y por primera vez hemos tenido una acogida impresionante por parte del grupo de gobierno actual, una comprensión y una decisión por establecer este vínculo con una sociedad científica que tiene 141 años», indicó Diego López.

Teodoro Sosa aseguró que desde el inicio de este mandato intentó llegar a acuerdos «pero que no solo se podían quedar en la esfera económica, tenía que ir más allá». Por ello, tras negociaciones que «no han sido fáciles» se ha llegado a un acuerdo «en unos meses porque la Intervención del Cabildo y la Asesoría Jurídica han tenido que matizar las primeras conversaciones». 

«Este convenio refuerza una colaboración permanente con la sociedad»

Antonio Morales

decoration

Teodoro Sosa recordó que desde 1999 existía una Ley que «permitía que se pudiera concertar y que seis corporaciones posteriores en el Cabildo de Gran Canaria no hayan llegado al entendimiento con esta institución... poco más tengo que decir», relató.

Ley de Patrimonio Cultural

Ahora, la Ley de Patrimonio Cultural de 2019 abrió una puerta a allanar las conversaciones entre ambas partes, como narra el consejero. «Hemos entendido que concertar era el camino, no crear un nuevo Museo Insular de Gran Canaria para el patrimonio arqueológico, porque ya existía esta institución centenaria, lo que daba pie a que el Cabildo y Museo Canario se entendieran», indicó.

«Este acuerdo permite no solo a partir de ahora una tutela económica, que efectivamente era un dato que teníamos, el de pasar de 380.000 euros a los 600.000 euros exactos de este convenio», prosiguió Sosa, que subrayó que el Museo tiene más antigüedad que el propio Cabildo (1912). El consejero continuó destacando «esa comisión paritaria de respeto mutuo» por la que a partir de ahora «Cabildo y Museo Canario van a ir de la mano, no solo en la parte económica sino en la gestión, en la tutela, en la investigación y en la exposición», valoró.

«Estos acuerdos no podían quedarse solo en la esfera económica, tenían que ir más allá»

Teodoro Sosa

decoration

Por último, indicó que se podrá «trazar un horizonte común para la protección de nuestra historia, de nuestro patrimonio histórico y que sea el Museo lo que ha sido siempre, un referente para toda Gran Canaria, pero ahora de la mano del Cabildo». 

Otro de los aspectos que potenciará este convenio es la visibilidad social con la que contará el Museo Canario. Iniciativas como exposiciones itinerantes están en la mente de los gestores. «Exposiciones organizadas conjuntamente con el Cabildo, exposición itinerante por municipios, en la calle Triana... por decir cosas. Intentaremos darle mayor visibilidad a nuestro patrimonio con ese apoyo del Cabildo, que no es económico solamente, y explotarlo mejor de lo que lo estamos haciendo», profundizó López. 

El presidente del Museo Canario hizo énfasis en que con este nuevo convenio y este incremento en la subvención «no va a haber una revolución en el sentido de que no vamos a gastar más dinero ni a contratar más personal, lo que vamos a hacer es compartir una gestión y ser cada vez más eficientes en los resultados que esa gestión ofrezcan desde el Museo Canario». «Lo importante de este convenio es la cobertura y seguridad jurídica que le da al Museo Canario. Es el reconocimiento por parte del gobierno insular de la potencialidad, el valor y el respeto que el Museo Canario merece por su trayectoria impecable», insistió el presidente.

«Se podrá trazar un horizonte común en la protección de nuestra historia, pero de la mano del Cabildo»

Teodoro Sosa

decoration

Además, Antonio Morales recalcó que este acuerdo entra dentro de las acciones que promueve el Cabildo para proteger el patrimonio histórico. «No es una acción aislada sino la ampliación de una estrategia de proyección del inmenso patrimonio histórico que conserva nuestra isla. Hoy Gran Canaria está sembrada de investigaciones relevantes en Cueva Pintada, en Guayadeque, en Siete Puertas o Cenobio de Valerón, entre tantas otras que nos hablan de un pasado y un presente esplendoroso», continuó. 

«Es una decisión bien estudiada por el gobierno del Cabildo. La firma de este convenio es una garantía y seguridad de futuro para el Museo», concluyó.

Desatascar la ampliación, próximo objetivo


Una vez garantizado el futuro del Museo Canario con el convenio firmado con el Cabildo de Gran Canaria, el próximo objetivo que tiene la sociedad científica es el de su ampliación, que lleva atascada una década. Para poder rematarla el siguiente paso es vender uno de sus inmuebles en Telde, el antiguo Hogar Santa Catalina, a la propia institución insular, y cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. El conjunto de inmuebles destinado a sostener físicamente el Museo alcanzará, tras la ejecución de las obras, una superficie construida de 10.300 metros cuadrados, de los que 5.360 estarán al servicio del público (3.000 de ellos dedicados a salas expositivas) y 4.940 serán de uso interno (2.130 de los cuales para almacenes y depósitos). El proyecto es de los arquitectos madrileños Enrique Sobejano García y Fuensanta Nieto de la Cierva. La edificación tiene seis plantas gracias a que se han excavado 11 metros bajo tierra. Esto permite tener dos sótanos, de los que el más profundo está destinado al almacenaje.

Compartir el artículo

stats