Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El pliego de recogida selectiva prevé crear un servicio puerta a puerta

El contrato, que está en Contratación, incluirá la implantación del quinto contenedor en la ciudad y se materializará en dos años

Imagen de archivo de contenedores en la ciudad

Imagen de archivo de contenedores en la ciudad LP/DLP

El nuevo pliego de recogida selectiva en la ciudad prevé instaurar un servicio piloto de recepción de basuras puerta a puerta en los domicilios de la capital grancanaria e incluirá la implantación del quinto contenedor como método para potenciar aún más la cantidad de residuos que son recuperados para su reciclaje. Según anunció ayer la concejala de Servicios Públicos, Inmaculada Medina, este contrato espera materializarse a lo largo de 2022 o 2023

Al ser cuestionada ayer por las cifras de reciclaje de residuos en la ciudad en una comisión de pleno, la edila de Servicios Municipales resaltó que la cantidad de basura en la recogida selectiva se ha incrementado en la ciudad en los últimos años, si bien a un ritmo menor al esperado. Por ello, espera que el nuevo contrato, que se encuentra en el área de Contratación a la espera de ser aprobado para su posterior licitación, sirva para aumentar exponencialmente ese volumen al dotar al servicio de más recursos para su modernización y mejora integral.

Medina espera instalar sensores en los contenedores comerciales antes de comenzar agosto.

decoration

Medina reconoció que las previsiones con las que cuentan en 2021 son las de «aumentar la recogida separada, si bien será en 2022 y 2023 cuando los pliegos en los que se está trabajando se materialicen y se vea ese alza importante». Para ello, destacó, el Ayuntamiento «va a costear un incremento del servicio» con el que se persigue estos objetivos tan ambiciosos, «rompiendo con la inversión lineal que se había llevado en los últimos años». 

En este nuevo pliego de condiciones, se incluirá la instalación del quinto contenedor en toda la ciudad, ya que va acompañado de un sesudo estudio en todas y cada una de las calles de la ciudad para conocer la afectación de colocar los cinco recipientes. «Dependiendo de la orografía podremos colocar contenedores de carga lateral o trasera porque no todos los camiones tienen la misma capacidad para entrar en las zonas», explicó la concejala socialista en su momento. El contrato también prevé acabar con los depósitos de vidrio, de carga superior, porque resultan «muy incómodos».

Además de ello, también se analizó la posibilidad de crear puntos de recogida en los que se deposite ropa y calzado, así como incluir los contenedores necesarios para conformar las denominadas islas ecológicas por toda la urbe. Finalmente, otro de los principales puntos de este pliego será la implantación de una experiencia piloto con un servicio de recogida puerta a puerta. Todo ello irá acompañado de una gran campaña de concienciación sobre la importancia de separar y reciclar, visitando cada domicilio de la capital y desarrollando actividades en los colegios.

En su comparecencia de ayer, Inmaculada Medina también habló sobre la iniciativa de sensorizar los contenedores comerciales de la ciudad, enmarcada dentro de la línea LPA Inteligencia Azul. De esta forma, se conseguirá hacer un seguimiento de la situación de este tipo de depósitos, que tachó como «los sumideros de la gran mayoría de residuos» que se generan en Las Palmas de Gran Canaria. La previsión que tienen desde el área municipal de Limpieza es que se pueda poner en marcha esta iniciativa antes de que comience el próximo mes de agosto. Y es que la ciudad solo recicla en torno a un 10% de los residuos que genera al año, muy lejos del 50% que exigió la Comisión Europea para 2020 y del 29% de la media estatal.

Compartir el artículo

stats