Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un corredor peatonal en Pedro Infinito potenciará el comercio en Schamann

El Plan Director de la zona comercial prevé invertir ocho millones de euros para devolverle el lustre | La calle Zaragoza ampliará aceras y mejorará la movilidad

Minerva Alonso y Pedro Quevedo presentan el plan director de la zona comercial abierta de Schamann

Minerva Alonso y Pedro Quevedo presentan el plan director de la zona comercial abierta de Schamann LP/DLP

El Plan Director que ayudará a dinamizar, renovar y potenciar la zona comercial abierta de Schamann-Pedro Infinito es ya una realidad. Ayer, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y el Cabildo insular presentaron el extenso documento, que prevé una inversión plurianual de más de 8 millones de euros para traer a esta área, tan importante antaño para la ciudad, al siglo XXI después de que ha quedado algo desfasada con el paso del tiempo. Los principales cambios que se pretenden introducir los próximos años tienen que ver con la creación de itinerarios peatonales en las principales arterias del barrio, unificando toda Pedro Infinito en torno a un paseo que la vertebre e implementando un nuevo corredor en la calle Zaragoza.

Los objetivos generales detrás de este proyecto, según explicó uno de los miembros de su equipo redactor, Javier Santana, son mejorar el entorno urbano para que se acerque más a las necesidades de la actividad comercial que se desarrolla en la zona; reducir el tránsito del vehículo privado potenciando otros modos más blandos de transporte, como la bicicleta o las guaguas; y potenciar la fuerza y capacidad atractora de este área comercial dándole una estética común, reconocible, diferenciada y relacionable.

Para ello, los principales esfuerzos se van a encaminar a crear diversos itinerarios peatonales que favorezcan la permanencia de los usuarios en la zona, que no sea un simple camino de paso para convertirse en un lugar amable y cómodo en el que pasar el tiempo de ocio. Se ampliarán las aceras en las vías principales y se mejorará la interconexión con los polos de atracción de la zona de Schamann, como los parques del Canódromo, Las Rehoyas, Don Benito o José Saramago, el mercado de Altavista o los espacios dotacionales de la calle Mariucha. «Hemos tratado de potenciar las conexiones entre estos lugares y la zona comercial mediante la atracción estética de los viales que conectan un lugar con el otro», destacó Santana. Además, estos trabajos servirán también para ampliar los espacios libres, que permitan llevar a cabo una serie de actividades complementarias como ferias, eventos de un día o mercadillos que servirán para «dinamizar y ayudar a que el comercio coja fuerza».

En segundo lugar, otro apartado a tener en cuenta será el de dotar de una misma apariencia a todo el entramado de calles que conforman la zona comercial abierta, que hasta la fecha no tienen elementos de cohesión que permitan a la gente identificarla como parte de un mismo área. En este trabajo, tendrán gran protagonismo los propios empresarios, que tendrán que ponerse de acuerdo en dar un sentido común a todos los negocios, poniéndose de acuerdo con el Ayuntamiento para instalar el mismo tipo de mobiliario urbano y dar una estética a las calles que sea reconocible. Igualmente, los comerciantes necesitarían diseñar una página web, unos logos y trabajar en cómo dinamizar y gestionar todo lo que implica una zona comercial abierta como esta.

En Pedro Infinito se invertirán 5 millones de euros, y en la calle Zaragoza, unos 2,4 millones.

decoration

Finalmente, la movilidad es la tercera pata de todo este entramado. La intención que pone sobre la mesa el Plan Director es la de impulsar nuevos medios de transporte más sostenibles, ya que «la zona se encuentra un poco anquilosada en el pasado al no integrar servicios como la MetroGuagua o los carriles bici», en palabras del ingeniero. Estos trabajos se implementarán en fases más avanzadas del proyecto y algunos de ellos están ya previstos en el Plan Director de la Bicicleta Fase II, que prevé la creación de carriles bici en varios puntos del distrito. En Pedro Infinito solo se dejaría un carril para la circulación, algo que ya ocurre la mayoría de veces en esta vía por el fenómeno de la doble fila, mientras que en la calle Zaragoza habrá un carril por sentido. Mientras, Don Pío Coronado asumirá parte del tráfico de Pedro Infinito y Agustina de Aragón cambiará de sentido desde Zaragoza y hasta la calle Tormento para también admitir otra parte de esa carga de vehículos. 

Además, se desarrollará un plan de estacionamiento que prevé ganar plazas netas en los alrededores de la zona comercial, en lugares más periféricos. Se han estudiado una serie de lugares en puntos concretos en los que ya hay zonas de aparcamiento que están «muy poco optimizados para la capacidad» que tienen «porque no están ni siquiera delimitados en el suelo». Al mismo tiempo, se revisará el Plan General de Ordenación Urbano (PGOU) para ver si da más posibilidades para compensar el espacio que se pierde de cara al peatón. En la calle Zaragoza, según Javier Santana, solo se perderían 16 o 17 plazas que se equilibrarán con el fondo de saco de la calle Jacinta o en las vías perpendiculares. Además, se planea crear cuatro parking en la zona alta de Pedro Infinito, otra en el parque José Saramago y cuñas en Agustina de Aragón.

Un proyecto para modernizar

El concejal de Desarrollo Local, Empleo y Turismo, Pedro Quevedo, y la consejera insular de Industria, Comercio y Artesanía, Minerva Alonso, incidieron en que este Plan Director favorecerá la modernización de la zona y ayudará a seguir impulsando el pequeño comercio como motor de empleo y riqueza para toda la ciudad, especialmente para el distrito de Ciudad Alta. Según Quevedo, es «fundamental» llevar a cabo actuaciones que potencien esta zona comercial abierta porque «no sólo impulsará y dinamizará la economía de la ciudad, sino que conllevará mejoras también en el barrio en el que se ubica». 

El concejal de Desarrollo Local también ensalzó que el Consistorio capitalino «ha trabajado exhaustivamente en este proyecto, con la implicación necesaria de los agentes sociales, para reactivar toda la zona, potenciando el área comercial y acercándola al Mercado de Altavista y al resto del barrio, y siguiendo en la línea del grupo de gobierno municipal de mantener y potenciar el pequeño comercio urbano como motor de empleo y riqueza local». Y es que el intercambio de pareceres con todos los agentes implicados ha sido una parte fundamental para diseñar este Plan Director, el cual «tendrá que ver con todos los que quieran participar desde ahora». 

De ahí que para redactar el proyecto se hayan mantenido hasta diez reuniones de coordinación entre quienes lo escribieron, las administraciones involucradas y las asociaciones de empresarios y comerciantes del barrio. Según el presidente de la Asociación de Comerciantes y Empresarios de Schamann, Nauzet Martín, en la actualidad hay unos 650-680 negocios en toda esta amplia área comercial. Durante el último año de pandemia, se ha notificado el cierre de unos 60 locales, si bien una veintena han abierto, dotando a la zona de nuevas actividades que no había hasta ahora. Sin embargo, apuntó, «hace seis o siete años que llevamos un retroceso en la zona por falta de nuevos comercios que puedan llamar la atención de la gente, nos hemos quedado anclados en el pasado. No ha habido grandes actuaciones que hayan mejorado la productividad de la zona y hemos caído en los últimos años». 

Para los empresarios, lo más importante que había que atacar con este proyecto eran la estética de la zona y la seguridad que había en las principales arterias comerciales del barrio, algo esto último que ha ido mejorando un poco en los últimos tiempos con la presencia de la llamada Policía Local de barrio -ahora Policía de Participación-. Según Martín, lo más importante era la «mejora visual» que animara al público a acercarse a Schamann, y que hiciera que los locales se sintieran «otra vez cómodos a la hora de comprar». «Creo que este Plan Director mejorará la incidencia de público, la presentación e imagen de la zona comercial, y también atraer a ciertos sectores de comercios y empresas que a día de hoy no se veían atraídas por la zona», comentó esperanzado el presidente de los empresarios de Schamann. Quien también mostró su preocupación por cómo se plasmará el capital necesario para llevar a cabo este programa de acciones, aunque se mostró esperanzado con la llegada de fondos europeos para estos menesteres.

Precisamente, tras un año complicado por la pandemia en el que no pudieron llevar a cabo acciones de dinamización en la zona comercial, en las pasadas semanas, en colaboración con el Ayuntamiento, se llevó a cabo una actividad que tuvo la obra de Benito Pérez Galdós como protagonista. Según Martín, tuvo cierto éxito y sirvió para reavivar ese afán por culturizar que se pusieron como objetivo en la asociación desde hace varios años. «Estamos aunando fuerza para intentar levantar la zona, siempre hemos optado por lo cultural, ya que sabemos que Schamann es una zona bastante castigada en ese sentido, y lo que queríamos era crear cultura, arte, unificar al comercio o tratar de levantar el conocimiento de la gente por lo que es el barrio», agregó a este respecto. 

Fase I: 1.460.135 euros

Mejorar los dos extremos del eje comercial Don Pedro Infinito, creando un nuevo corredor en la principal arteria comercial del barrio, conectando y ampliando los espacios libres existentes entre los cruces con las calles Núñez de Balboa / Doctor Centeno y Alceste. Todo ello, con la idea de «incrementar el disfrute de los usuarios y el tiempo de permanencia en la zona».


Fase II: 2.477.950 euros

Las actuaciones se encaminarán hacia la calle Zaragoza. Se reordenará la circulación en la vía para optimizar la amplia calzada de la que dispone, al tiempo que se ampliarán las aceras y zonas de paseo para que la gente tenga interés en transitar por la zona, ya que en la actualidad hay un «excesivo protagonismo del vehículo privado».


Fase III: 3.638.931 euros

Vuelve a centrarse en la calle Don Pedro Infinito. Esta es la «más ambiciosa y necesaria de todas», puesto que se creará una nueva plataforma única a misma altura, sin bordillos en la acera en el tramo entre las vías Zaragoza y Tormento, manteniendo un carril de circulación ordinario con calmado de tráfico e incluyendo en él el carril bici que está previsto en el Plan Director de la Bicicleta Fase II. Se retirarán de las fachadas de los edificios los parterres existentes, ensanchando las aceras para ello, lo que quitará oscuridad al tramo peatonal en ciertas horas del día o bajo ciertas condiciones atmosféricas.


Fase IV: 440.745 euros

Se fomentarán los itinerarios peatonales continuos que animen a la ciudadanía a pasear y consumir. Concretamente, se desplegarán dos paseos sobre la parte alta o el extremo oeste de la zona comercial. Ya estarán creadas las zonas libres de esparcimiento y otros usos, y resueltos los aparcamientos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Recuerda que con la entrada en vigor de la Normativa Europea PSD2 se requiere un doble proceso de validación a la hora de realizar la transacción.
Te recomendamos tener a mano tu móvil. Estamos aquí para ayudarte, 928 479 439.

Compartir el artículo

stats