Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Honores y Distinciones de Las Palmas de Gran Canaria

Un centro para el intercambio cultural

La Ciudad concede la Medalla de Oro al Colegio Alemán al cumplir 100 años de historia en 2020

15

Honores y distinciones LPGC: Colegio Alemán José Carlos Guerra

Tras fundarse en 1920, por el Colegio Alemán de Las Palmas han pasado decenas de promociones formadas en el intercambio cultural entre España y Alemania, promocionando el respeto.

El Colegio Alemán de Las Palmas de Gran Canaria nació en 1920 para que las familias de germanos que vivían en la capital pudieran darle una educación al estilo de su país natal a sus hijos. Con el paso de las décadas, ese objetivo inicial se ha ido ampliando y ahora tienen a su cargo la educación de casi 850 estudiantes entre los 3 y los 18 años, entre quienes fomentan el intercambio cultural entre España y Alemania basado en el bilingüismo y el conocimiento en profundidad de los estilos de vida y los aspectos culturales del país teutón. Por ello, la Ciudad le ha concedido la Medalla de Oro un año después de cumplir un siglo de vida.

En palabras de su director, Martin Schweinsberg, este es un reconocimiento al proyecto del Colegio Alemán, «un encuentro entre las dos culturas». Y es que, la institución tiene como pilar fundamental el formar a personas «abiertas a otras culturas», que conozcan que su propia manera de ver las cosas no es la única que existe. Una iniciativa en la que, asegura, hay una simbiosis entre el alumnado y el profesorado, la mayoría del cual es de origen alemán: «Hay un encuentro natural en el que aprendemos unos de otros, las dos partes ganan».

Para Andrea Bahmann, subdirectora del centro, este es un colegio bilingüe, pero también les importa «los valores como el respeto, la tolerancia, la convivencia o la comunicación, y también el concepto pedagógico de Alemania, basado en investigar, aprender de forma autónoma, ser crítico y abierto». Al final de su etapa educativa, los egresados son capaces de defenderse en un mundo cambiante y globalizado, y estudiar tanto en una Universidad española como en una alemana. Y esto es así porque, desde el primer día, experimentan una «inmersión total» en la cultura del país teutón, comenzando desde muy pequeñitos a sentir el alemán como si fuera una lengua materna más.

El Colegio Alemán se fundó en el centro de la ciudad en 1920 por ciudadanos alemanes afincados en la Isla que querían darle a sus hijos una educación basada en la pedagogía de su país, y fue creciendo conforme pasaban las décadas hasta que en los 70 se mudó a su actual emplazamiento, en Almatriche. Fue en ese momento, cuando abrió sus puertas cada vez a más familias de aquí, y en la actualidad la mayoría de sus estudiantes son españoles: «No somos una isla para alemanes dentro de la Isla». También pertenecen a la Red de Colegios Alemanes en el Extranjero, en donde hay otras 140 instituciones de todo el mundo que fomentan la educación bilingüe germana, por lo que reciben subvenciones del Gobierno de Berlín, evolucionando en sus objetivos e inquietudes.

Los lazos hispano-germanos

Según Schweinsberg, existen unos lazos muy fuertes entre la sociedad española y la alemana, muy reforzados de un tiempo a esta parte por las oportunidades que se abren en ambos países para personas extranjeras. Los datos que maneja el Colegio Alemán reflejan que hasta un 70% de sus egresados de Bachillerato terminan estudiando en algún centro de educación superior alemán, sin necesidad de tener que hacer alguna prueba de acceso o de idioma para ello. A ello se le suma, indicó la subdirectora Bahmann, el programa de intercambios que posibilita la institución con otras de Alemania, y que cada año -menos este, lastrado por la pandemia- involucra a un centenar de estudiantes, entre los que se van para allá por todo el curso académico o por unas semanas y quienes vienen a Canarias para perfeccionar su español y conocer la cultura de esta tierra.

«Históricamente, el francés es más importante en Alemania, pero cada vez más alumnos alemanes quieren aprender el español», puntualizó el director del colegio, quien agregó que los centros educativos cada vez ofertan más como segunda lengua extranjera nuestro idioma ante esa creciente demanda. De la misma manera, cada año que pasa hay un mayor interés por hacer intercambio en las Islas, sobre todo por las bondades del clima y la posibilidad de sumergirse en nuestra cultura más alegre.

Entre los estudiantes españoles también hay un creciente interés por marcharse a Alemania a estudiar y adentrarse en el mercado laboral de este país, donde se presentan numerosas oportunidades. A ello contribuye el Colegio Alemán, no solo porque les forma según directrices de la educación de este país, sino también porque potencian «el concepto alemán para dar una enseñanza global», afirmó Andrea Bahmann, sin distinciones entre ciencias y letras para que ello «no defina su carrera universitaria». Al final, son muchos los que terminan yendo por el camino de las ciencias y las ingenierías, o por el de la Economía Internacional aprovechando los idiomas. En cualquier caso, todos ellos tienen su hueco en la institución, y es por ello que ha recibido la Medalla de Oro de la Ciudad.

La comunidad del Colegio Alemán

Alumnado: 845 estudiantes

El Colegio Alemán da enseñanza a 845 estudiantes en todas las etapas educativas, desde Infantil a Bachillerato. La mayoría de ellos son de familias españolas.

Claustro: 75 docentes

En el centro enseñan 75 docentes, la mayoría de ellos de origen alemán y 12, además, funcionarios del Gobierno germano.

Instalaciones: Totalmente digitalizado

Las instalaciones del Colegio Alemán constan de un edificio principal en el que dan clases la mayoría de sus estudiantes, en aulas completamente digitalizadas. Cuenta con un área de nueva construcción para el Bachillerato y otra para Infantil, así como numerosas zonas ajardinadas y canchas deportivas.

Compartir el artículo

stats