Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El fin del ramadán de puertas adentro

La comunidad musulmana celebra la ruptura del ayuno marcado por las restricciones

5

La comunidad musulmana celebra el fin del Ramadan Andrés Cruz

Los musulmanes de la isla han dicho adiós al ramadán este años. La comunidad islámica de Gran Canaria se congregó ayer para festejar el inicio de la festividad que pone punto y final al ayuno, más conocida por su nombre árabe, Aid al-Fitr.

Aid al-Fitr significa fiesta de la ruptura del ayuno, y como su nombre indica concluye el ramadán, noveno mes del calendario musulmán durante el cual los fieles de esta confesión religiosa han observado el mandato de ayunar y practicar la abstinencia sexual desde la aurora hasta el ocaso. Este hecho convierte el Aid al-Fitr en la segunda celebración religiosa más importante del calendario islámico.

Ls musulmanes de todo el mundo se congregan este día para rezar en sus templos, lo cual crea aglomeraciones tan grandes, que impiden la oración dentro de los lugares de culto. Por eso, la mayoría de las once mezquitas de Gran Canaria, al no contar con espacio suficiente para acoger a la multitud de creyentes que acuden a celebrar el Aid al-Fitr, suelen realizar la plegaria al aire libre. Dicha opción viene celebrándose en Gran Canaria desde hace más de dos décadas, pero debido a la pandemia, este año, al igual que el anterior, y a las restricciones marcadas por las autoridades sanitarias, las mezquitas Rey Khaled e Imam Málik de Las Palmas no se congregaron en la plaza de Canarias, situada detrás del parque Santa Catalina sobre el intercambiador, ni tampoco se reunieron en el parque aéreo de Vecindario, junto al Centro Comercial Atlántico, las mezquitas Al-wáhid al-áhad, Nur y Al-imam de Vecindario, ni la mezquita As-salam de Doctoral, Ar-rahma del Carrizal y At-taqua del Cruce de Arinaga.

Por lo tanto, la festividad se celebró en el interior de cada una de estos templos a primera hora de la mañana, con la salvedad de que la mezquita Rey Khaled de la calle Viriato nº 42 bajo, celebró un segundo rezo pasadas las 9.30 horas para quienes se habían quedado fuera durante el primero.

También se reunieron en sus templos los fieles de la mezquita At-Tawba, situada en el Centro Comercial Yumbo de Playa del Inglés, los del Centro islámico de San Fernando y los de la mezquita Al-muhsinín de Puerto Rico.

Como era de esperar, este año hubo una menor afluencia de fieles, debido no sólo al coronavirus, sino también al hecho de que la que la festividad cayó en un día laborable, pero a pesar de todo se celebró uniformemente en toda Gran Canaria, ya que las mezquitas se encontraban abiertas desde las ocho de la mañana y los musulmanes que acudían a ellas debían mantener las mismas medidas de prevención e higiene.

El calendario lunar marcó en jueves la celebración que muchos esperaban para el miércoles

decoration

Tras entonar sus cánticos durante varios minutos el imam correspondiente dirigió la oración para posteriormente impartir la homilía, y luego, los fieles intercambiaron felicitaciones por haber finalizado el ayuno.

En la mezquita Rey Khaled de Las Palmas, la homilía fue impartida por Hasan Musawi, de origen marroquí, y en la mezquita Imam Málik por el egipcio Muhammad Saleh, el más antiguo de los imames canarios, que sustituyó a Abdelhamid Mohammed Saber Ibrahim Mohammed, también de origen egipcio, quien se encontraban en su país de origen. De esta forma comenzó la festividad de Aid al-Fitr, que se prolongará durante tres días, marcando el inicio del shawwal, décimo mes musulmán.

Este año, muchos musulmanes esperaban que la festividad se celebrase el miércoles, hasta que la noche anterior se comunicó en las mezquitas que se seguiría ayunando al día siguiente. Esta espera tiene su origen en que el calendario musulmán es lunar, lo cual implica que los meses empiecen y acaben cuando el primer cuarto creciente aparece en el cielo tras la Luna nueva, por lo que no fue hasta la tarde del martes cuando se supo con seguridad la fecha de la celebración.

Todas las mezquitas congregaron a una diversa mezcla de razas y nacionalidades, porque entre los allí reunidos había desde senegaleses a indonesios, pasando por sirios y marroquíes junto a los numerosos grancanarios convertidos a la fe islámica. Igualmente, al existir la costumbre de celebrar la festividad estrenando ropa, la mayoría estaban ataviados con vestimentas típicas de sus países, lo cual dio lugar a escenas de gran exotismo en las puertas de las mezquitas.

En resumen, ni la pandemia impidió que los musulmanes de la isla compartiesen con el resto de los canarios su alegría por el fin del ayuno.

Compartir el artículo

stats