Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aparecen grandes piedras y jabón en una de las fuentes del Parque Doramas

Proliferan los actos vandálicos en la ciudad en el primer fin de semana sin estado de alarma

Espuma de jabón en la superficie de una de las fuentes del parque Doramas LP/DLP

Los actos vandálicos en distintos puntos de la ciudad proliferaron este fin de semana, con ramas partidas, rotura de árboles y sistemas de riego, incendios en contenedores de basura y piedras y jabón vertidos en fuentes del parque Doramas. Casualidad o no, este incremento de las actitudes incívicas se da justo el primer fin de semana tras el final del estado de alarma, en el que el toque de queda terminó y la libre movilidad nocturna volvió a recuperarse

Desde el área de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria denunciaron varias de estas gamberradas en sus perfiles en redes sociales. Ayer, fuentes municipales reconocieron que no recordaban «algo parecido a esto», pero que esperaban que solo fueran «hechos puntuales» y que no se repitieran en próximas fechas, apelando «al civismo colectivo». Uno de esos actos incívicos tuvo protagonista a una de las fuentes del parque Doramas de la capital, que amaneció el lunes con rocas de gran tamaño en su interior y espuma de jabón en la superficie. Según el departamento municipal, «se desconoce el origen, pero se da por hecho la acción vandálica por la dimensión de las piedras». 

«Este hecho ha sido un caso llamativo pero puntual. Es cierto que ha habido otros actos vandálicos en otros lugares de la ciudad (por ejemplo, al poco de plantar los árboles de Las Coloradas algunos decidieron arrancarlos a los dos días), pero como éste en el parque Doramas no se recuerda algo parecido», explicaron las fuentes consultadas, quienes aseguraron que, pese a estas gamberradas, «la gran mayoría de los vecinos se está comportando de manera ejemplar». 

Además de lo ocurrido en el parque Doramas, este fin de semana también se produjeron otros comportamientos inapropiados en otros barrios. En el parque de las Edades, en Jinámar, fueron partidos varios árboles y rompieron el sistema de riego, mientras que en la ladera de Cruz de Piedra se dedicaron a romper varias ramas de los ejemplares que había plantados en la zona. Asimismo, en el área deportiva del Rincón, alguien arrancó un poste de madera de uno de los aparatos para hacer ejercicio instalados por el Ayuntamiento de la ciudad, al tiempo que otra persona se dedicó a verter tierra sobre los bancos tipo hamaca del parque de Los Alisios, en Tamaraceite. 

Árbol partida en el parque de las Edades, en Jinámar LP/DLP

El área de Parques y Jardines también comentó que con las redes sociales «es más fácil informar y denunciar este tipo de comportamientos que antes podían pasar más desapercibidos, entre comillas». Por ello, aunque parezca que estos actos han sido más recurrentes, la realidad es que se consideran «una excepcionalidad». 

Por su parte, el departamento de Limpieza del Consistorio capitalino también anunció ayer que, durante la madrugada del lunes, fueron quemados hasta cinco contenedores de basura, tres de ellos de envases ligeros, otro de vidrio y un último de tipo comercial en los barrios de Zárate y el Polígono de San Cristóbal. Entre 2019 y 2020, se vandalizaron 151 de estos elementos del mobiliario urbano, y su reposición le costó a la ciudad 105.110 euros, casi el doble de lo que le dedicó en los presupuestos de este año a la prevención de riesgos laborales. 

Desde la Policía Local de Las Palmas de Gran Canaria reconocieron que no tuvieron ningún parte al respecto durante el fin de semana, y que conocieron los hechos por las redes sociales de ambos departamentos municipales. «Es una cuestión de vigilancia preventiva y, en caso de detectar a quien perpetra este tipo de vandalismo, denunciarle», afirmaron fuentes del Cuerpo. 

Compartir el artículo

stats