Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El plan de vivienda beneficiará a 10.600 familias la próxima década

La ciudad pone en marcha 20 proyectos de edificación o rehabilitación con una inversión de 246 millones | Arrancan lan adjudicaciones de Las Rehoyas

Presentación del plan de vivienda de Las Palmas de Gran Canaria C. G.

El Ayuntamiento ha puesto en marcha un plan de vivienda inclusiva para «garantizar el acceso a la vivienda en Las Palmas de Gran Canaria y condiciones dignas para las familias más vulnerables», según avanzó ayer el alcalde de la capital, Augusto Hidalgo. El consistorio, que convocó en uno de los últimos edificios construidos con fondos municipales a representantes vecinales y empresarios del sector para avanzarles las claves del proyecto que ahora comienza, prevé la ejecución de 20 iniciativas de edificación o rehabilitación a lo largo de los próximos diez años. Además de beneficiar a 10.600 familias en varios barrios de la ciudad, los 246 millones de inversión generarán unos 7.500 puestos de trabajo durante la ejecución de las actuaciones, de acuerdo con el concejal de Urbanismo, Javier Doreste.

El arranque del plan tiene lugar este miércoles. La Junta de Gobierno del Ayuntamiento dará luz verde a uno de los proyectos más representativos del equipo de Gobierno, el primer edificio incluido en el plan de reposición del barrio de Las Rehoyas. A este bloque de seis plantas y 148 viviendas, cuantificado en unos 12 millones de euros de inversión, le sucederá un segundo inmueble, con un presupuesto similar, a lo largo de este año, así como otros edificios a lo largo de los próximos años. Este plan, al que la ciudad quiere dedicar 200 millones de euros y que el alcalde describe como «el más ambicioso de Canarias», facilitará viviendas con condiciones dignas a unas 2.500 familias una vez concluido. El consistorio también tiene previsto seleccionar a lo largo de esta mañana a la empresa que ejecutará el último edificio que queda pendiente por construir del plan de reposición de Tamaraceite, según avanzó el edil de Urbanismo durante la presentación del plan.

Al margen de las propuestas de reposición en Las Rehoyas o Tamaraceite, la política municipal de vivienda se articulará durante los próximos años a través de otros dos grandes ejes. El primero de ellos tiene que ver con el Plan de recuperación, transformación y resiliencia para los ejercicios entre 2021 y 2027. El área de Urbanismo ha presentado al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana una propuesta para renovar nueve barrios capitalinos accediendo al programa europeo de rehabilitación para la recuperación económica y social de los entornos urbanos.

Augusto Hidalgo con María Salud Gil, presidenta de los constructores

Augusto Hidalgo con María Salud Gil, presidenta de los constructores ANDRÉS CRUZ

La ciudad aspira a captar más de 66 millones de euros procedentes de Europa que irán destinados a zonas en las que residen casi 8.000 familias. Los proyectos, presentados por el Ayuntamiento capitalino el pasado abril, incluyen actuaciones de rehabilitación urbana en La Paterna o de remodelación de espacios públicos y viviendas en barrios como Lomo Apolinario, El Batán y Escaleritas.

También está contemplada una actuación sobre las viviendas del grupo Fermín Sainz Orrio de La Isleta y la mejora de Zárate, además del arreglo de viviendas en La Feria y la regeneración urbana de la Vega de San José. De acuerdo con Doreste, las rehabilitaciones incluyen obras de accesibilidad, como la instalación de ascensores. «Fuimos el primer Ayuntamiento que abordó su instalación en viviendas que no lo tenían», recalcó.

El tercer pilar en el que se sustentará el plan capitalino de vivienda inclusiva es la ejecución de 400 casas a través de un protocolo acordado por el Ayuntamiento y el Gobierno de Canarias para actuar sobre cinco parcelas, la mayoría de titularidad municipal. El consistorio se encargará de elaborar los proyectos constructivos y cederá el suelo al Instituto Canario de la Vivienda, que será el encargado de la tramitación administrativa y la adjudicación de la construcción de los inmuebles en un plazo de tres años que comenzó a correr a partir de la firma del protocolo, a mediados de 2020. Las parcelas, que superan en conjunto los 10.000 metros cuadrados de superficie, se encuentran en Tamaraceite, La Minilla, Arenales y Vegueta.

Ejecución en los últimos años

La presentación de las principales actuaciones en vivienda para los próximos años también sirvió para repasar el nivel de ejecución del equipo de gobierno municipal desde que accedió a la gestión del Ayuntamiento. El alcalde hizo hincapié en la construcción de 679 viviendas en los últimos seis años gracias a una inversión de 52 millones de euros, así como las ayudas al alquiler para 5.000 familias, que han supuesto un desembolso de 6,4 millones de euros en este periodo. También se ha acometido la rehabilitación de unas 3.000 viviendas gracias a un aporte de 11,4 millones de euros. Estas inversiones han situado a Las Palmas de Gran Canaria, de acuerdo con Hidalgo, como «el municipio que más destina a vivienda» de España, y han contribuido a crear 1.500 puestos de trabajo en 14 proyectos. Hizo referencia, asimismo, a la reducción de plazos en el otorgamiento de licencias de obra, que ha pasado de un año y medio a seis meses de media.

El primer edil destacó también que los 70 millones invertidos por el consistorio permiten «generar el entorno urbano y crear nuevas oportunidades de crecimiento» y puso como ejemplo la zona donde tuvo lugar la presentación del plan, Tamaraceite. «El barrio en el que hoy nos encontramos es un ejemplo claro de la apuesta de este grupo de Gobierno», recalcó. Hidalgo defendió el concepto de ciudad compacta, que favorece el desarrollo sostenible al abaratar los servicios públicos y reducir la explotación de los recursos naturales, y señaló que su puesta en práctica ayuda a «combatir problemas asociados a la salud, la segregación social y el cambio climático».

Las ciudades aspiran en el siglo XXI a alcanzar una estructura urbana en la que no sea necesario utilizar el vehículo para los principales desplazamientos. En este sentido, Las Palmas de Gran Canaria cuenta con una ventaja: ya tiene un diseño policéntrico «por razones de su formación», de acuerdo con el alcalde. De la dicotomía Puerto-Las Palmas se pasó a una multicentralidad con puntos como Mesa y López o Tamaraceite, que en los últimos años ha experimentado una intensa transformación y ganará próximamente un nuevo centro de día y un espacio cultural. Se trata, argumentó Hidalgo, de «lugares con fuerza tractora de actividades e intercambio social, cuya antítesis son las ciudades dormitorio».

Las propuestas recogidas en el plan municipal de vivienda inclusiva responden a esta visión y tienen como objetivo «seguir mejorando las condiciones de vida de quienes lo necesitan, regenerando al mismo tiempo el entorno urbano y creando nuevos espacios públicos», en palabras de Doreste. Con él, la ciudad «mira al futuro de la mano de los vecinos», agregó el concejal, que describió la política de vivienda como una política social que va más allá de lo únicamente asistencial: «Generación de empleo e intentar que todo el mundo tenga una vivienda digna van unidas», consideró.

La colaboración vecinal se ha materializado en los últimos años a través de visitas a los barrios con los colectivos de cada zona para conocer de primera mano sus necesidades, pero el alcalde también puso en valor el papel de la iniciativa privada en la ejecución de la política de vivienda municipal. Ha ampliado su oferta «para cubrir también las necesidades de aquellas familias con incapacidad de poder acceder a una vivienda en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria», terció Hidalgo. A este respecto, recordó que durante los últimos seis años «en la capital se han construido y se están construyendo 3.000 viviendas de promoción privada».

Iniciativa privada

El acto en Tamaraceite contó con una nutrida representación empresarial encabezada por la presidenta de la Asociación de Empresarios Constructores y Promotores de Las Palmas, María Salud Gil, que se congratuló por la inclusión de la iniciativa privada en los planes de recuperación tras la pandemia. «Es la primera vez que a los agentes privados se nos ve como una herramienta positiva», indicó. Gil describió las políticas de vivienda como un gran reto que requiere «una respuesta que tiene que ser compartida», y abogó por profundizar la colaboración con las administraciones para aprovechar los fondos europeos. Incidió, asimismo, en la necesidad de agilizar las licencias de obra -las de rehabilitación solo son comunicadas- y de modificar los procedimientos de licitación pública para «que no solo el precio sea una cuestión fundamental» a la hora de adjudicar proyectos.

Compartir el artículo

stats