Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Testigo de la historia

El Gabinete Literario supera la pandemia gracias a su masa social de 400 personas y entidades

Testigo de la historia |

El Gabinete Literario ha sido un garante de la historia de Gran Canaria en particular y de Canarias en general. La entidad ha visto el nacimiento de otras sociedades sociodeportivas de Isla, como el Club Náutico o la Filarmónica de Gran Canaria. Ahora, tras un año complicado por culpa de la pandemia de Covid-19, su actividad se ha visto interrumpida y los socios han caído. Según el presidente, Juan José Benítez de Lugo, esta crisis les ha hecho «mucho daño» ya que la fuerza de la institución reside, justamente, en «reunir personas y en la palabra», justo lo que no se ha podido hacer para cumplir con las medidas de seguridad y control.

Pese a ello, el Gabinete Literario está saneado y cuenta con «un balance equilibrado». «Hemos superado satisfactoriamente todo este periodo», indicó Benítez de Lugo en ese sentido, cuya junta directiva lleva en el cargo desde hace 20 años, consiguiendo el apoyo de los socios. Esa masa social alcanza, actualmente, 400 personas y entidades, ya que la figura del socio-empresario también está presente en la institución y le ha ayudado a mantenerse en el tiempo.

En sus instalaciones, se llevan a cabo numerosas actividades encaminadas a la discusión y el debate en cuestiones culturales y científicas, así como presentaciones de libros y conciertos. Al pasar lo peor de la pandemia, poco a poco se están recuperando estos eventos, y la música en directo ha vuelto a llenar el Gabinete los domingos. También está retomando su labor cotidiana el restaurante, que ha emprendido nuevas iniciativas como el brunch de los domingos. Asimismo, siguen con la línea programática diseñada para su 175 aniversario y que busca acomodarles al siglo XXI en temas como la robótica, la inteligencia artificial y la lucha contra el cambio climático.

También durante la pandemia han aprovechado para hacer obras y continuar con las pendientes. Y próximamente renovarán el pavimento del hall y esperan continuar con todo el sistema de rehabilitación del inmueble en su fachada norte e instalando un ascensor hacia la azotea, que esperan convertir en transitable para dar más servicios a sus socios. Lo que sí se ha renovado ya son sus salones y la biblioteca, un referente en cuanto a la conservación de fondos del siglo XIX, así como su fachada este. «Cuando terminas una cosa, empiezas con otra, pero esto es así, es un edificio que es monumento histórico y hay que, de alguna manera, tenerlo en unas condiciones óptimas», comentó el presidente.

Compartir el artículo

stats