Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Honores y Distinciones

Isabel Torres, Hija Predilecta: reconocimiento a una vida de lucha

La presentadora y actriz de la exitosa serie ‘Veneno’, Isabel Torres, recibirá el próximo 23 de junio el título de Hija Predilecta de Las Palmas de Gran Canaria

Isabel Torres. | | LP/DLP

Isabel Torres. | | LP/DLP

Desde muy joven, Isabel Torres luchó para ser la mujer que hoy en día es. Empresaria, modelo, presentadora y actriz, alcanzó el culmen de su carrera el año pasado al meterse en la piel de Cristina Ortiz, La Veneno, interpretación que le valió un premio Ondas y la catapultó a la fama nacional. Defensora de los derechos del colectivo LGTBIQ y pionera en el Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria al convertirse en la primera candidata a Reina trans, será reconocida el próximo 23 de junio como Hija Predilecta por su ciudad con motivo del 543º aniversario de la fundación.

Nació el 14 de julio de 1969 en la capital grancanaria y lo hizo en un cuerpo con el que no se sentía identificada. No fue fácil iniciar el proceso de cambio de sexo en un contexto social en el que la transexualidad carecía de aceptación y visibilidad. Quién le iba a decir a Torres que la vida le permitiría formar parte, décadas después, de un proyecto de gran éxito que contribuiría, precisamente, a lograr todo lo contrario. Pero antes de eso, ella ya había dado sus propios pasos para romper barreras en pos de la igualdad, la dignidad y el reconocimiento que merece el colectivo.

Y es que la presentadora fue la primera mujer trans del Archipiélago en conseguir en 1996 que el Tribunal Superior de Justicia de Canarias le reconociera el derecho a adaptar su DNI a su identidad sexual. Tras eso, en 1997, conseguiría ser portada de la desaparecida revista Interviú. Ocho años después, Isabel lograría otro hito: el de ser también la primera trans en aspirar a convertirse en Reina del Carnaval capitalino. En varias ocasiones, ella misma recordaba la polémica que suscitó en aquel momento su inscripción, ya que nadie supo de su condición hasta que ella misma lo hizo público. Nada que impidiese cumplir un sueño que se haría realidad el 29 de enero de 2005 con la fantasía El secreto de Dulcinea -aquel año la alegoría era El Quijote- diseñada por la fallecida Carmen Hernández, en representación de la cadena de sex shop Jomatog, propiedad de José Manuel Toledo. Tendría además como madrina a la también actriz y activista transexual, Carla Antonelli.

De forma paralela, Torres desarrollaba diferentes parcelas laborales. La primera como empresaria, tras heredar el negocio de productos para profesionales de la peluquería que regentó durante más de medio siglo su padre, bajo el nombre de Potingues. Un proyecto que renovó en 2012 al trasladar el local de la calle El Terrero a otro muchos más grande y nuevo en el número 13 de Don Bernardino Correa Viera. Labor que compaginaba con su carrera televisiva, ya que participó en el magazín Channel Nº4, El programa de Ana Rosa o Dónde Estás Corazón. También fue copresentadora junto a Juan Antonio Cabrera y Nuria Balsas del programa de Antena 3 Canarias, Nos vamos pa’ la playa que se emitió en el verano de 2010.

Pero Torres no solo ha salido en la pequeña pantalla. Además de sus numerosas colaboraciones y trabajos en este medio, así como en la radio, también desarrolló su trayectoria como actriz. Su primer trabajo “surgió de manera espontánea”, como ella misma reconocería en una entrevista publicada hace años en Love Canarias. En ella, la artista contó que fue Elio Quiroga quien la vio por la calle y la “paró en seco” para ofrecerle un papel secundario en Photos (1996). A esta producción le llegarían otras como Camino a la locura (2008) o Los brazo de Venus (2010), ambas de Ado Santana; o los largometrajes Horror Story de Wansy Navarro (2009) y 8 años (2021) de JD Alcázar.

No obstante, su primer gran papel le llegaría de la mano de Javier Ambrossi y Javier Calvo, conocidos como Los Javis, de cuya serie Veneno formaría también parte Torres. Lo hizo metiéndose en la piel de la propia Cristina Ortiz en su última etapa. Para ello, Isabel contó que tuvo que engordar más de 20 kilos con ayuda de una nutricionista, así como tuvo que trabajar en el acento almeriense de la protagonista que también interpretaron Daniela Santiago y Jedet en diferentes etapas de su vida. Su interpretación le valió un premio Ondas el año pasado y la felicitación de Trini, la hermana de La Veneno, tal y como recogieron varias cabeceras de Editorial Prensa Ibérica. En 2020 también recibió el premio Hoy Magazine como mejor actriz y el premio Charter 100.

No obstante, en medio de este éxito profesional ha tenido que lidiar con la batalla más dura: el cáncer de pulmón con metástasis que le detectaron durante el rodaje de la serie. Una enfermedad contra la que sigue luchando después de que este mismo año anunciara a través de sus redes sociales que había sufrido una recaída. Por esta vía, hace tan solo unos días, también informaba de que se iba a quedar “calvita” con el nuevo tratamiento que los médicos le habían puesto, si bien este hecho no le hará perder su optimismo, tal y como ella misma aseveró. De hecho, aunque espera poder recoger el título de Hija Predilecta el próximo 23 con “algo de pelo”, tiene claro que de no ser así se pondrá unas “buenas pestañas” y unos “buenos labios rojos”. Vaya como vaya, Torres recibirá el calor de su ciudad, esa en la que pudo convertirse en la mujer que a día de hoy es.

Compartir el artículo

stats