Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Cono Sur contará con un centro cultural en el paseo de San José

Urbanismo rescata unas instalaciones a medio construir para crear sinergias con la Universidad Popular, cuya sede estará en el Colegio Carlos Navarro Ruiz

Vista exterior de la parcela en San José a medio construir donde estará el futuro centro cultural del Cono Sur. | | JOSÉ CARLOS GUERRA

Vista exterior de la parcela en San José a medio construir donde estará el futuro centro cultural del Cono Sur. | | JOSÉ CARLOS GUERRA

El Cono Sur tendrá un centro cultural en el paseo de San José que ayudará a dinamizar la zona en combinación con la futura sede de la Universidad Popular, que estará situada en el antiguo Colegio Carlos Navarro Ruiz. El nuevo equipamiento dará uso al esqueleto de lo que prometía ser el centro de mayores del barrio y cuyas obras están paralizadas desde hace una década. Javier Doreste, concejal de Urbanismo, destaca que el objetivo de esta actuación será ofrecer a los vecinos de esta parte de la ciudad un tipo de infraestructura de la que ahora carecen. El proyecto forma parte de un paquete de varias actuaciones que el edil presentó el viernes ante el Consejo Insular de Cultura.

La nueva candidatura de Las Palmas de Gran Canaria para ser reconocida como Capital Europea de la Cultura en 2031 dará un nuevo papel a los equipamientos de este tipo en los barrios, como espacios culturales de proximidad, según esbozó el alcalde, Augusto Hidalgo, durante la puesta de largo del «viaje europeo» hace dos semanas. Y ahí es donde cobran importancia proyectos que pretenden cubrir la demanda de espacios culturales en barrios que hasta ahora carecían de este tipo de equipamientos.

El nuevo centro del Cono Sur que promueve Urbanismo ocupará una parcela situada en el extremo sur del paseo de San José, justo al final del barrio homónimo. Se trata de un terreno en pendiente de unos 3.889 metros cuadrados delimitado por la citada vía y la calle Diana. La titularidad del mismo actualmente es del Gobierno de Canarias; pero, según Doreste, el Ayuntamiento capitalino lleva negociando con la Consejería de Servicios Sociales primero y Patrimonio después la cesión del mismo para poder darle un uso.

A falta de desarrollar el proyecto definitivo, Doreste señala que el futuro centro cultural tendrá una biblioteca y un salón de actos, entre otros espacios que todavía están «por definir». Además, en la parte delantera habrá una plaza ajardinada, con un aparcamiento en el nivel inferior, que permitirá salvar el fuerte desnivel de la ladera en la que está.

El concejal especificó que el edificio tendrá unas dimensiones más modestas y reducidas frente al futuro Centro Cultural de Tamaraceite -cuyas obras llevan en marcha desde el pasado mes de abril-, pero que, aún así, «vendrán a dotar a los barrios de la zona de un tipo de equipamiento que ahora mismo no tienen». Y lo cierto es que las infraestructuras culturales más cercanas se encuentran en los barrios de Vegueta y Triana.

Buena parte de la estructura del inmueble ya está construida. Este habría tenido tres plantas, aparcamientos, cafetería, enfermería y peluquería. La consejería de Servicios Sociales lo dejó a medio construir hace más de una década, a comienzos de la Gran Recesión. De hecho, una cartel de obra anunciando la contratación y los plazos permanece en el solar, visible desde el paseo de San José y ya desdibujado por el tiempo transcurrido. Los vecinos llevan años reclamando que se le dé un nuevo uso a este edificio a medio construir en la entrada sur del barrio.

El edificio pretendía ser el centro de mayores de San José, pero la obra nació gafada desde un primer momento. La entonces consejera de Empleo y Servicios Sociales Marisa Zamora colocó la primera piedra a comienzos de 2007, en periodo preelectoral. Pero la maquinaria no se puso manos a la obra hasta un año después, a principios de 2008, como consecuencia de un desencuentro con el Ayuntamiento capitalino.

La sede de la Universidad Popular tendrá tres edificios con aularios y uno con biblioteca

decoration

Lo cierto es que el Ejecutivo autonómico llegó a colocar la primera piedra del centro sin haber obtenido aún la licencia definitiva por parte del Ayuntamiento. Según los técnicos municipales, el proyecto presentado por Servicios Sociales en aquel entonces superaba la altura máxima permitida -de tal manera que esta se rebajó tres metros, finalmente- y, además, aconsejaron modificar la entrada al inmueble por problemas de accesibilidad.

La entrada al inmueble estaría por la calle Diana, en lo alto de la parcela, y no en el paseo de San José, principal arteria del barrio que vertebra todo el Cono Sur. De esta manera, los usuarios del centro se habrían visto obligados a subir una acera muy en pendiente o, en su caso, una escalera con casi 70 escalones. Esta configuración se debe a que en un principio el Gobierno de Canarias solo tenía en propiedad la mitad superior del terreno; el Ayuntamiento cedió el resto después, de ahí que proyectaran una plaza. Para solventar este problema de accesibilidad, los técnicos aconsejaron incluir rampas en zig zag y un ascensor.

Doreste señala que llevan desde 2016 negociando el traspaso de titularidad de la parcela, por lo que los trámites llevan años dilatándose en el tiempo, «esperamos que el proceso finalice en breve». Tras una década de reclamación por parte de los vecinos, este terreno volverá a tener un uso, previsiblemente, aunque en este caso no será el mismo que en un principio estaba previsto -realmente, la idea de construir un centro de mayores en este lugar se remonta a los años 90-.

Vista exterior de las instalaciones del antiguo Colegio Carlos Navarro Ruiz. | | JOSÉ CARLOS GUERRA

«Queremos crear unas instalaciones potentes», apunta el edil de Urbanismo, «con el objetivo de crear sinergias con la contigua futura sede de la Universidad Popular»; generando así en este punto un polo de atracción cultural y de ocio para el Cono Sur. La parcela del centro está situada en el anexo al antiguo Colegio Carlos Navarro Ruiz, un conjunto de cinco edificios -tres de ellos de la autoría de los arquitectos Pelayo López y Martín Romero -, el cual lleva cerrado casi una década.

El proyecto para reformar el histórico colegio -abrió sus puertas por primera vez en 1929- está ya redactado y entrará en licitación «próximamente». Supondrá una inversión de 800.000 euros a cargo de los fondos Edusi (Estrategias de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado). Se trata de una línea de ayudas europeas con las que el Consistorio espera sacar a concurso en los próximos meses una amplia batería de proyectos para regenerar el Cono Sur.

En esta primera fase de intervención, explica Doreste, rehabilitarán dos de los cinco edificios que componen el recinto del Carlos Navarro Ruiz, uno de estos fue diseñado por los arquitectos Pelayo López y Martín Romero en la década de 1920, mientras que el otro es una ampliación de la segunda mitad del siglo XX. Ambos acogerán aularios para talleres de los cursos que imparte la Universidad Popular. Los trabajos también se centrarán en recuperar los jardines que circundan las instalaciones. «La idea es que pueda convertirse en un parque para el barrio, San José a día de hoy no tiene ninguno, que esté cerrado por las noches con vigilancia», señala el concejal de Urbanismo.

La rehabilitación de los otros tres edificios, autoría dos de ellos de López y Romero y el otro perteneciente al extinto colegio 24 de junio -fusionado al Carlos Navarro en 2012-, tocaría en una segunda fase, apunta el concejal. Uno de estos también estará dedicado a talleres, mientras que otro -uno de los más pequeños, precisa Doreste- será la sede administrativa de la Universidad Popular y el último será una biblioteca.

El Colegio Carlos Navarro lleva abandonado desde que la consejería de Educación decidiera fusionarlo con el cercano CEIP Alisios, en Zárate, al tener cada vez menos alumnos. Previamente, el centro ya había absorbido el anexo 24 de Junio. Los vecinos han estado años denunciando la dejadez de las instalaciones y, especialmente, los robos y actos vandálicos que llegaron a producirse en el interior: robo de puertas, de mobiliario y hasta seis incendios. Esto llevó al Ayuntamiento, propietario del inmueble, a precintarlo en 2019.

Los tres edificios más antiguos del conjunto del Carlos Navarro Ruiz están protegidos con un grado de protección ambiental. Según el catálogo municipal, datan del periodo 1930 a 1935 y son autoría de los arquitectos Pelayo López y Martín Romero, fue construido por la Sociedad de Fomento y Turismo. El conjunto de interés está formado por dos edificios delanteros -fueron viviendas de personal del centro-, y un pabellón principal en forma de H. El acceso tiene una planta circular con una hilera de columnas dobles coronada por una cúpula.

Actuaciones de tipo cultural en la capital

El edil de Urbanismo, Javier Doreste, presentó ante el Consejo Insular de Cultura el pasado viernes otras actuaciones de tipo cultural que están o estarán próximamente en marcha en la capital. Además de los proyectos para la sede de la Universidad Popular y el Centro Cultural en San José para el Cono Sur, el Ayuntamiento está ultimando la construcción de la biblioteca Josefina de la Torre, junto a la pasarela de La Cícer -los trabajos previsiblemente estarán listos a finales de verano, indicó el concejal-; también está en marcha la construcción del centro cultural de Tamaraceite, cuyas obras comenzaron en abril con una inversión de 3,2 millones de euros; el inmueble contará con un auditorio con capacidad para 348 personas, entre otras dotaciones. Doreste también habló sobre la rehabilitación del edificio Miller, la adquisición del viejo Cine Guanarteme para su conversión en centro cultural en base a un proyecto que está por redactar y que seguirá un proceso similar al anunciado por la concejala de Cultura, Encarna Galván, para el edificio Fyffe del Istmo. | A. V.

Compartir el artículo

stats