Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PATRIMONIO

La obra del Museo Néstor se retrasa otro año más a la espera del proyecto

Urbanismo cambia el plan de rehabilitación de la ermita del Pueblo Canario tras ratificar el juez la paralización del Cabildo

Fachada del Museo Néstor y vista parcial de la plaza de Las Palmas, en el conjunto arquitectónico del Pueblo Canario. | | JUAN CASTRO

Fachada del Museo Néstor y vista parcial de la plaza de Las Palmas, en el conjunto arquitectónico del Pueblo Canario. | | JUAN CASTRO

El Museo Néstor va camino de cumplir su cuarto año cerrado el próximo mes de diciembre sin que se vislumbre la fecha en que se iniciará la rehabilitación, pues aún no se ha concluido el proyecto integral que el gobierno municipal encargó hace más de un año a los técnicos municipales, tras rechazar el Cabildo el que se adjudicó en un primer momento, de manera directa, a un estudio de arquitectura externo. Una situación parecida soporta la rehabilitación de la ermita del Pueblo Canario, actuación que fue paralizada por el Cabildo de Gran Canaria en abril de 2019, debido a las discrepancias existentes en torno a la actuación en la cubierta. El Ayuntamiento recurrió la suspensión y el juez le dio la razón al Cabildo en septiembre de 2020, momento en el que Urbanismo decidió cambiar el proyecto de rehabilitación, según las directrices establecidas por los técnicos de Patrimonio Histórico del Cabildo.

El concejal de Urbanismo Javier Doreste reconoció durante su comparecencia en el último pleno ordinario del pasado 28 de mayo, solicitada por la portavoz del Partido Popular Pepa Luzardo, que el proyecto integral de rehabilitación y accesibilidad del Museo Néstor, que está redactando la arquitecta municipal, Inmaculada Demetrio, está todavía pendiente de concluir, por lo que en el mejor de los casos se espera que pueda presentarse a la comisión insular de Patrimonio Histórico para su aprobación a «final de este año». Esto significa que hasta principios de 2022 no saldrá a concurso la obra, que no empezaría hasta el segundo semestre de ese año. Los responsables municipales eluden hablar de la duración de las obras ni tampoco de la fecha estimada en la que pueda volver a abrir sus puertas la pinacoteca, que echó el cierre en diciembre de 2017. Lo más probable es que el Museo Néstor no esté en condiciones de abrir hasta finales de 2023 o principios de 2024.

El proyecto de rehabilitación se encargó inicialmente y sin concurso a los arquitectos Ramón Chesa y Javier Mena, pero varios informes demoledores de Patrimonio Histórico del Cabildo de Gran Canaria, llevaron finalmente a Urbanismo a encargar un proyecto integral a la arquitecta Inmaculada Demetrio.

Entre las múltiples cuestiones informadas desfavorablemente por los técnicos de la corporación insular figuran la ubicación del ascensor en el hueco de la escalera del museo y la instalación de una rampa frontal de cristal. Los especialistas del Cabildo recomendaron instalar el ascensor en la fachada trasera, frente a otras alternativas, entre ellas la colocación de un ascensor de cristal en la fachada norte del edificio..

Los técnicos detectaron también numerosas insuficiencias en cuanto a accesibilidad, ya que el proyecto no se adaptaba a la normativa vigente y criticaron la existencia de elementos, como barandillas o pasamanos, que no se adecuan a las características del conjunto arquitectónico del Pueblo Canario, diseñado por Miguel Martín-Fernández de la Torre, basándose en la idea de su hermano Néstor. El conjunto está catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC) y tiene la categoría de monumento.

Así las cosas, tras un año de tiras y aflojas con el Cabildo, el Ayuntamiento decide encargar un nuevo proyecto y buscar una coordinación entre los técnicos de ambas instituciones para que el proyecto llegara a buen puerto. Doreste habló el pasado mes de febrero de una comisión mixta formada por técnicos municipales e insulares.

En la ermita de Santa Catalina, el empeño del Ayuntamiento por seguir adelante con un proyecto que no contaba con el visto bueno del Cabildo, por la forma en que se estaba haciendo la rehabilitación de la cubierta, provocó la paralización de la obra por la institución insular hace ya más de dos años. El consistorio recurrió a los tribunales y el pasado 21 de septiembre el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 3 de Las Palmas desestimó el recurso y ratificó la suspensión del Cabildo. Según reconoció el propio Doreste en el pleno, la sentencia no fue recurrida, por lo que es firme.

«En consecuencia», dijo, «las obras se encuentran suspendidas y se está ultimando la redacción del proyecto de rehabilitación integral de la ermita y del ámbito de la plaza de Las Palmas situado en su delantera, estando prevista su culminación a finales de junio».

Esto significa que el proyecto tendrá que esperar a la siguiente comisión insular de Patrimonio, prevista en septiembre u octubre, para conseguir el visto bueno. En ese caso, la terminación de las obras de restauración podrían salir a concurso a finales de este año o principios del próximo.

Compartir el artículo

stats