Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La introducción de cocaína continúa pese a las últimas operaciones antidrogas

La droga es transportada en contenedores y barcosv En octubre hallaron 2.700 kilos

La introducción de cocaína continúa pese a las últimas operaciones antidrogas

La introducción de cocaína continúa pese a las últimas operaciones antidrogas

La nueva ruta del hachís no impide que los narcotraficantes continúen con las vías antiguas de la cocaína, que siguen presentes en el Archipiélago. Durante el último año se han producido varias operaciones con la interceptación de grandes cantidades de esta droga, cuyo valor es superior al hachís. El más importante ocurrió el pasado mes de octubre cuando en una nueva colaboración entre Guardia Civil, Policía Nacional y Vigilancia Aduanera permitió localizar 1.200 kilos de cocaína en el interior de un buque, al que ya se le había incautado 1.500 en Brasil escondidos entre sacos de millo.

Una fuente del Equipo de Investigación Contra el Crimen Organizado (ECO) de la Comandancia de la Guardia Civil en Las Palmas apunta que es «habitual» que se introduzcan grandes cantidades de esta sustancia en Canarias con el objetivo de que sean sacadas del Archipiélago a través de contenedores, ferrys o camiones con doble fondo, en referencia a una de las últimas actuaciones llevadas a cabo por el Instituto Armado que permitió la interceptación de 22 vehículos que introducían esta droga en el Archipiélago desde la Península.

Aunque quizás el método más generalizado, y más barato, es el de contenedores con carga legal que son utilizados por las mafias para introducir la droga sin que su dueño tenga conocimiento, el denominado gancho ciego o rip off. Para esta operación, los narcos necesitan de la connivencia de portuarios en las terminales para que abran el container y así extraer la sustancia antes de que sea entregado a su receptor ya que este desconoce que lleva droga.

En este sentido, Guardia Civil y Vigilancia Aduanera interceptaron el pasado mes de enero un contenedor en el Puerto de La Luz con 200 kilos de cocaína que estaban escondidos entre paquetes de café. El barco había salido de Brasil y tenía como destino final Valencia.

El jefe regional de Vigilancia Aduanera en Canarias, Carlos Moreno, apunta que uno de los puertos calientes es el de Santos, cerca de la urbe de Sao Paulo. Precisamente de esta ciudad procedía un barco que hizo escala en Santa Cruz de Tenerife y en cuyo interior se localizaron otros 387 kilos ocultos en maletas que iban dentro de un vehículo.

Moreno apunta que hay múltiples formas de introducir esta droga en Europa: «Utilizan cualquier tipo de vía para llegar al continente, como mulas -personas que llevan la sustancia en su organismo-, avionetas, veleros, mercantes, pesqueros contenedores. Cualquier cosa que sea capaz de cruzar el atlántico», incluso, «un submarino semisumergible».

Sobre este último navío, que ya ha sido interceptado en Galicia, el jefe regional asegura que no ve descabellado que llegue desde Sudamérica hasta Europa. «En condiciones precarias», asevera, y con una tripulación que se estaría jugando la vida tanto por posible hundimiento como por la inhalación de gases.

Compartir el artículo

stats