20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRISIS DEL CORONAVIRUS

El ocio nocturno abre de forma tímida en la capital tras casi un año cerrado

Los empresarios confían en que el cierre a las 2 sea «un primer paso» y vayan mejorando para la temporada de verano

El ocio nocturno abre tras casi un año cerrado con  la esperanza en el verano

El ocio nocturno abre tras casi un año cerrado con la esperanza en el verano

Tímida reapertura del ocio nocturno de la capital tras casi un año sin poder hacerlo. Desde el pasado viernes, 18 de junio, la normativa decretada por Sanidad permite la apertura de este tipo de establecimientos hasta las dos de la mañana ante la baja incidencia de la Covid-19 en la Isla. Se trata de una medida que los empresarios ven como «un primer paso» para ir hacia la normalidad. Pese a esto, fueron pocos los locales que subieron la persiana durante las noches del fin de semana en Las Palmas de Gran Canaria, aunque la situación fue peor en las zonas turísticas del Sur ante la ausencia de visitantes. La Policía Local de la capital, por su parte, no reportó incidentes reseñables.

«Han sido muy pocos los que han abierto, confío en que esto sea un primer paso y vaya mejorando la situación», señaló este domingo Antonio Márquez, vicepresidente de la Asociación de Empresarios de Bares, Cafeterías y Restaurantes de Las Palmas, integrados dentro de la Federación de Hostelería y Turismo de Las Palmas (Feht).

Los pocos locales de ocio nocturno que decidieron abrir este fin de semana «funcionaron bien», reseñó Márquez. El problema está, apuntó el empresario, en que para muchos establecimientos «no es rentable abrir solo hasta las dos de la mañana». «Hay que hacer inversiones en mobiliario, calidad del aire y eso con un horario limitado no es posible», continuó.

«El sector está picado», recalcó el representante de los empresarios del sector. Es más, aseguró este domingo que habrá numerosos locales que «no abrirán nunca más». Mientras tanto, comentó que la mayoría de los que sí lo hicieron este fin de semana «es porque han pedido licencia de restaurante y ya han estado trabajando estos meses o se han reintentado».

Y si la situación es mala en la capital, en zonas turísticas es aún peor. Hasta tal punto que los locales de ocio del Sur que reabrieron fueron contados. Márquez presentó su preocupación por la proliferación de botellones en la calle, tónica que sigue produciéndose en plazas y espacios públicos de la ciudad desde que decayera el toque de queda el pasado 10 de mayo.

«La gente sigue haciendo botellones en la calle y fiestas en sus casas, es lo que nos preocupa, que ese descontrol pueda llevar a una subida de contagios y vuelvan las restricciones», apuntó Márquez al respecto. A su juicio, «no tiene sentido que cerremos a las dos cuando no hay toque de queda, porque la gente sale del local y sigue bebiendo en la calle».

Aún así, el empresario se mostró «contento» por este paso y espera que «cada semana» sean más y más los locales que decidan reabrir. Una acción que deberá ir de la mano, afirmó, del avance del proceso de vacunación. Precisamente, las medidas acordadas por Comunidades Autónomas y Ministerio de Sanidad estarán vigentes hasta que se alcance el 70% de población inmunizada. Entre las medidas aplicadas ahora, el aforo queda reducido el 50% en el interior, donde los clientes deben estar sentados y no podrán bailar.

Los locales de ocio nocturno llevaban cerrados desde el pasado 20 de agosto después de que se produjera en una zona de discotecas del Puerto uno de los mayores focos de contagio de Covid-19 registrados en toda Canarias durante la pandemia. De hecho, llegó a aunar 127 casos con origen en tres locales diferentes. Previamente, los establecimientos de este sector apenas pudieron trabajar durante menos de dos meses tras la cuarentena decretada en la primavera de 2020, siempre con amplias restricciones.

Compartir el artículo

stats