Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Por unas escaleras mecánicas entre compositores

Los vecinos de La Paterna reclaman mejorar la movilidad del barrio para salvar los casi 100 escalones entre Manuel de Falla y Ruperto Chapí

Escaleras de La Paterna donde la asociación de vecinos propone la creación de escaleras mecánicas. | | JOSÉ CARLOS GUERRA

Escaleras de La Paterna donde la asociación de vecinos propone la creación de escaleras mecánicas. | | JOSÉ CARLOS GUERRA

Casi un centenar de escalones separan Manuel de Falla de Ruperto Chapí. Para quienes viven en lo más alto de la ladera de La Paterna ir a comprar el pan o coger la guagua supone bajar y subir la cuesta prácticamente a diario, con el desgaste físico que ella conlleva. «Las escaleras», responden varias vecinas nada más preguntar por los problemas que tiene el barrio. «Aquí solo hacen apaños, tuvo que caerse aquí detrás un señor y quedar malito para que pusieran después un barandal», apunta Lidia Castellano, quien regente una tienda de víveres en Manuel de Falla.

32

Barrios que buscan fondos europeos | La Paterna José Carlos Guerra

La asociación de vecinos San Esteban ha reclamado por segundo año consecutivo al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria a través de los Presupuestos Participativos 2021 implantar escaleras mecánicas entre los números 76 y 78 de la calle Manuel de Falla y la parte alta de Ruperto Chapí. «Es necesario incorporar este proyecto dentro del plan de movilidad vertical que viene realizando el área de Urbanismo», señalan en su petición. La obra fue estimada como viable en los Presupuestos Participativos 2020 con un presupuesto de 280.000 euros, de ahí que quieran someterla a votación este año, precisan.

La medida beneficiaría a un total de 15 bloques de Ruperto Chapí, recalcan. «Las guaguas no pasan por esta calle porque no tienen en donde girar, con lo cual el uso de estas largas escaleras es obligado, donde habitan muchas personas mayores fundadoras del barrio, gran parte de ellas en estado de convalecencia, donde los servicios sanitarios y ambulancias necesitan acceder de una forma fluida», subrayan en su petición. La propuesta el año pasado recibió tan solo 12 votos, por lo que no logró el visto bueno, pero quieren volver a intentarlo.

Ana Rosa Frías y Eva Ramírez conversan al pie de unas escaleras entre compositores -Manuel de Falla, Ruperto Chapí o Federico Chueca están entre los grandes creadores de zarzuela y ópera de España-. Tras comprar un poco de verdura en la tienda de Lidia toca descansar antes de subir a casa. «Que pongan unas como las del Mercadona [mecánicas]», señala Ramírez cansada de subir y bajar a diario. «La gimnasia ya la tenemos hecha», repiten. «Yo tengo fibromialgia y esto con la edad se va a ir notando», comenta Frías, por su parte.

Todos los bloques en ambas laderas que conforman La Paterna Vieja -la mitad más antigua del barrio- están conectados entre sí a través de un entramado de escaleras y pasadizos arbolados con palmeras. «No hay barandillas y los muros se están cayendo, están todos con remiendos, no hay donde agarrarte», comentan ambas vecinas. Al final solo les queda descansar y subir a paso lento, «pero hay gente mayor que casi no sale de casa».

Lo cierto es que, a falta de concreción por parte de Urbanismo a la espera de lograr los fondos europeos que esperan, el plan de rehabilitación que tienen para La Paterna -con una inversión prevista de 15 millones- incluye la mejora en la accesibilidad y en la movilidad vertical del barrio.

Frías y Ramírez destacan la falta de bancos públicos en las calles para sentarse las personas mayores y también de papeleras. Aunque, en lo que más hace hincapié es en la rehabilitación y puesta en uso como centro cívico de uno del colegio cerrado del bario. La asociación de vecinos, en cambio, también propone en los Participativos mejoras en la pasarela a Casablanca III y la creación de una cancha multifuncional en la calle Ataulfo Argenta.

Compartir el artículo

stats