Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La creación de aceras en Almatriche es competencia del Ayuntamiento

La carretera GC-310 es urbana desde 2003, cuando el Cabildo cedió la vía tras firmar un convenio con el consistorio | La transferencia se hizo efectiva en 2007

7

Los vecinos de Almatriche Bajo se movilizan para reclamar la creación de aceras La Provincia

La creación de aceras en los márgenes de la carretera GC-310, entre Almatriche y Ladrillera Canaria, corresponde al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria porque se trata de una vía urbana. Así se refleja en el convenio que el consistorio firmó con el Cabildo de Gran Canaria en 2003, mediante el cual la institución insular cedió la titularidad de la carretera que pasó a ser urbana. Los vecinos de Almatriche Bajo llevan más de 50 años reclamando unas aceras en condiciones para acabar con la peligrosidad que entraña para muchos vecinos circular por esta vía, en la que hay tramos incluso sin arcén, pero el Ayuntamiento siempre se ha escudado en que la vía es insular y que sólo aceptaría la transferencia cuando el Cabildo asumiera los gastos de urbanización de la misma. El hartazgo del vecindario de Almatriche Bajo ha llegado a tal límite que ha creado una plataforma y ha iniciado movilizaciones que no pararán, aseguran, hasta que la administración responsable asuma sus obligaciones.

El gobierno local explica a los vecinos que la institución insular es la propietaria de la vía

decoration

Pese a lo que los responsables del gobierno municipal dicen a los vecinos, el Ayuntamiento asumió la titularidad de la vía el 20 de marzo de 2003, cuando el entonces alcalde José Manuel Soria firmó un convenio con la expresidenta del Cabildo María Eugenia Márquez, por el que esta le cedía las competencias de la carretera que pasó a ser urbana. El Cabildo cedió en el mismo convenio, que fue publicado en el Boletín Oficial de la Provincia de Las Palmas (BOP) el 18 de abril del mismo año, otras 15 carreteras, en su mayor parte travesías. La transferencia de titularidad de las vías estaba sujeta a diferentes condicionantes y el Cabildo se comprometía a «continuar ejerciendo el mantenimiento y conservación de los tramos en donde» estuvieran «previstas actuaciones de programas de obras hasta la finalización de las mismas».

Titularidad

«Una vez concluida las obras», señalaba el acuerdo, «la titularidad, así como la responsabilidad del mantenimiento, conservación y explotación de los tramos afectados corresponde al Ayuntamiento». El consistorio se comprometía en el acuerdo incluso a conseguir los terrenos necesarios para dar cumplimiento a las actuaciones previstas en el planeamiento urbanístico, que en el caso de la GC-310 implica como mínimo dotar a la travesía urbana de las correspondientes aceras.

En el caso de la carretera de Almatriche Bajo, la cesión de la carretera al Ayuntamiento capitalino estaba pendiente de que el Cabildo llevara a cabo un programa de obras que consistía en el refuerzo del firme de la carretera.

Según un informe elaborado por el jefe del servicio técnico de Obras Públicas del Cabildo, Francisco Rodríguez Batllori, dichas obras de asfaltado las llevó a cabo en 2007 la empresa Santana Cazorla S.A., que facturó por ello un total de 291.879,92 euros.

Desde el momento en que el Cabildo llevó a cabo las obras de mantenimiento que tenía pendientes, se hizo efectiva de manera automática la transferencia de titularidad de la carretera, explica el informe insular, que añade que en este caso «no hace falta firmar ningún acta de entrega y recepción».

No obstante, el Ayuntamiento siempre se ha escudado para no hacer nada en la carretera general, en la necesidad de firmar un acuerdo con el Cabildo para que este financiara las aceras, según han manifestado los responsables del gobierno municipal a los vecinos.

El presidente de la asociación de vecinos Texeida, Martín Quintana González, señaló la semana pasada que se sienten como una pelota en medio de un partido entre el Ayuntamiento, que apunta al Cabildo y este último, que asegura que la vía es de titularidad municipal y que su «obligación no es construir aceras». El propio alcalde Augusto Hidalgo, recuerdan los vecinos, aseguró durante una visita realizada en marzo de 2019, que las aceras de la carretera general, iban a requerir de algo más de tiempo porque hay otras administraciones involucradas”, en referencia al Cabildo.

El vecindario sigue con las protestas, que no pararán hasta que se arregle el problema que sufren

decoration

El caso de la carretera de Almatriche es bastante similar al de la carretera de Los Tarahales, donde los vecinos se ven también obligados a transitar por carreteras sin arcenes arriesgando su pellejo. En el caso de Los Tarahales, la Concejalía de Urbanismo ha presentado un proyecto de urbanización y mejora del barrio, que se espera sea financiado con fondos europeos. En Almatriche, se quejan los vecinos, el Ayuntamiento se ha limitado a «pasarle la pelota al Cabildo». Los vecinos aseguran no saber quien es el responsable, lo único que tienen claro es que no van a parar con las movilizaciones hasta que se solucione los múltiples problemas que sufren, el más grave de los cuales tiene que ver con la inseguridad que sufren los que se ven obligados a transitar por la calzada, por la que circulan a gran velocidad muchos vehículos.

En los últimos años se han producido varios accidentes y uno de ellos acabó con la vida de una persona.

«También pagamos impuestos»


Los vecinos de Almatriche Bajo celebrarán esta tarde su segunda concentración para reclamar al Ayuntamiento de la capital grancanaria que ponga aceras en la carretera general y que dote al barrio de infraestructuras tan básicas como alcantarillado, marquesinas en las paradas de guaguas, farolas, así como la mejora de los servicios de limpieza y la apertura de la prolongación de la urbanización de Juan Hidalgo con Siete Palmas. La movilización, que ha sido convocada por la plataforma vecinal de Almatriche Bajo, se iniciará esta tarde a las cinco y se prolongará durante dos horas. Hay otras dos concentraciones convocadas para el 18 y el 25 de junio próximos, en lo que ya se conoce como los ‘viernes de Almatriche’. Los vecinos se siente tratados como ciudadanos de segunda clase, pese a que pagan impuestos como el resto de habitantes de la ciudad y reclaman soluciones urgentes a sus problemas. Por el barrio circulaba ayer la copia del Boletín Oficial de la Provincia (BOP) en el que aparecía publicada la cesión de la vía al Ayuntamiento. | T. G. S.

Compartir el artículo

stats