Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fiestas Fundacionales | Medalla de Oro de Las Palmas de Gran Canaria
Juan José Cardona Ex alcalde de Las Palmas de Gran Canaria y Medalla de Oro de la ciudad

Juan José Cardona: «A mi generación le tocó vivir una ciudad con muchas carencias, pero hoy está equilibrada»

El ex alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, que recibirá la Medalla de Oro de la ciudad, describe su paso por el Ayuntamiento como «una etapa apasionante».

El ex alcalde de Las Palmas de Gran Canaria Juan José Cardona, en una terraza del paseo de Las Canteras.

El ex alcalde de Las Palmas de Gran Canaria Juan José Cardona, en una terraza del paseo de Las Canteras. José Carlos Guerra

Juan José Cardona (Arucas, 1962) fue alcalde de Las Palmas de Gran Canaria entre 2011 y 2015, aunque entre 1995 y 2003 ya había desempeñado otros cargos en la corporación municipal.

¿Cómo recibió la noticia de la concesión de la Medalla de Oro?

Fue una sorpresa, porque después del tiempo transcurrido desde que dejara el Ayuntamiento no había tenido ninguna noticia al respecto. El sentimiento fue de alegría, también de orgullo y de satisfacción. En ese momento eché la vista atrás y recordé lo que sin duda ha sido una etapa apasionante de mi vida profesional, los años dedicados a la ciudad y al Ayuntamiento. En cierta medida, en cuestión de segundos pasaron por mi mente todas las cosas más importantes que habían sucedido durante estos años.

Usted se crió en Arucas. ¿Venía a Las Palmas de Gran Canaria siendo niño? ¿Qué recuerdos guarda de la ciudad de entonces?

Venía prácticamente todos los fines de semana, porque mis abuelos vivían en Schamann y de hecho, yo fui bautizado en la iglesia de Los Dolores. Venir a Las Palmas tenía un cierto carácter festivo. Íbamos mucho a la iglesia redonda de Las Chumberas, que era muy moderna para la época. La escena habitual era ir a misa y después a ver a mis abuelos. No tengo grandes recuerdos de la ciudad de pequeño, porque no la viví, pero la asocio con estos acontecimientos vinculados a mi familia materna.

«El gran desafío transformador de Las Palmas de Gran Canaria está vinculado con la movilidad»

Juan José Cardona - Ex alcalde de Las Palmas de Gran Canaria y Medalla de Oro de la ciudad

decoration

¿Cuándo comenzó vivir en la ciudad?

Con 17 años nos vinimos a vivir a Las Palmas de Gran Canaria. El COU lo hice en el Insituto Pérez Galdós y después estudié en Madrid, aunque incluso durante los años de la universidad uno iba y venía. Siempre mantuve, incluso desde la distancia, una conexión con las cosas más importantes que pasaban en la ciudad. Desde pequeño tuve una gran pasión por leer los periódicos y mi padre, como estaba en el mundo empresarial, siempre estaba relacionado con la actualidad empresarial, económica y política.

Juan José Cardona, en una terraza del paseo de Las Canteras durante la entrevista. José Carlos Guerra

Aquella ciudad de su juventud era muy distinta a la actual. ¿Cuáles han sido las principales transformaciones de estas décadas?

Creo que a nosotros, y me refiero a mi generación, nos tocó vivir una ciudad que arrastraba muchas carencias. Había sido una ciudad creada por aluvión, con un crecimiento poblacional desmesurado y un Ayuntamiento que era incapaz de atender en tiempo real las necesidades, las infraestructuras y los servicios que los ciudadanos demandaban. Afortunadamente, 30 años después estamos viviendo en una ciudad equilibrada. Podría ser discutible si suficientemente: siempre hay desequilibrios, pero hoy ya están más localizados, son abordables y se pueden cuantificar en el tiempo. Me pongo a pensar en los alcaldes y concejales de los 60 y 70 y creo que eran unos héroes o unos inconscientes.

«Le auguro poco éxito a un político local si no le gusta el contacto con las personas»

Juan José Cardona - Ex alcalde de Las Palmas de Gran Canaria y Medalla de Oro de la ciudad

decoration

¿Por qué?

Lo digo en el buen sentido. En una etapa en la que apenas había recursos, todo estaba por hacer. Recordemos que el agua no estaba garantizada en nuestra infancia, los barrios que se construían y nacían de la noche a la mañana carecían de todo tipo de infraestructuras. Yo me imagino que tuvieron que padecer mucha ansiedad. Se siente ansiedad al saber que hay mucha gente pasándolo mal y que por mucho que te empeñes en mejorar las cosas no eres capaz porque no hay recursos ni tiempo material para ejecutar todas esas infraestructuras. Saneamientos, pluviales, alumbrado, aceras, asfalto... Incluso cuando nosotros llegamos en 1995, que fue mi primer contacto con la ciudad, todavía había núcleos de población que no tenían luz eléctrica. Me acuerdo de El Granadillar, un pequeño núcleo que está en la frontera con Teror. El gran cambio es el de una ciudad que no estaba dotada, que había crecido mucho más rápido de lo que las instituciones eran capaces de atender, y que hoy afortunadamente cuenta con equipamientos culturales, deportivos y sociales repartidos por toda la ciudad, aunque siempre hay margen para mejorar.

¿Hacia dónde se dirige ahora?

Ahora los equilibrios son de mayor calidad, de mayor excelencia. Por ejemplo, estamos en un momento en el que hay un planteamiento nuevo del concepto de movilidad: qué ha de suceder en el entorno en que vivimos y de qué servicios, infraestructuras y equipamientos nos debemos dotar. Si es necesario atravesar media ciudad para atender a esas demandas, o si lo podemos tener en nuestro entorno. Sin duda alguna, en los últimos años diría que el gran desafío transformador está vinculado a la movilidad.

«Los años dedicados a la ciudad y al Ayuntamiento han sido una etapa apasionante»

Juan José Cardona - Ex alcalde de Las Palmas de Gran Canaria y Medalla de Oro de la ciudad

decoration

Usted es ciclista urbano. ¿Cómo está viviendo ese cambio?

Con creciente aceptación por parte del resto de la ciudadanía. Afortunadamente cada vez somos más los que nos encontramos en las calles. Creo que hay también unas necesidades que son muy acuciantes. Por ejemplo, creo que la ciudad está digiriendo bien la bicicleta, pero no tanto el patinete eléctrico, que es una revolución mucho más disruptiva, en el sentido de que se están empezando a generar importantes conflictos. Ahí tiene que haber un poco más de disciplina y de educación vial. No puede ser por ejemplo que un joven, porque son los que los utilizan sobre todo, vaya en patinete a la velocidad que va por una acera donde una persona mayor sale en ese momento de casa. Eso es explosivo. Es algo novedoso que las administraciones, y no me refiero a ninguna en concreto, tienen que ser capaces de digerir. De anticiparse ya no, porque el fenómeno ya ha ha llegado y se ha producido, pero sí que hay que ponerle remedio.

Juan José Cardona, ex alcalde de Las Palmas de Gran Canaria y Medalla de Oro de la ciudad. José Carlos Guerra

¿Cuál es su ‘callejero sentimental’ de Las Palmas de Gran Canaria? ¿Cuáles son sus lugares favoritos de la ciudad?

El principal, Las Canteras. Cuando era pequeño veraneábamos aquí y desde que me casé en 1988 es mi barrio. También el barrio de Vegueta: el entorno de la plaza Santa Ana tiene un encanto especial. Como tercer lugar pienso en Ciudad Jardín. Tiene una personalidad y una identidad muy peculiares. A pesar de que no se ha cuidado, estoy convencido de que el conjunto va a tener cada vez más interés e importancia, como hoy, siglos después, tiene Vegueta o cualquier barrio colonial de cualquier ciudad americana.

«La ciudad está digiriendo bien la bicicleta, pero no tanto el patinete eléctrico»

Juan José Cardona - Ex alcalde de Las Palmas de Gran Canaria y Medalla de Oro de la ciudad

decoration

¿Qué le impulsó a involucrarse en la política local?

Siempre me gustó la cercanía a la gente, le auguro poco éxito a un político local si no le gusta el contacto con las personas. La esencia de la política local es el contacto con la gente, con los ciudadanos, aunque eso a veces supone que te paren en momentos en los que tienes que atender a tu familia, pero este es un oficio de 24/7, como se dice ahora, y hay que asumirlo. Mi curiosidad por la política viene desde muy joven porque me gustaba mucho leer la prensa. Me tocó una juventud en la que llegaba la democracia y lo viví con muchísimo interés. Mi padre siempre me desaconsejó que me vinculara a ningún partido mientras no terminara mi carrera, aunque no es que no me dejara. Cuando ya tenía una cierta autonomía personal y profesional se produjo la llamada de José Manuel Soria, que en 1995 había sido elegido por el Partido Popular para encabezar la lista al Ayuntamiento. El partido tenía solo una concejala entonces, Pepa Luzardo. Gran parte de mi trayectoria política ha estado vinculada a la de José Manuel Soria como dirigente del Partido Popular, primero como alcalde y luego como presidente regional.

¿Cuál es el mejor recuerdo de su paso por la Alcaldía?

Sinceramente, el contacto con la gente. Este es un concepto genérico, pero se manifiesta de muchísimas formas. Tiene muchísimas escenas, tantas como caras me vienen a la mente de personas que o bien venían con un problema o bien les dábamos la satisfacción de resolver una necesidad. Se pueden destacar acontecimientos puntuales, infraestructuras... pero me parece que lo bonito de haber pasado por una Alcaldía es poder estar sentado en una terraza y que la gente te salude, que haya una relación afectiva con tus vecinos.

Compartir el artículo

stats