Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Casi el 50% de los kioscos municipales están cerrados desde hace años

De los 21 puestos del Ayuntamiento, ocho están sin uso y tres tienen la concesión vencida | El consistorio debió indemnizar al de La Mayordomía con 64.000 euros

Imagen de dos de los tres kioscos modernistas de la plaza de Las Ranas.

Imagen de dos de los tres kioscos modernistas de la plaza de Las Ranas. La Provincia

Casi la mitad de los kioscos municipales de Las Palmas de Gran Canaria se encuentran cerrados, algunos desde hace más de seis años como los tres espacios modernistas de la plaza de Las Ranas, cuya estructura de madera se encuentra muy deteriorada por el abandono y la falta de mantenimiento en pleno centro turístico de la ciudad. Además, otros tres están abiertos con la concesión vencida desde hace más de cinco años y el cierre del quiosco de La Mayordomía ha obligado al Ayuntamiento a indemnizar al antiguo concesionario con 64.357 euros, en concepto de daños y perjuicios, por negarle la prórroga.

El coordinador general de Economía y Hacienda, Antonio Ramón Balmaseda, dio cuenta ayer en la comisión de pleno de Hacienda, a petición del Partido Popular, de la situación en que se encuentran los kioscos municipales, que fue calificada de «lamentable», tanto por el concejal popular Víctor Moreno como por los ediles de Unidos por Gran Canaria-Coalición Canaria, David Suárez y José Guerra, de Ciudadanos.

Según Balmaseda, el Ayuntamiento tiene en estos momentos la titularidad de 21 kioscos. De estos, están cerrados ocho: los tres puestos modernistas diseñados por Rafael Massanet de la plaza de Las Ranas, sin uso desde hace más de seis años; Alameda de Colón, cerrado desde 2017, tras el abandono del último concesionario; parque de La Mayordomía; plaza del Pueblo; parque Lomo Blanco y el parque de La Paterna.

Balmaseda consideró que el deterioro de los espacios de la plaza de Las Ranas «no se debe a la falta de mantenimiento sino a la falta de uso» y atribuyó su cierre a la falta de acometida de agua y de baño de las instalaciones, lo que impide destinar estos puestos a actividades hosteleras que los hagan más atractivos y rentables para su explotación. En este sentido, planteó la posibilidad de llegar a un acuerdo con los dueños del edificio Monopol para poder utilizar los baños públicos del centro comercial. Consideró que se puede acometer su rehabilitación «si el coste no es muy elevado». 2014 fue el último año en que se rehabilitaron, pero nunca abrieron.

CC-UxGC pide que se pongan en marcha los negocios para rebajar las cifras del paro

decoration

En relación con el kiosco de La Mayordomía, explicó que su explotación ha estado judicializada desde que el consistorio denegó la prórroga a la empresa Raquelena, que ganó el pleito en los juzgados en enero de 2019. El Ayuntamiento le ha abonado este año la indemnización y está en condiciones de sacarlo a concurso desde finales del pasado enero, cuando los antiguos concesionarios renunciaron a seguir con la actividad, por lo que la intención municipal, explicó, es sacar a concurso la concesión cuanto antes.

Los tres kioscos con las concesiones vencidas son el del parque Doramas, desde el 18 de junio de 2013; Parque Juan Pablo II (22 de enero de 2013) y el del parque del Castillo de La Luz, desde 2016. En cuanto al puesto del parque Alonso Quesada, en el parque Romano, su prórroga finaliza el próximo 10 de noviembre.

Otros kioscos que están abiertos son el quiosco octogonal del parque Santa Catalina y los de la plaza Churruca, calle Eufemiano Jurado y el modernista de San Telmo. También están funcionando, pero pagan tasas en lugar de canon el de golosinas de San Telmo, los dos de prensa del parque Santa Catalina y el de prensa de Tomás Morales.

El edil del PP, Víctor Moreno, consideró que el cierre que afecta a muchos kioscos refleja que «no son una prioridad para el gobierno municipal. Poner en marcha estos negocios es una necesidad» para paliar el gran desempleo que hay.

Por su parte, el concejal David Suárez, de CC-UxGC, criticó la ineficacia en la gestión de los kioscos y lamentó que su cierre impida generar negocios y puestos de trabajo, que vendrían muy bien en una época de grave crisis económica y elevado desempleo como la actual, en la que casi se rozan los 50.000 parados.

«Así apuesta el alcalde Augusto Hidalgo por la promoción del empleo, con el patrimonio municipal cerrado a cal y canto. No sabemos qué más demostraciones le hace falta al alcalde para reforzar el área de Patrimonio y poner en marcha todos los quioscos que no se están explotando, porque no se han licitado las concesiones».

Suárez consideró «injustificable que los tres kioscos de la plaza de Hurtado de Mendoza, o Las Ranas, sigan durmiendo el sueño de los justos a la espera de que se instale la acometida de agua para su uso como bar-cafetería y un acuerdo con el Monopol para usar los baños. Tampoco se sabe nada del kiosco de la Alameda de Colón».

El concejal aseguró no entender que se mantengan cerrados también los nuevos kioscos que se inauguraron hace más de un año» en los parques de Lomo Blanco, La Paterna y el de la plaza del Pueblo, en La Isleta, que se creó a través de los presupuestos participativos. «Qué sentido tiene hacer una inversión pública para luego mantenerlos cerrados», se preguntó. Encima, añadió, «hemos tenido que indemnizar a uno de los concesionarios con más de 65.000 euros por la mala gestión del alcalde Hidalgo». El edil criticó que el espacio del parque de Las Edades, en Jinámar, inicialmente previsto para kiosco, se haya convertido en un recinto para guardar herramientas de jardinería.

Compartir el artículo

stats